LoveYoli relaciona la autoestima con la cirugía y eso es peligroso

MADRID, SPAIN - MARCH 09: LoveYoli attends 'Malnazidos' premiere at the Capitol cinema on March 09, 2022 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
LoveYoli me preocupa por su baja autoestima y por cómo la supera (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

Yolanda de ‘Gran Hermano 15’ que lleva años convertida en la influencer LoveYoli tiene una legión inmensa de seguidores y me preocupan los mensajes que les está mandando últimamente a través de sus vídeos de MtMad.

LoveYoli es rubia, tiene los ojos preciosos, expresivos y azules, tiene un cuerpo normativo pero, a pesar de encajar perfectamente en los estrictos cánones de belleza de la sociedad, sigue sin sentirse satisfecha con su físico.

Me encantaría entrar en la cabeza de las miles de mujeres que la siguen (y también de aquellas que no) para que pudieran comprender que todas somos preciosas por el mero hecho de existir y que no debemos sucumbir ante los modelos de perfección irreal que la moda, los medios, las redes y la sociedad llevan imponiéndonos hace siglos.

Sé que en la era en la que vivimos parece una misión imposible y, ojo, que no estoy en contra de los avances en cirugía estética que hay a día de hoy. Cada persona tiene que llevar a cabo los retoques que considere necesarios pero relacionar la autoestima con esto es realmente peligroso.

La cirugía estética no deja de ser una invasión al cuerpo y claro que es normal que nos veamos ‘más guapas’ cuando nos sometemos a tratamientos con el botox o los rellenados de colágeno pero frivolizar con algo así me parece incluso un tanto irresponsable.

Viendo el último vídeo de LoveYoli he sentido la alarma de escribir este post dado que no se pueden vender los retoques estéticos en plan “Ay, estoy de bajón, me voy a pinchar” y menos siendo una influencer que, como la propia palabra indica, influye en la salud mental de las demás.

En su vídeo LoveYoli comienza diciendo: “Empiezo este vídeo sin filtros para que veáis.. es que últimamente me veo feísima, pero muy fea, muy fea, muy fea. Estoy con la autoestima un poco baja, se lo llevo diciendo hace días a Jorge, estoy horrible”.

Y, de golpe, explica: “Me voy ahora mismo a Madrid a ponerme guapa. Pero, es que mirad que fea, tengo el cutis fatal. Esta temporada que estoy teniendo me siento horrible, pero horrible. Ya me tengo que poner retoque de cosas, me siento más arrugada y me han salido granos. Así que me voy a Madrid a que me hagan de todo, ¡me quiero poner de todo!”.

Yoli habla de los pinchazos estéticos como si fuera irse a comprar una crema o un par de calcetines y además exagera sin mesura mientras habla de sí misma con mucha negatividad y poca autoempatía: “A mí que me hagan un completo y si me pueden arreglar los brazos y la barrigucha pues también. Parezco mayor y con granos, ¡qué fea, tío!”.

Su novio Jorge, intentando animarla, le ha dicho que eso se debe a un “bajón por la regla y los granos” pero que ella está guapa siempre. A lo que la influencer ha respondido que “me voy a Madrid a que me suban la autoestima porque estoy de bajón total”.

Ya en la capital, LoveYoli se ha grabado durante todo el proceso, desde su llegada al centro hasta los pinchazos: “Ya voy al ‘pinchi-pinchi’, no sé cómo me va a quedar pero yo solo quiero que me lo arreglen todo, bien bonita y que me quiten estas arrugas. Me van a dejar bonísima de la muerte y quiero que me pinchen de todo. Quiero que me pongan pómulos, botox, ojos, ojeras y labios. un poco de todo, un completo. Necesito ponerme guapa, para sorprenderme a mí misma y automotivarme a mí misma, estoy embajonada últimamente por el estrés.”

Por si todo lo de la cara no fuese suficiente, la influencer dice mirando a cámara: “Yo estoy convencida de que quiero que me hagan una abdominoplastia y los brazos, que me los reduzcan o algo. Los tengo muy feos y la barriga también, un poco de eso quiero hacerme, la verdad.”

Recuerdo que todo esto lo está diciendo una mujer joven, de 30 años, delgada y preciosa. Es bastante preocupante en primer lugar que ella se sienta tan mal consigo misma y que lo arregle a golpe de aguja pero también lo es pensar en cómo se van a sentir las chicas que la siguen, muchas sin cuerpo esbelto o sin el dinero para poder acceder a esos tratamientos.

En definitiva, que una cura para la autoestima es estar con la gente amada, trabajar en terapia contigo misma para aceptarte y quererte. Una ayuda puede ser un retoque esporádico pero, desde luego, la cura para una autoestima dañada es valorarse a una misma, no llenarse de botox y lanzar ese mensaje a las demás.

Te puede interesar...