Los franceses dudan de que Macron o Le Pen tengan respuestas para los problemas del país

Por Matthias Blamont
A una semana de la segunda ronda de las eleccopnes presidenciales de Francia, muchos votantes se muestran escépticos de que cualquiera de los dos candidatos pueda resolver el tema del desempleo crónico o abordar las preocupaciones sobre seguridad, mostró un sondeo publicado el domingo. En la foto, Emmanuel Macron, rinde homenaje a Brahim Bouarram, un marroquí que murió en 1995 tras ser atacado por un grupo de ultraderechas en París. Foto tomada el 1 de mayo de 2017. REUTERS/Philippe Wojazer

Por Matthias Blamont

PARÍS (Reuters) - A una semana de la segunda ronda de las eleccopnes presidenciales de Francia, muchos votantes se muestran escépticos de que cualquiera de los dos candidatos pueda resolver el tema del desempleo crónico o abordar las preocupaciones sobre seguridad, mostró un sondeo publicado el domingo.

La encuesta Ifop para el Journal du Dimanche resalta dos campos de batalla clave a medida que el candidato centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen ingresan a la semana final de la campaña presidencial.

Los sondeos anticipan que Macron, un ex ministro de economía, ganará la segunda vuelta electoral el 7 de mayo con un porcentaje del 59 o 60 por ciento. Pero el impulso ha estado ahora con Le Pen, quien ha recuperado cerca de cinco puntos porcentuales en las últimas semanas.

De acuerdo al sondeo Ifop, un 45 por ciento de los votantes cree que ninguno de los dos candidatos podrá reducir el desempleo, que por años ha permanecido cerca del 10 por ciento en el país. Y un 36 por ciento dice que tampoco son capaces de proteger a Francia de ataques extremistas.

Francia ha estado bajo el estado de emergencia desde 2015 y ha sufrido algunos ataques de militantes islamistas, mayormente perpetrados por jóvenes que crecieron en el país y en Bélgica. Más de 230 personas han muerto en los últimos dos años.

En la primera vuelta electoral un 22 por ciento de los electores se abstuvo de sufragar, el mayor porcentaje desde el 2000 cuando el padre de Le Pen, Jean-Marie, fue derrotado en segunda vuelta por el conservador Jacques Chirac.

Analistas dicen que si en esta oportunidad existe una alta abstención, Macron tendría dificultades para reproducir el mismo movimiento de base amplia contra la candidata del Frente Nacional, citando sus políticas mayormente de libre mercado en un momento en que el sentimiento contra la clase dirigente ha aumentado en Europa y Estados Unidos.

El candidato de la izquierda Jean-Luc Melenchon, que obtuvo un 19,6 por ciento en la primera ronda, ha instado a sus partidarios a oponerse a Le Pen, pero también ha rehusado respaldar a Macron en el balotaje.

La encuesta Ifop encontró que un 42 por ciento de los votantes piensan que ni Macron ni Le Pen serán capaces de unificar al país después de meses de una ácida campaña, mientras que el 43 por ciento se preguntó si incluso serían capaces de gobernar.