Estos 9 países controlan todas las armas nucleares que existen en el mundo

El régimen de Corea del Norte se ha volcado durante años a la construcción de armas nucleares, primero en el desarrollo de las bombas en sí y luego de los misiles nucleares capaces de portarlas a objetivos a mediana y larga distancia. Lo primero lo logró ya, y Pyongyang contaría con entre 10 y 60 armas atómicas de acuerdo a evaluaciones de expertos citadas en la prensa, y lo segundo ha avanzado considerablemente, a juzgar por las recientes pruebas de misiles balísticos norcoreanos y del reporte de inteligencia estadounidense (revelado por The Washington Post) que sugiere que Corea del Norte habría logrado miniaturizar armas nucleares lo suficiente para ser portadas en cohetes.

Todo ello ha desatado enorme tensión y el retorno a una suerte de Guerra Fría donde la amenaza de una conflagración bélica, incluso con el uso de armas atómicas, pende ominosa en los discursos tanto del líder norcoreano Kim Jong-un como del presidente estadounidense Donald Trump.

Ejemplos de varios misiles estadounidenses, desplegados afuera de una base en territorio estadounidense. (Getty Images)

Desde el fin de la Guerra Fría la amenaza de conflicto nuclear se había reducido, pese a que varios países cuentan con importantes arsenales atómicos a su disposición. En buena medida, esa distensión nuclear tuvo que ver con esfuerzos de no proliferación atómica y desnuclearización llevados a cabo en las pasadas décadas, y porque las tensiones internacionales, aunque severas, no han llegado desde la caída de la Unión Soviética a agudizarse al grado de elevar la probabilidad de una conflagración atómica.

Actualmente, además de Corea del Norte, el más reciente integrante de los países con capacidad bélica nuclear, cinco naciones cuentan con arsenales atómicos declarados en el contexto del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP): Estados Unidos, Rusia (antes la URSS), Gran Bretaña, Francia y China. Al margen de ese tratado –firmado por 190 países y cuyos objetivos son prevenir la posesión de bombas atómicas más allá de las cinco potencias declaradas y propiciar el desarme– figuran India y Pakistán, que han reconocido que cuentan con sus propios arsenales nucleares (creados en buena medida para disuadirse entre sí y ganar en lo geopolítico).

Además, aunque Israel no ha reconocido tener armas nucleares, es sabido que las tiene y no se ha unido al TNP, como tampoco lo han hecho India y Pakistán.

Un oficial militar asignado a la Casa Blanca porta los portafolios, conocidos como ‘footballs’, que contienen los códigos para activar las nucleares de EEUU. (AFP)

Los poderes nucleares

Según datos citados por la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares, son nueve los países con capacidad bélica atómica: Rusia con 7.000 cabezas atómicas, Estados Unidos con 6.800, Francia con 300, China con 270, Gran Bretaña con 215, Pakistán con entre 120 y 130, India con entre 110 y 120, Israel con 80 y Corea del Norte con menos de 10, si bien en el último caso la cantidad podría ser mayor, quizá hasta las 60 citadas en la prensa recientemente.

Otras fuentes reducen esas cifras, al rango de unas 10.000 en total, pero en todo caso se trata de una cantidad sustantivamente menor de las más de 60.000 que existían en la década de 1980.

Empero, no todas esas ojivas nucleares están activas u operativas. Según la Asociación de Control de Armas, de las 7.000 cabezas nucleares rusas unas 1.765 estarían desplegadas y en capacidad de ser utilizadas, unas 4.500 estarían en almacenes con la posibilidad de ser activadas y unas 2.510 en proceso de ser retiradas y desarmadas. En el caso de Estados Unidos, las ojivas activas serían unas 1.411, las almacenadas 4.018 y las que pasarán a desmantelamiento unas 2.800.

En paralelo, el objetivo del acuerdo START de desarme nuclear prevé que para febrero de 2018 tanto Estados Unidos como Rusia cuenten con unas 1.500 cabezas cada uno.

El poder atómico, por lo general, se despliega en tres modalidades (la llamada ‘triada nuclear’): armas nucleares a borde de aviones bombarderos, armas nucleares a bordo de barcos o submarinos y armas nucleares con base en tierra. Con todo, solo se conoce de modo fehaciente que Estados Unidos y Rusia cuentan con arsenales en esas tres ramas, aunque se cree, según reportes, que China, India e Israel también contarían con su triada. Francia, en cambio, basaría su arsenal solo en buques y aviones, mientras que Gran Bretaña lo hace sólo con navíos. Pakistán contaría con sistemas de tierra y aire y Corea del Norte, por lo que se ha revelado, tendría arsenales terrestres y, quizá, a bordo de submarinos.

En ese sentido, también es relevante lo antiguo o moderno de los arsenales. Por ejemplo, de acuerdo a expertos citados por Business Insider, Estados Unidos aún depende de ojivas y sistemas desarrollados entre las décadas de 1960 y 1980, mientras que Rusia ha modernizado parte de su arsenal en años recientes.

Un misil balístico intercontinental ruso, del tipo ‘Yars’, con capacidad de portar ojivas nucleares desfila frente al Kremlin en Moscú. (Reuters)

Eso no quiere decir necesariamente que lo nuevo sea superior a lo viejo. Por ejemplo, se afirma que mientras el diseño ruso implica que sus arsenales requieren adecuaciones y mejoras periódicas, los de Estados Unidos fueron diseñados para lograr un muy alto desempeño de muy larga duración. En ese sentido, los sistemas estadounidenses podrían ser más confiables y duraderos, aunque menos innovadores en ciertos casos.

Y se señala que otra diferencia sustantiva es que mientras Rusia gusta de contar con misiles colocados en camiones, lo que les da movilidad táctica y, además, permite presumirlos en ominosos desfiles, Estados Unidos prefiere tenerlos en silos, lejos de la vista pública, lo que los hace más vulnerables a ataques, aunque los vuelva también más seguros y duraderos. Esa comparativa falta de armas móviles y, además, la carencia de sistemas capaces de interceptar ataques a gran escala han sido señalados como cuestiones a atender por quienes claman por incrementar y modernizar el poder nuclear estadounidense.

El personal que opera esos arsenales es también distinto entre las potencias, según expertos citados en Business Insider: mientras que el arsenal ruso es mantenido mayormente por conscriptos, quienes están a cargo de las armas estadounidenses son oficiales profesionales expertos. E incluso se afirma que ese profesionalismo conduce a que la estrategia estadounidense priorice la precisión en un ataque que la capacidad destructiva en general, que sería la opción de la doctrina rusa.

Otros arsenales

Adicionalmente, en el marco de la OTAN existe un acuerdo por el que Estados Unidos comparte armas nucleares con algunos otros países miembros de esa alianza para ser desplegados en su territorio, aunque esas naciones no tendrían por sí mismas la capacidad de activarlas sin el aval del Pentágono. Con todo, esas ‘bombas compartidas’ estarían actualmente almacenadas en Alemania, Bélgica, Italia, Holanda y Turquía y sumarían entre 160 y 240 en total bajo la custodia de la Fuerza Aérea estadounidense estacionada en esos países.

Un lanzamiento de prueba de un misil de Corea del Norte. (AP)

En el pasado, Sudáfrica logró fabricar seis bombas atómicas, aunque las desmanteló voluntariamente en la década de 1990 y no ha vuelto a emprender un programa de armas nucleares desde entonces. Y países que en el pasado fueron parte del la URSS, como Ucrania, Kazajstán y Bielorrusia, y que tuvieron en su territorio  infraestructura bélica nuclear, la transfirieron a Rusia durante la década de 1990 y se unieron al TNP, como también lo hizo Sudáfrica. Las cantidades de armas nucleares que en su momento, por ejemplo, heredaron Ucrania y Kazajstán de la URSS eran sustantiva: unas 5.000 y 1.400 cabezas, respectivamente, lo que los colocó por breve tiempo en superioridad frente a Gran Bretaña, Francia y China.

Finalmente, Irak, que habría tenido iniciado programas de desarrollo nuclear, fue forzado a desmantelarlo antes de lograr su objetivo. Irán logró al respecto un acuerdo con Estados Unidos (muy vilipendiado por Trump) para frenar su programa y no tendría actualmente capacidad para producir suficiente material atómico ni armas como tales, aunque el asunto sigue siendo un foco de atención. Siria también habría intentado desarrollar un programa atómico, y en 2007 Israel lanzó un ataque para destruir lo que se alega era un sitio donde se construía un reactor para investigación nuclear similar al de Corea del Norte. Ninguno de esos países tendría capacidad nuclear efectiva, aunque continúan las incertidumbres en el caso de Irán y Siria.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro