Londres quiere "libertad" ante las normas de la UE y un pacto pesquero aparte

Agencia EFE

Londres, 27 feb (EFE).- El Gobierno del Reino Unido buscará "libertad regulatoria" frente a la normativa de la Unión Europea (UE) y un acuerdo aparte para el sector pesquero en sus próximas negociaciones con el bloque para un acuerdo comercial, declaró este jueves el ministro portavoz, Michael Gove, al exponer las prioridades ante el Parlamento.

El Ejecutivo del primer ministro, el conservador Boris Johnson, sopesará además abandonar la negociación en junio si para entonces no se han consensuado las líneas generales del pacto, según indica el documento gubernamental sobre la posición negociadora ante la UE publicado en internet.

En ese caso, el país pasaría a gobernarse por la normativa de la Organización Mundial del Comercio (OMC), dice el texto, que recuerda asimismo que en ningún caso el Gobierno prorrogará el plazo previsto de negociación bilateral, que concluye el 31 de diciembre.

En su intervención ante los diputados, Gove reiteró que el Reino Unido aspira a conseguir un acuerdo similar al de Canadá, Japón y Corea, que no requieren una alineación estricta con la normativa comunitaria, y promoverá "una relación de amistad entre iguales soberanos".

También aseguró que demandará un acuerdo específico para el sector pesquero y subrayó que "no vinculará" el acceso a sus aguas con el acceso "a ningún otro mercado".

En el documento oficial de 30 páginas, se indica que el Gobierno "no negociará disposiciones en las que el Reino Unido no tenga el control de sus leyes y vida política".

Las líneas maestras de la negociación con la UE fueron adelantadas a principios de febrero por Johnson en un discurso ante embajadores y empresarios en el que expresó su deseo de alcanzar un pacto que no se sometiera a las regulaciones comunitarias.

Según algunos analistas, la intención de Londres de no aceptar como referencia la normativa comunitaria podría entrar en conflicto con los compromisos adquiridos en la Declaración política asociada al acuerdo de retirada de la UE firmado en 2019 y que permitió la salida del país del bloque el pasado 31 de enero.

Al presentar el pasado martes su posición, el negociador jefe comunitario, Michel Barnier, hizo hincapié en la necesidad de asegurar una equivalencia de estándares o reglas del juego (con los de la UE como referencia) para asegurar una competencia justa entre las dos partes.

La salida del Reino Unido de la UE inició el 31 de enero pasado un periodo transitorio de once meses, en el que se seguirá aplicando la legislación comunitaria en territorio británico y durante el cual se negociará la futura relación entre ambas partes.

(c) Agencia EFE