Los descontentos campesinos de Oklahoma que en 1917 intentaron organizar una revolución socialista en EEUU

Durante la última década del siglo XIX y las dos primeras del XX hubo un espectacular auge del movimiento socialista en gran parte del planeta. Muchas fueron las organizaciones sindicales y obreras que basaron sus idearios en el marxismo, además de la popularidad que alcanzó la revolución bolchevique en Rusia que hizo que fuesen millones las personas de todo el mundo que abrazaron el socialismo como su ideología política.

Y Estado Unidos no fue ninguna excepción, por lo que un buen número de partidos de tendencia socialista surgieron a inicios de 1900 que aglutinaron, mayoritariamente, a trabajadores del ámbito rural.

(imagen vía hemeroteca de The Wichita Beacon en newspapers.com)

Cuando, en abril de 1917, el presidente Woodrow Wilson accedió a que el país entrase en la Primera Guerra Mundial, se encontró con que una gran parte de la ciudadanía estadounidense se oponía al conflicto armado y el cupo de reclutamiento voluntario para ir al frente no alcanzaron el número de soldados esperados, por lo que, un mes después, se promulgó una ley de reclutamiento forzoso con la que cubrir las necesidades de personal militar que debía ser enviado a la guerra.

Las organizaciones socialistas de EEUU se habían opuesto desde el primer momento a la entrada del país en la guerra, promoviendo numerosos actos de protesta por todo el territorio norteamericano. Pero la promulgación de la ley de reclutamiento obligatorio provocó que a principios de agosto de aquel mismo año se gestase en Oklahoma un intento de revuelta ciudadana, bautizada como ‘la rebelión del maíz verde’, con la que se pretendía derrocar al gobierno de Woodrow Wilson, derogar la ley de reclutamiento obligatorio, declarar la nación como una república socialista (imitando el modelo de la URSS) y retirar al país de la guerra.

[Te puede interesar leer también: ‘Revuelta Irmandiña’, la rebelión de los indignados gallegos del siglo XV]

Alrededor de un millar de personas participaron en esta revolución socialista y la inmensa mayoría de ellos provenían de los entornos rurales de Oklahoma (campesinos estadounidenses, pero también inmigrantes europeos, afroamericanos o nativos de varias tribus amerindias). Todos ellos con el convencimiento de que un régimen marxista ayudaría a mejorar el país. A pesar de compartir los participantes el ideario político socialista, éstos no estaban respaldados en su pretendida revuelta por organizaciones políticas, como el Partido Socialista de América.

Además de estar en contra de la guerra (por convicciones políticas), les había afectado en gran medida la ley de reclutamiento, haciendo que muchos de los jóvenes campesinos tuviesen que dejar sus empleos en el campo para ir obligatoriamente al frente. Estaban convencidos de que el conflicto armado tan solo serviría para hacer ganar más dinero a las grandes fortunas del país y dejaría sin mano de obra a la agricultura.

Dicha movilización fue denominada como Rebelión del Maíz Verde (Green Corn Rebellion) debido a que el camino que se trazó para recorrer la distancia de dos mil kilómetros que separaban la población de Seminola (en Oklahoma) de donde se partiría y Washington DC iba a ser a través de los campos de cultivo de maíz, ya que este cereal serviría como alimento de todos aquellos que se unieran al levantamiento ciudadano.

[Te puede interesar leer también: El hombre que quiso poner fin a la crisis con una marcha reivindicativa hacia Washington]

Durante varias noches se estuvieron reuniendo en las inmediaciones del río Canadian, donde trazaron un plan. Empezarían la rebelión atacando varias infraestructuras como cortar los cables del telégrafo y telefónicos o destruir puentes de la línea ferroviaria; pero un chivatazo a las autoridades (por parte de un infiltrado) provocó que los acontecimientos se precipitasen e iniciaran la revuelta sin estar del todo organizados.

La noche del 2 de agosto, durante uno de sus encuentros, algunos miembros fueron sorprendidos por el sheriff del condado de Seminola, iniciándose un intercambio de disparos. Tras estos acontecimientos, a primera hora del día siguiente los rebeldes se reunieron en una granja cercana (de un granjero conocido como ‘el viejo Spars’), donde unos días antes ya se había izado una bandera roja y sin que llegaran a iniciar la marcha hacia Washington fueron sorprendidos por una setentena de hombres armados, con el sheriff al mando.

Ese fue el final de la ‘Rebelión del Maíz Verde’, la cual apenas había empezado. Los rebeldes decidieron dispersarse, huyendo cada uno hacia un lado diferente, aunque en los siguientes días se fue atrapando a la mayoría de ellos.

Hubo alrededor de 450 detenciones, aunque tan solo se presentaron cargos sobre 184 y de los cuales a 150 se les declaró culpable, cumpliendo la mayoría penas que iban de una multa económica y algunos meses de prisión, pero para algunos de los cabecillas se les condenó a varios años de cárcel.

Aquel incidente también sirvió para desacreditar al Partido Socialista de América, que en los siguientes meses perdió gran parte del apoyó electoral que estaba teniendo en los últimos años.

Fuentes de consulta e imagen: workers / libcom / okhistory / reddirtreport / marxisthistory (pdf) / lewrockwell / newspapers

[Te puede interesar leer también: Cuando Theodore Roosevelt lanzó ‘fake news’ contra sus oponentes; sobre todo de quien se oponía a la participación de EEUU en la guerra]