“Luchamos por nuestros derechos y no nos vamos a dejar”: El orgullo LGBTI+ regresó a las calles de CDMX

·5  min de lectura
Marcha LGBTTTIQ+
Marcha LGBTTTIQ+

Después de dos años de suspensión, debido a la pandemia de COVID-19, este sábado se llevó a cabo en la Ciudad de México la edición número 44 de la Marcha del Orgullo LGBTTTIQA+, que inundó las calles de banderas de arcoíris, fiesta y exigencias de justicia por los actos de violencia y discriminación que viven los integrantes de la comunidad.

Las, les y los asistentes se dieron cita en el Ángel de la Independencia desde las 10:00 horas, aunque el avance de los contingentes comenzó hasta el mediodía.

“No les compren a los hetero, aquí estamos los jotos, los de todo el año”, se escuchaba gritar a un joven desde la Tianguis Disidente, ubicado en la salida de la Glorieta de Insurgentes por la calle de Génova, la entrada a la llamada Zona Rosa, barrio conquistado desde hace décadas por la comunidad de la diversidad sexual. Esto, en alusión a los otros comerciantes que se apoderaron hoy de la zona, desde hace meses ocupada por integrantes de la diversidad sexual, en protesta por falta de oportunidades laborales.

Lee: Agresiones verbales y negación de derechos, principales formas de violencia y discriminación hacia poblaciones LGBTI+

Desde temprano comenzó la venta de banderas, diademas con flores de colores, coronas, playeras y otros souvenirs, así como de comida y bebidas alcohólicas. Horas antes de la marcha la zona ya estaba llena de comerciantes y manifestantes, quienes comenzaron a desfilar en las calles aledañas al Ángel, entre la algarabía de los puestos, consignas y gritos de celebración.

Según estimaciones del Gobierno de la Ciudad de México, asistieron 250 mil personas. El número de manifestantes fue tal que, al inicio, hubo momentos de empujones y desesperación.

Foto: Secretaría de Gobierno de CDMX
Foto: Secretaría de Gobierno de CDMX

“Nos siguen matando”

La marcha fue pacífica, sin embargo, hubo un edificio que fue cercado con vallas metálicas: la plaza comercial Reforma 222, que en los últimos meses fue denunciada en al menos dos ocasiones por actos de transfobia y lesbofobia, blindó su fachada. Al interior, sin embargo, se desarrollaban con normalidad las actividades, de hecho, la mayoría de quienes se encontraban en ella, portaban banderas y otras insignias en apoyo a la marcha LGBTTTIQA+.

La vanguardia de la marcha estaba conformada por un joven que lució una bandera de arcoíris como “cola” de vestido, seguido de un grupo de batucada que acompañaba con tambores los cánticos de “libre, rebelde, la marcha no se vende” y “aplaudan, aplaudan, no dejen de aplaudir, que la heteronorma se tiene que morir”.

Detrás de ellos, marchó la Red Mexicana de Personas que Viven con VIH, asociación que realizó un performance en el que sus integrantes se tiraron al suelo, representando a los integrantes de la comunidad LGBTTTIQA+, que han sido asesinados, o que han muerto a causa de este padecimiento.

“Los 365 días del año resistimos, porque nos siguen matando, nos siguen asesinando brutalmente. Pero hoy está cambiando el rumbo, hemos luchado por el derecho a manifestarnos un pinche día del año, y aquí estamos. Que les quede bien claro que no vamos a dejar de luchar por la inclusión”, expresó con megáfono en mano una de las participantes del performance.

“No nos vamos a dejar, salimos a luchar por todos nuestros derechos. A lo largo de estos 44 años de la marcha seguimos sufriendo violencia, seguimos sufriendo estigmas, pero al final del día, con todo, aquí estamos presentes”, concluyó.

Foto: Elizabeth Cruz
Foto: Elizabeth Cruz

Por primera vez, este año acudió a la marcha un contingente de personas intersexuales, quienes denunciaron que persisten las prácticas de mutilación de genitales contra quienes nacen con características sexuales que no parecen encajar en las definiciones típicas de lo masculino y lo femenino.

Además, se observaron diversos contingentes estudiantiles, de familias con niños, adultos mayores y personas con discapacidad, quienes avanzaron sobre Paseo de la Reforma, hasta avenida Juárez, aún con los contratiempos ocasionados por uno que otro automovilista que intentó esquivar las vallas plásticas colocadas por policías para ceder el paso a la protesta. Cuando esto ocurrió, los propios manifestantes detuvieron el tránsito, con gritos a los conductores como “todo el año pasan por encima nuestro, pero hoy no”.

“¡Por un orgullo combativo!”

Al final de la marcha, camiones descapotados y carros alegóricos de marchas aliadas acompañaron a los manifestantes, entre música, globos y pancartas de apoyo a las exigencias de reconocimiento y justicia.

Sin embargo, algunos de los manifestantes expresaron su descontento a lo que llamaron, un uso de la causa como “oportunidad de mercado”. Integrantes de “Alternativa socialista” marcharon con la consigna de que “La lucha de la comunidad LGBTIQA+ no es mercadotecnia”, y “por un orgullo combativo”.

Explicaron que los orígenes del Día del Orgullo se remontan a 1970, con la marcha convocada por el Frente de Liberación Gay, en un contexto de acoso policial y arrestos en los Estados Unidos, lo que desencadenó disturbios y un levantamiento por parte de la comunidad LGBTTTIQA+.

“Los eventos del Día del Orgullo de hoy en día se parecen muy poco al original, están dominados por carrozas y contingentes que representan a multinacionales, mientras las personas queer de clase trabajadora se mantienen al margen, y en algunos lugares ni siquiera pueden marchar libremente”, reclamaron.

Poco a poco todos los grupos fueron entrando hasta el Zócalo de la Ciudad de México, en el que fueron dispuestos dos escenarios para disfrutar de una serie de conciertos programados como parte del evento. En uno de ellos, un mariachi con moños de colores cantó varios temas de Juan Gabriel para recibir a los manifestantes, mientras en el otro, algunos asistentes perrearon con reguetón.

Quienes prefirieron no llegar al Zócalo, o planeaban acudir después a los conciertos, abarrotaron los bares de la zona centro, que ondeaban desde sus ventanas banderas y amenizaban las calles con música a todo volumen y gritos de apoyo e invitación al after de la marcha, para continuar con la celebración.

FOTO: EDGAR NEGRETE/CUARTOSCURO.COM
FOTO: EDGAR NEGRETE/CUARTOSCURO.COM

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Duelo tras el tiroteo en un pub gay de Oslo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.