Los increíbles cielos púrpuras que ha dejado la erupción de un volcán ruso

Las erupciones volcánicas a menudo suelen ser devastadoras para las regiones cercanas, pero esta vez un volcán remoto en Rusia ha estado dejando un saldo menos catastrófico.

Raikoke | Imagen del Smithsonian Global Volcanism Program

Desde que entró en erupción en junio pasado, el Raikoke ha estado dibujando los cielos de distintas partes del mundo con increíbles tonos púrpuras. Sobre todo, las puestas de sol.

El fenómeno se explica porque el volcán disparó aerosoles al aire, según análisis de Lars Kalnajs, investigador asociado de la Universidad de Colorado.

A su entender, esos gases son los responsables de colorear el cielo en distintas partes del planeta.

"Esta fue una erupción volcánica relativamente pequeña, pero fue suficiente para afectar la mayor parte del hemisferio norte", aseguró el experto en la página digital del centro de estudio donde trabaja. “No hace falta poner muchos aerosoles en la estratosfera para cambiar su composición”, abundó

El volcán ubicado en las Islas Kuriles, frente a la costa oriental de Rusia, entró en erupción el 22 de junio de 2019. Los primeros datos de la NASA sugirieron que la explosión inyectó dióxido de azufre a la atmósfera.

Este gas produjo la formación de aerosoles en la estratosfera, la capa de la atmósfera que comienza a unos 12 kilómetros de altura de la superficie terrestre.

El equipo de científicos con los que trabajó Kalnajs utilizó un globo a gran altitud para detectar las partículas creadas en la estratosfera de la Tierra a raíz de la actividad volcánica.

Esas partículas o aerosoles hacen que la luz solar se disperse a medida que pasa a través del aire. La combinación de la absorción de luz y la capa de ozono es la que ha pintado de tonos púrpuras a los amaneceres y puestas de sol en distintas partes del planeta.

Según Kalnajs, el raro fenómeno no es motivo de preocupación. Tan solo se confirma que las erupciones volcánicas, aunque sean aisladas, pueden tener consecuencias globales.

"Una erupción realmente grande tendría un gran impacto en la humanidad, por lo que es algo para lo que debemos estar preparados", dijo Kalnajs, quien es también investigador asociado en el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial.

"Es realmente importante cuando ocurren grandes erupciones que obtengamos datos rápidamente", dijo Kalnajs. "Tenemos que determinar si este será el tipo de cosa que impactará a cientos de miles de personas en todo el mundo, o si será menor."

La erupción del Raikoke fue captada por astronautas de la NASA.(Foto NASA/Expedition 59 Crew/Handout via REUTERS)

La erupción de Raikoke fue captada por astronautas en la Estación Espacial Internacional en junio. Se sabe que este volcán explotó en 1924 y en 1778. La de junio no dejó costo humano, por suerte, solo increíbles cielos de postales para impactar nuestras miradas.