Los incendios forestales del sureste de Australia desplazan a cientos de personas

En la imagen, se ve humo próximo a un coche y una casa calcinados por los incendios en la ciudad de Tathra, al sureste de Nueva Gales del Sur en Australia, el 19 de marzo de 2018. AAP/Dean Lewins/via REUTERS

SÍDNEY (Reuters) - Las autoridades australianas instaron a la población a permanecer alerta el lunes al persistir en el sureste del país unos incendios forestales que han destruido decenas de casas, han matado ganado y han obligado a cientos de residentes a abandonar sus viviendas.

No se han registrado muertes o lesiones graves el lunes, pero los incendios forestales han causado extensos daños en las zonas rurales de Victoria y Nueva Gales del Sur, los dos estados más poblados de Australia. Más de 100 casas fueron dañadas o destruidas, dijeron las autoridades.

"En esta fase (no ha habido) pérdida de vidas", dijo el primer ministro Malcolm Turnbull en una conferencia de prensa en la pequeña ciudad costera en Tathra, en Nueva Gales del Sur.

"Es un gran mérito de los bomberos, los voluntarios, los trabajadores de emergencia: toda la comunidad se ha unido y ha brindado un gran apoyo", dijo.

Los incendios, que se cree fueron provocados por rayos el sábado, fueron avivados por unos vientos secos y cálidos, con temperaturas que alcanzaban los 41 grados el domingo.

Funcionarios de emergencia dijeron que las condiciones deberían mejorar el lunes, pero que las advertencias de "observar y actuar" permanecían vigentes en cinco lugares.

El incendio también desencadenó un debate entre los políticos de Australia sobre si el cambio climático fue un factor que contribuyó a los incendios.

"No se puede atribuir ningún evento particular, ya sea una inundación, un incendio o una sequía... al cambio climático. Somos la tierra de las sequías y las inundaciones, somos la tierra de los incendios forestales", dijo Turnbull.

Las autoridades dijeron que unas 69 casas fueron destruidas y otras 39 resultaron dañadas y 30 caravanas o cabañas también fueron calcinadas en Tathra, donde los residentes huyeron a la playa el domingo para evitar las llamas.

Alrededor de 700 residentes fueron evacuados a centros de acogida establecidos en la cercana ciudad de Bega y varias escuelas en las áreas afectadas fueron cerradas el lunes.

El comisionado adjunto del Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur, Rob Rogers, dijo anteriormente a la Australian Broadcasting Corporation que cinco de los 22 incendios aún no habían sido contenidos.

Los incendios forestales son una amenaza común y mortal en los veranos calurosos y secos de Australia, donde el fuego se propaga rápidamente gracias a los eucaliptos, un árbol especialmente inflamable.