Low cost. Flybondi advirtió que si no abre El Palomar, le costará seguir volando

Sofía Diamante
·3  min de lectura

El plan de reiniciar el mercado aercomercial de vuelos de cabotaje tuvo un debut fallido, ya que solo los aviones de Aerolíneas Argentinas pudieron despegar como estaba planeado. Las otras dos líneas aéreas que siguen en el país, las low cost Flybondi y JetSmart, por el contrario, tuvieron que suspender sus vuelos programados ya que a última hora del viernes el Gobierno notificó que el aeropuerto de El Palomar se mantendrá cerrado para vuelos comerciales, para sorpresa de las empresas y del mismo Ministerio de Transporte, que dos semanas antes había confirmado que la estación estaría operativa.

Por lo pronto, Flybondi emitió un comunicado indicando que para la firma "volar desde Ezeiza no es una opción comercial".

"Las autoridades de gobierno y de los organismos reguladores conocen esta realidad. Su decisión demuestra el poco respeto hacia los pasajeros que adquirieron tickets para volar desde El Palomar y que hasta último momento no saben desde donde saldrá su vuelo, sumado a los miles de pasajeros que sólo pueden viajar en avión si lo hacen desde un aeropuerto al que pueden llegar en transporte público. También nos llama mucho la atención que en este contexto de complejidad económica y profunda crisis de la industria se pongan en riesgo miles de puestos de trabajo", declaró Esteban Tossutti, presidente de la compañía.

La aerolínea criticó además "el desmanejo regulatorio y la ausencia total de planificación y coordinación", lo cual consideró "más grave aun".

En el Ministerio de Transporte indicaron que esta semana seguirán de cerca este tema, en el cual también tienen interés los intendentes de la zona. Hace unos días, cuando se anunció el reinicio de los vuelos de cabotaje, el ministro Mario Meoni dijo que en el corto plazo el aeropuerto se mantendría operativo por lo menos hasta finalizar el "extenso estudio" encargado para saber si es económicamente sustentable tener tres aeropuertos en el área metropolitana de Buenos Aires.

La orden de la semana pasada fue emitida por el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna), una entidad autárquica que adujo la necesidad de adoptar un "corredor sanitario seguro", que solo el aeropuerto internacional de Ezeiza tiene. Pero nunca se explicitó si el cierre será temporario o definitivo,ni si aumentará la tasa aeroportuaria, una de las claves del negocio de bajo costo.

El Gobierno está analizando si es "económicamente viable" mantener abierto el aeropuerto El Palomar, aunque habían dicho que en el corto plazo se mantendría operativo, lo que finalmente no sucedió
Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

La orden fue firmada por el vicepresidente del organismo, Fernando José Muriel, quien pertenece a la agrupación La Cámpora, el sector del Gobierno que a su vez controla Aerolíneas Argentinas.

En JetSmart, a diferencia de Flybondi, dijeron que volarán desde Ezeiza, pero que esperan que la decisión sea transitoria. "Estamos siempre dispuestos y abiertos a seguir el marco regulatorio del país, que ahora implica retomar las operaciones desde Ezeiza, pero esperamos prontamente que sean abiertas las bases de JetSmart, tanto El Palomar como Aeroparque, para que la línea aérea mueva sus operaciones hacia esos aeropuertos", dijeron en la empresa.

El Aeroparque, por otra parte, se mantendrá cerrado hasta comienzos de 2021, ya que están haciendo obras de infraestructura, que implican el alargue de las pistas de despegue y aterrizaje, para permitir vuelos regionales cuando reinicie las operaciones comerciales.

Sin embargo, cuando se proceda con la apertura, JetSmart reclamará el espacio que ocupaba Norwegian en ese aeropuerto y que la empresa heredó cuando adquirió sus operaciones, aunque todavía no fue autorizada a operar por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).