¿Los aparatos de calefacción portátil son seguros? Errores simples que pueden provocar un incendio mortal

·6  min de lectura

Grace Hauck

A young boy warms himself near an electric fan heater, sitting on the floor at home. Part of body, selective focus.
Los datos de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios muestran que alrededor de la mitad de las muertes por incendios originados en la calefacción fueron causadas por tener un equipo calefactor cerca de cosas que pueden quemarse, como muebles tapizados, ropa, colchones o ropa de cama.

El incendio que mató a 17 personas e hirió a varias decenas más en el Bronx el pasado fin de semana se suma a la larga lista de incendios mortales cuyas causas se atribuyen a un calefactor -o aparato de calefacción portátil-, un dispositivo doméstico muy habitual que preocupa desde hace tiempo a los expertos en seguridad.

“Los calefactores pueden ser herramientas efectivas para calentar un espacio pequeño, pero hay que usarlos con cuidado y con precaución”, dice Susan McKelvey, portavoz de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios.

Los expertos dicen que el incendio del Bronx no es un incidente aislado. Los calefactores ‒entre cuyas definiciones se pueden incluir ciertos tipos de estufas y chimeneas, además de aparatos eléctricos portátiles‒ son fuentes comunes de incendios mortales.

La responsable de la Administración de incendios de Estados Unidos, Lori Moore-Merrell, dice que en casi la mitad de los incendios letales se ven involucrados calefactores: “Así de peligrosos son”. Moore-Merrell se comunicó por teléfono mientras volvía de visitar el sitio donde se produjo el incendio del Bronx, el cual califica de “tragedia devastadora”.

Los calefactores portátiles a menudo cumplen una función importante: mantener a las personas calientes dentro de zonas frías con una mala calefacción. En el incendio del Bronx, los residentes del rascacielos de 19 plantas dijeron que la calefacción del edificio funcionaba, pero que en algunos pisos había corrientes de aire.

Cuando se usan calefactores, los errores simples de seguridad pueden devenir rápidamente en mortales.

Esto es lo que debes saber:

Los calefactores portátiles causan centenares de incendios cada año

La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC, por sus siglas en inglés) estima que los calefactores portátiles están implicados en unos 1700 incendios al año, lo cual da como resultado 80 muertes y 160 heridos.

Los datos de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios entre 2014 y 2018 vinculan los aparatos calefactores con un promedio de 50 000 incendios, 500 civiles muertos y 1350 civiles heridos cada año. Los calefactores ‒entre los cuales la asociación incluye radiadores, estufas de leña, calefactores portátiles, calderas y apliques para chimeneas‒ son el tipo de equipos más involucrados en incendios domésticos originados en la calefacción, según ha dicho la asociación en un comunicado de prensa.

¿Los calefactores son seguros? Errores simples que pueden provocar un incendio mortal, advierten los expertos
Ventanas rotas y ladrillos carbonizados en la fachada de un edificio residencial de 19 plantas tras el incendio desatado en la mañana del domingo en el distrito del Bronx de la ciudad de Nueva York.

Ahora, en los meses de invierno, nos encontramos en el momento más peligroso del año. Según la asociación, casi la mitad de los incendios originados en equipos de calefacción doméstica se registran durante los meses de diciembre, enero y febrero.

¿Cómo pueden los calefactores provocar un incendio?

Los datos de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios muestran que alrededor de la mitad de las muertes por incendios originados en la calefacción fueron causadas por tener un equipo calefactor cerca de cosas que pueden quemarse, como muebles tapizados, ropa, colchones o ropa de cama.

Es por eso que los calefactores deben mantenerse al menos a un metro de distancia de cualquier cosa que pueda quemarse.

“Los calefactores necesitan espacio”, dice Alexander Hoehn-Saric, presidente de la CPSC de Estados Unidos.

La administración de seguridad recomienda colocar los calefactores en una superficie sólida y plana, alejados de los niños, de las zonas de tránsito o de las salidas, conectados directamente al enchufe de pared. La Asociación Nacional de Protección contra Incendios dice que no hay que usar nunca un alargo.

“Si están conectados a un alargue que no esté diseñado para soportar la carga energética de un calefactor, eso puede producir sobrecalentamiento y desatar un incendio”, dice Hoehn-Saric.

¿Cuánto tiempo puede estar encendido un calefactor?

McKelvey dice que tener encendido un calefactor durante demasiado tiempo también puede provocar un incendio. Según ella, es importante seguir las instrucciones del fabricante sobre la cantidad de tiempo que puede estar encendido un calefactor.

“Si estás usando un calefactor, generalmente es para dar un complemento de calor. El hogar o el entorno no están calientes o lo suficientemente calientes, por lo que la tendencia es dejarlos encendidos más tiempo, pero no están diseñados para eso”, dice Moore-Merrell.

¿Los calefactores son seguros? Errores simples que pueden provocar un incendio mortal, advierten los expertos
Calefactor Andily

¿Se puede dormir con un calefactor encendido?

Según la Asociación Nacional de Protección contra Incendios, los calefactores deberían apagarse y desenchufarse cuando abandonas la habitación o te vas a la cama.

McKelvey advierte sobre el uso de calefactores en dormitorios o cuando el usuario esté cansado. “Si te quedas dormido, es peligroso. Úsalos en espacios en los que estés despierto, donde puedas vigilarlos bien”, dice.

Moore-Merrell lo compara con un elemento similar: “Trátalos como si fueran velas encendidas”.

¿Un calefactor te puede enfermar?

El informe de la CPSC revela que los calefactores también pueden suponer un riesgo de hipertermia o sobrecalentamiento para los consumidores, lo cual puede ser letal. Los niños, las personas con discapacidades y las personas mayores “pueden ser más susceptibles debido a su capacidad limitada para actuar o reaccionar a la alta temperatura ambiente”, dice el informe.

“No dejes los calefactores funcionando sin supervisión en un espacio cerrado con niños o personas con capacidades físicas, sensoriales o mentales reducidas”, advierte la comisión.

Qué hay que buscar en un calefactor

Existen distintos tipos de calefactores, incluidos los radiadores de aceite o de agua, calefactores de aire, calefactores cerámicos y calefactores de infrarrojos. Para calefactores que funcionan con combustibles, dice la asociación, es importante usar siempre el tipo de combustible apropiado, es decir, el que especifica el fabricante.

La asociación recomienda elegir un calefactor con termostato, protección contra sobrecalentamiento, que tenga el sello de un laboratorio de pruebas cualificado y sistema de apagado automático si el calefactor vuelca.

“Si no compras uno que esté certificado, entonces corres el riesgo de no cumplir con los estándares optativos existentes”, dice Hoehn-Saric.

McKelvey dice que, con el tiempo, es importante revisar los calefactores para ver si están desgastados. “Si las perillas no están en buen estado o el cable está pelado, no funcionará de forma apropiada. Debes asegurarte de que el equipo esté en buenas condiciones de funcionamiento”, dice.

Hoehn-Saric anima a la gente que tenga calefactores a que visite la web del CPSC para asegurarse de que el calefactor no haya sido retirado del mercado.

Este artículo fue publicado originalmente en Yahoo por USA Today.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Ladrón se obsesiona con robar el teléfono a comensal, pero se fue con las manos vacías

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.