Los horrores en el menú que confiesan algunos trabajadores de restaurantes de comida rápida

Jesús Del Toro
·6  min de lectura

Los restaurantes de comida rápida son muy populares y sus menús, por lo general de bajo precio aunque no siempre compatibles con una dieta sana, son consumidos en cantidades ingentes. Hamburguesas, pollo frito, chili y demás son alimentos icónicos estadounidenses, pero se dan casos en que, de acuerdo a testimonios de trabajadores de cadenas de restaurantes de comida rápida, los clientes no saben realmente lo que se están comiendo y si lo supieran se les revolvería el estómago.

Un sandwich de pollo, popular producto en restaurantes de comida rápida. (Getty Creative)
Un sandwich de pollo, popular producto en restaurantes de comida rápida. (Getty Creative)

Aunque se trata de anécdotas y no sería así en todos los casos, los testimonios difundidos en Reddit y otras redes sociales recogidos por Buzzfeed ilustran varios momentos en los que lo que se vende en algunos restaurantes de comida rápida motiva escándalo, asco e inquietudes sanitarias.

El invasivo moho

Varios testimonios contaron la consternación que causa en trabajadores de restaurantes de comida rápida la tolerancia que existe ante la aparición de moho tanto en alimentos como en equipos donde estos se preparan.

Por ejemplo, el usuario Prannke de Reddit contó que fue supervisor de turno en un restaurante de comida rápida y que "aún me niego a comer nada que tenga helado. La máquina [con la que se sirve] siempre está cubierta de moho y crema echada a perder". Ante ello, lo único que allí se hacía era "remover una capa de moho y rociar cloro". No la mejor solución, al parecer.

El usuario razzi123 aporta también un relato sobre máquinas de helado con moho. "Lo que yo vi fue una pesadilla", contó al respecto.

Otro caso de moho lo contó el usuario Fantastic Relief. Dijo que trabaja en una cadena de cafeterías y que allí preparan un aderezo de chocolate que "a los pocos días empieza a cubrirse de moho". Pero aunque ese aderezo se desecha cada día, el recipiente en el que se guarda no se limpia con la frecuencia y amplitud requerida y se da el caso de que "simplemente echamos aderezo de chocolate fresco encima". El moho, es de suponer, nunca sería completamente eliminado.

Los tomates tampoco se salvan, según el usuario airyeez, una de sus amigas que trabaja en un restaurante "fue a desechar tomates que tenían moho, su gerente la reprimió y le dijo que a cualquier cosa que le salga moho simplemente le retire la parte mohosa y la sirva, de modo que no se desperdicie comida”.

Verduras mohosas son a veces limpiadas y servidas en algunos  restaurantes de comida rápida, según testimonios. (Getty Creative)
Verduras mohosas son a veces limpiadas y servidas en algunos restaurantes de comida rápida, según testimonios. (Getty Creative)

El espantoso chili

Varios usuarios alertaron que, en algunos restaurantes de comida rápida, el chili –esa suerte de guisado que contiene carne, especias y frijoles– es preparado con base en sobras poco apetitosas e incluso indeseables. Por ejemplo, MichelHollaback cuenta que “si una hamburguesa no es usada, se echa en un recipiente junto a la parrilla” y luego se echan en un recipiente con otras hamburguesas viejas, incluso de días, que son congeladas, “su grasa se cuaja y la carne se vuelve gris y extraña”. Y luego, la persona que prepara el chili toma esa carne, “le echa agua caliente y las machaca en pequeños pedazos…”. Luego, esas viejas, remojadas y grises hamburguesas “son usadas para preparar el chili”.

El usuario Gnidlaps-94 aporta un testimonio similar: al parecer, es común que el destino de viejas y tiesas hamburguesas sea acabar en el chili.

El indeseable pescado

Gravity_sledding no recomienda para nada el sándwich de pescado que preparaban en el restaurante donde laboraba. Las razones: “olía mal, era una pieza de pescado congelado que sumergíamos en la freidora por cuatro minutos y luego tratábamos de no vomitar al sacarla, a causa del olor”. Para colmo, esas piezas se mantenían en la cocina por largo tiempo, lo que significa que el cliente que las ordenaba probablemente recibía una que fue preparada horas atrás. Y la salsa tártara que se usa con esos sándwiches, cuenta el usuario, con frecuencia se volvía de un color café-verdoso.

El horrible pollo

Otros testimonios alertan que los sándwiches de pollo no son siempre recomendables porque con frecuencia los que son preparados horas atrás no se desechan y para cuando se sirven a un cliente pueden estar ya “duros y secos”, de acuerdo al usuario Vanilla Neko.

Además, restos de pollo tienen una segunda vida en algunos restaurantes. Según la usuaria csjbbyprincess, el pie se prepara con el pollo que nadie compró: “se echa en un contenedor, se congela y se muele para usarlo en las tartas meses después”.

En otras ocasiones, según el testimonio de scoutydouty, el pollo congelado que por accidente se cayó al suelo es simplemente levantado pues, de acuerdo al gerente, “al freírlo en el aceite se le eliminarán todos los gérmenes”.

Además, el pollo usado en pizzas en algunos casos es, de acuerdo a la usuaria RealDivaythFyr, piezas de pollo licuadas y recondensadas que luego son cortadas en tiras”.

A veces, los alimentos fritos ocultan sorpresas indeseables en algunos establecimientos. (Getty Creative)
A veces, los alimentos fritos ocultan sorpresas indeseables en algunos establecimientos. (Getty Creative)

Infestaciones y descomposiciones

Y, bueno, ya hablando de pizzas, la usuaria CirceAlleghri contó que trabajó “en un local de pizza infestado de cucarachas, especialmente en el cuarto de atrás en donde dejábamos la masa de pizza para que se asentara”.

Con creciente disgusto, el usuario not_a_hick dijo que una vez “descubrió gusanos arrastrándose en una caja de papas mohosas. La tiré…, pero fue recuperada, les quitaron a las papas los pedazos con gusanos y las usaron de todos modos. Yo renuncié ese día”.

El usuario Succesful-Cat8572 alertó sobre el uso de maíz, o elote, en uno de esos restaurantes: cuenta que “durante un entrenamiento mi gerente se enojó conmigo porque deseché maíz que estaba baboso. Ella me mostró cómo lo enjuaga para retirarle la baba y lo devuelve [para ser usado en las comidas]. Yo sospecho del maíz ahora”.

El testimonio final, y posiblemente el más perturbador, es el que el usuario more_beans_mrtaggart mencionó sobre el equipo usado para freír en el restaurante donde trabajaba. Cuando revisó el interior del aparato “había dos ratas grandes, o lo que quedaba de ellas… Se habían metido a la máquina por la tubería de desecho y se quedaron atoradas. Así que probablemente por uno o dos meses toda la comida que se frió en el establecimiento fue cocinada en aceite que estaba siendo filtrado a través de dos ratas podridas”.

Quizá, ante todo ello, una opción juiciosa es quedarse a comer en casa.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

"Les recomiendo subir su ventanilla después de ordenar": trabajadores del servicio en auto cuentan lo que el cliente no ve

El 'ángel' que compra todos los tamales de vendedores ambulantes en Chicago para salvarlos del terrible frío

EN VIDEO: El increíble hallazgo en bolsas de frituras en México: cigarros de mariguana