Los mediocampistas conquistan el Real Madrid y son olvidados en el Barça

REUTERS/Waleed Ali

Zinedine Zidane no tuvo dudas. Ante la imposibilidad de contar con sus delanteros titulares en la Supercopa de España, tiró del manual de estilo de uno de sus antiguos jefes, Carlo Ancelotti, y apostó por un esquema con cinco centrocampistas que le ayudó a maniatar al Valencia en semifinales y a sostener el empuje del Atlético de Madrid en la final para acabar venciendo en los penaltis.

La apuesta por el centrocampismo de Zizou, que optó por cambiar su 4-3-3 típico por el 4-5-1 en el que Casemiro, Kroos, Valverde, Isco y Modric se confabularon para hacer el mejor partido de la temporada blanca, fue una clara señal del camino que se ha marcado el equipo. Las épocas en las que el presidente pedía que se fichara al mejor delantero del momento en sus ansias de aglutinar cuanto más atacantes posibles en el once, ha dado paso a un equipo que se quiere armar desde el centro del campo, desde la posesión y desde la circulación rápida del balón.

Sin tener que pregonar cosas como eso del ADN del equipo, el Real Madrid ha devuelto su fútbol a los peloteros de tronío. Ya lo intentó el propio Ancelotti en su segunda campaña, cuando juntó a Kroos, Modric, Isco y James Rodríguez. Las lesiones de Gareth Bale ayudaron en ese momento, pero a esos cuatro jugones les faltaba un jugador de un perfil más defensivo para poder asentarse como una opción solvente de mediocampo titular.

Desde entonces, la imposición casi religiosa de la BBC —y de los múltiples sustitutos de Cristiano desde que se fue a la Juve— no habían hecho posible juntar a los mejores mediocampistas madridistas en un mismo once, pero a las primeras de cambio, Zidane ha apostado por sus futbolistas con mayor calidad en su once.

ANP Sport via Getty Images

La decisión no parece ser flor de un día. El equipo lleva varios años apostando por aglutinar talento en la sala de máquinas, donde en las últimas temporadas han llegado Dani Ceballos, el propio Fede Valverde, o los ahora cedidos Martin Odegaard y Take Kubo.

Sin ir más lejos, en las últimos horas varios medios españoles se han hecho eco de las noticias surgidas desde Holanda según las cuales el Real Madrid y el Ajax habrían acordado ya, de cara a la temporada que viene, el fichaje de Donny Van de Beek, a cambio de unos 55 millones de euros. El internacional holandés de 22 años es un box to box en toda regla que el año pasado ya asombró a todos en Europa, y que tras la salida de Frenkie de Jong, se ha convertido en el dueño del centro del campo ajacied.

La apuesta por el centrocampismo en la Casa Blanca, por lo tanto, es más que clara, sobre todo por jugadores de buen pie, que pueden elevar la calidad del grupo y brindar al equipo de un estilo mucho más marcado y definido.

Este cambio de rumbo de un tiempo a esta parte choca de frente con la que ha sucedido en el FC Barcelona. En los últimos años, más allá de las llegadas de De Jong y Arthur, el Barça ha apostado por jugadores como Paulinho o Arturo Vidal, alejados del prototipo de mediocampista que históricamente han poblado la línea media del equipo de la Ciudad Condal.

GIUSEPPE CACACE/AFP via Getty Images

Pero es que además, la extensa secretaría técnica culé parece mucho más enfocada en fichar jugadores de ataque, grandes estrellas del mercado, que puedan complementar a Luis Suárez y Messi en un nuevo tridente mortífero como el que maravilló al mundo en 2015, cuando Neymar Jr. se unió a las dos grandes estrellas blaugranas para conquistar el triplete. Así se han invertido casi 500 millones en jugadores como Coutinho, Dembelé, Griezmann e incluso Malcolm, descuidando bastante las inversiones en jóvenes peloteros para el centro del campo que puedan agarrar el testigo de los Xavi, Iniesta y Piqué.

Los vasos comunicantes entre el Real Madrid y el Barça nos han trasladado hasta esta realidad, en la que los estilos de ambos equipos parecen haber cambiado de acera.

Es difícil saber si las apuestas serán ganadoras para uno o para otro, pero de lo que no cabe duda es que el Real Madrid se ha lanzado a los brazos del mediocampismo y, de momento, le ha ido de maravilla.

Más historias que te puede interesar:

Zidane se consagra como gran estratega... y pronto llega Pep

La insultante personalidad de Rodrygo a sus 19 años

Courtois ya es el mejor portero del Real Madrid desde Paco Buyo