Los candidatos presidenciales no saben ni cómo venderse, cómo convencerme: Vania López, 19 años

Vania López tardó para decidir a quién daría su voto para presidente de México. Su disyuntiva estaba entre José Antonio Meade, del PRI, o Ricardo Anaya, del PAN. Fue el primer debate el que la llevó a tomar la decisión de apoyar a este último, el más joven de todos, al que apuntan con el dedo por tener a su familia viviendo en Atlanta, EEUU, y con una casi inexistente experiencia en algún cargo de gobierno de relevancia. A pesar de todo eso, lo considera una persona muy preparada y del cual sentiría orgullo que la representará como mexicana, algo que no puede decir del actual mandatario.

Vania López, estudiante de Comunicación en la Universidad Anáhuac campus Querétaro | Foto: Josué Parra / Yahoo

Algo vio en él que terminó por convencerla: seguridad, inteligencia y sus aptitudes para llegar a donde ha llegado, a ser candidato a la presidencia, a pesar de no haber gobernado nunca, ni siquiera una localidad pequeña. Se vendió bien, diría ella, que se ha metido en el estudio de la mercadotecnia al cursar la licenciatura en Comunicación en la Universidad Anáhuac de Querétaro.

Y es que si algo ha notado, a tal punto que la irrita, es el mal manejo de los candidatos a nivel de propaganda, más porque le parece excesivo e insultante que se destine tanto dinero público para spots que al final no causan el menor efecto en quien se supone deberían estar enfocados.

LEER | La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018

En opinión de esta chica amante de grupos como Led Zeppelin, Def Leppard y The Killers, todos los candidatos deberían dirigir sus campañas a aquellos sectores que no tienen ganados y no producir videos o anuncios que más bien parecen una táctica de refuerzo hacia sus seguidores. “No tiene sentido, para qué te vendes con quien sabes que ya te va a comprar si la idea es que le llegues a los que no están seguros que van a votar por ti”.

Hija de una periodista y un contador, la elección presidencial es una plática cotidiana en su casa, por lo que el consumo de noticias alrededor del proceso electoral es más bien habitual para ella. Y entre las cosas que se entera y ha tomado conciencia es que el panorama laboral no es muy prometedor en cuanto a ingresos se refiere, si se toma en cuenta el promedio de los salarios en México.

“Debemos tomar en cuenta que las cosas no van a cambiar en 6 años, por más que lo prometan los candidatos, pero sí esperaría que hubiera cambios sustanciales en términos de justicia, porque el grado de impunidad ha llegado a un nivel extremo”, dice.

Vania López, de 19 años, estudiante de Comunicación en la Universidad Anáhuac campus Querétaro | Foto: Josué Parra / Yahoo

A su memoria vienen entonces los casos de los exgobernadores a los que se les ha acusado de corrupción, pero con más dolor y coraje recuerda el asesinato de tres jóvenes estudiantes de cine en el estado de Jalisco a los que jamás encontraron por haber sido, de acuerdo a la versión oficial, disueltos en ácido por un cártel de las drogas que los confundió con miembros de una banda rival.

Surge entonces la pregunta, de por qué votar por un candidato que va en segundo lugar en las encuestas y muy por debajo del primer lugar, a lo que responde sonriendo: “Los milagros suceden. Pero más que eso, creo que las encuestas no son definitivas, el mismo día de la elección pueden cambiar muchas cosas, por gente que no ha dicho nunca por quién votará o incluso por gente que que cambie su decisión en el último momento”.

LEER | Lo que viene para México es una gran desilusión, gane quien gane – María Fernanda Avilés, 18 años

– ¿Pero no te preocupa que gane López Obrador? – “No, no sentiría miedo porque esto no es una dictadura, él no tiene el poder absoluto para decidir qué pasará con este país, tenemos instituciones, cámaras, no es sólo una persona. Me sentiría decepcionada, pero con miedo no. Para mí es un mito y una exageración que digan que México será como Venezuela y que nos llevará a la perdición total”.

Quizás al decir esto Vania tenga en mente la frase de uno de sus escritores favoritos, José Saramago, cuando dijo que “La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva”. Puede que en este caso, se cumpla a cabalidad.

La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018