Los demócratas podrían incrementar su control en California

Por MICHAEL R. BLOOD

LOS ANGELES (AP) — Los republicanos controlan el poder en el Congreso y la Casa Blanca, pero en California el partido de Ronald Reagan enfrenta otra amenaza a su menguante relevancia.

Los demócratas, que encabezan cada puesto a nivel estatal y están al mando de la Legislatura, promueven cambios en dos de los condados más grandes del estado que podrían darle a su partido aún más control.

En los condados de San Diego y Los Ángeles lo que está en juego es quién demarca los límites que determinan qué votantes son incluidos en cuáles distritos a la hora de elegir a los poderosos supervisores de condados, una decisión que tiene amplias implicaciones en los comicios.

Las propuestas están siendo comparadas a peleas por el poder político en Texas y Carolina del Norte, donde se están ventilando pleitos en los tribunales sobre la legalidad de los límites electorales de distritos, que según los críticos han sido demarcados para favorecer a candidatos republicanos.

"El gobierno local es la próxima gran batalla partidista" en California, dijo Thad Kousser, profesor de ciencias políticas en la Universidad de California en San Diego. "Es el único sitio en el cual los demócratas todavía pueden ganar puestos, y realmente es el único lugar donde el Partido Republicano está enfocado en fortalecer su base".

Los demócratas dicen que los cambios reconocerían la diversidad y promoverían la transparencia en el añejo proceso conocido como redemarcación distrital. Pero los republicanos temen que los demócratas estén queriendo inclinar la balanza en las elecciones en condados que no favorecen claramente a ninguno de los dos partidos, lo cual podría extenderse en el estado donde viven uno de cada ocho estadounidenses.

Un proyecto de ley en la Legislatura podría cambiar la manera como se demarcan los límites de los distritos para las elecciones de miembros de la junta de supervisores del condado San Diego, que tiene más de tres millones de habitantes. Los republicanos ahora controlan una mayoría de los cinco puestos, pese a que los demócratas tienen una ventaja de inscripción de casi siete puntos en el condado.

La medida eliminaría el panel de jueces retirados que ahora demarca los límites del distrito y lo reemplazaría con una comisión de 14 integrantes, con afiliaciones partidistas que reflejen la inscripción en el condado. El cambio presuntamente crearía un panel favorable a los demócratas.

"Básicamente se trata de control de poder", dijo Alan Clayton, asesor de redemarcación distrital y demócrata que desde hace mucho está involucrado en este asunto para aumentar la representación de los votantes hispanos, los cuales ya superan en número a los blancos en el estado.