Los equipos de rescate aún buscan a más de 1.000 desaparecidos en Florida tras el huracán Michael

Por Steve Holland
En la imagen, Bernard Sutton, de 64 años, rebusca entre los escombros de lo que queda de su casa destrozada por el huracán Michael en Fountain, Florida, EEUU, 15 de octubre de 2018. REUTERS/Terray Sylvester

Por Steve Holland

LYNN HAVEN, EEUU (Reuters) - Los equipos de rescate y voluntarios continuaban buscando el martes a más de 1.000 personas que todavía estaban desaparecidas en la zona de Panhandle de Florida y decenas de miles de residentes seguían sin electricidad tras el paso del devastador huracán Michael la semana pasada.

Al menos 19 muertos en cuatro estados del país fueron consecuencia del huracán Michael, que tocó tierra el miércoles como una de las tormentas más fuertes registradas en el área continental de Estados Unidos.

La organización de rescate voluntario CrowdSource Rescue dijo que sus equipos estaban tratando de encontrar a 1.300 personas desaparecidas en la zona del desastre en el Panhandle, como se conoce al sector noroeste de Florida, según Matthew Marchetti, cofundador del grupo con sede en Houston.

De 30 a 40 personas seguían desaparecidas en Mexico Beach, según un cargo local, mientras que el alcalde de la ciudad de unos 1.200 residentes que recibió el impacto directo del huracán dijo que había muerto al menos una persona. La cadena CNN informó de que otra persona fue hallada muerta el lunes.

La mayoría de las casas de Mexico Beach ya fueron revisadas en busca de supervivientes y los equipos de rescate utilizaban perros rastreadores para encontrar cuerpos que pudieran estar bajo los escombros.

Más de 200.000 personas todavía no tenían electricidad en el sureste de Estados Unidos. Al menos el 80 por ciento de los clientes en tres condados del Panhandle, principalmente rurales, no tenían luz. Las autoridades dijeron que podrían pasar semanas antes de que la electricidad vuelva a las áreas más dañadas.

Numerosos residentes de la región han estado durante días sin electricidad, agua corriente o alcantarillado mientras esperan la ayuda de las autoridades. Algunos han estado acampando en tiendas con las pertenencias que pudieron salvar.

"Me quedo aquí para tratar de mantener alejados a los saqueadores, para tratar de salvar lo que puedo salvar", dijo Bernard Sutton, un paciente de cáncer de 64 años que ha estado viviendo en una carpa y en una furgoneta descompuesta.

"Esto es todo lo que tenemos", agregó, de pie sobre un montón de ropa, libros, muebles y otras pertenencias. En muchos casos, el acceso y la llegada de ayuda se han visto obstaculizados por árboles caídos en carreteras y caminos de tierra.

El presidente Donald Trump visitó el lunes junto a su esposa Melania la zona del desastre, observó de cerca la "devastación total" que causó Michael, se reunió con sobrevivientes y dijo que la prioridad es entregarles alimentos y seguridad.


(Información de Steve Holland; Información adicional de Terray Sylvester y Bernie Woodall en Florida, Steve Gorman en Los Ángeles, Andrew Hay en Nuevo Mexico, Brendan O'Brien en Milwaukee y Jonathan Allen en Nueva York; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)