Los vasos decorados pueden contener niveles tóxicos de plomo y cadmio

Make a Signature Drinking Glass with Stenciled Mason Jars
Ojo con los vasos decorados con pintura o esmalte.

Los vasos para beber decorados o esmaltados pueden contener niveles peligrosos de plomo y cadmio, según se desprende de un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de Plymouth.

El trabajo, cuyos resultados se han publicado en Science of the Total Environment, se basa en 197 pruebas realizadas sobre 72 objetos para beber nuevos y de segunda mano, entre los que se incluían vasos tumbler (para whiskey), copas para vino, y jarras y copas para cerveza.

Los científicos, que emplearon un dispositivo portátil de espectrometría por fluorescencia de rayos-X para analizar los vasos, detectaron presencia de plomo en 139 ocasiones, y cadmio en otras 134. Las trazas de estos dos elementos se descubrieron en la superficie de los vasos y en algunos casos incluso en los bordes, con concentraciones que en ocasiones superaron más de 1000 veces los límites sanitarios admitidos.

La investigación reveló así mismo que a menudo, los vasos van perdiendo escamas de pintura con el uso, la cual puede ser ingerida durante un período prolongado de tempo. El estudio sugiere de este modo que existe un riesgo para la salud de los niños, que podrían ingerir restos de pintura si emplean vasos decorados o esmaltados.

En palabras del doctor Andrew Turner, investigador jefe en este trabajo:
“La presencia de elementos peligrosos tanto en la pintura como en el esmalte de la cristalería decorada tiene implicaciones obvias tanto para la salud humana como para el medio ambiente. Por lo tanto, fue una verdadera sorpresa encontrar niveles tan altos de plomo y cadmio, tanto en el exterior de la cristalería como alrededor del borde. Existen riesgos reales para la salud al ingerir tales niveles de esas sustancias durante un período prolongado, por lo que este es claramente un problema que la industria internacional de cristalería necesita conocer para tomar medidas con carácter de urgencia “.

Más del 70% de los productos (52 de 72) arrojaron resultados positivos para el plomo, y este metal se encontró en todos los colores grabados, incluida la hoja de oro decorada de algunos artículos. Un número similar (51 de 72) dio positivo por cadmio, donde las concentraciones más altas se encontraron generalmente en el esmalte rojo.

Las concentraciones de plomo variaron de aproximadamente 40 a 400,000 partes por millón (ppm), mientras que las cantidades de cadmio variaron de aproximadamente 300 a 70,000 ppm. De acuerdo con la Oficina de Evaluación de Peligros para la Salud Ambiental de los EE. UU., Los niveles límite para el área de labios de los vasos para beber decorados externamente son de 200 ppm y 800 ppm respectivamente.

Puesto que existen tintas orgánicas que no emplean metales y son respetuosas con el medio ambiente, el doctor Turner se pregunta por qué la industrial sigue empleando plomo o cadmio.

En sus propias palabras: “Dado que hay alternativas más seguras disponibles para la industria, los resultados globales de este estudio son sorprendentes y preocupantes. ¿Por qué se siguen empleando elementos nocivos o restringidos tan a menudo para decorar cristalería contemporánea fabricada en China, la Unión Europea y en otros lugares? Creo que los consumidores deberían ser conscientes de esto, mientras que los minoristas y la industria del vidrio tienen la responsabilidad de eliminar los metales tóxicos de los productos decorados”.

Me enteré leyendo Eurekalert

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.