Johnson avisa de que debe "arreglar" el problema del Protocolo norirlandés

·2  min de lectura

Londres, 12 may (EFE).- El primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó este jueves que su Gobierno tiene que "arreglar" el problema que plantea actualmente el funcionamiento del Protocolo de Irlanda del Norte y dijo que la comunidad unionista "no lo aceptará".

En declaraciones a la BBC desde la localidad de Stoke-on-Trent (Staffordshire), Johnson dijo que Irlanda del Norte "es un lugar fantástico con un futuro increíble" pero que, "por el momento, muy desafortunadamente las instituciones (norirlandesas) han colapsado (...), las instituciones establecidas en el Acuerdo de Viernes Santo no están funcionando".

"Esto es algo malo en cualquier momento y lo es ahora, cuando los norirlandeses necesitan liderazgo y que su gobierno regional se centre en el coste de la vida, en el cuidado sanitario, en el transporte, en las cosas que importan en el día a día", remarcó.

Tras señalar que esto supone "un gran problema" para las personas de Irlanda del Norte, el "premier" conservador consideró que se debe lograr "que el Gobierno norirlandés funcione", algo que calificó de "vital".

Johnson indicó que "está claro que la comunidad unionista no aceptará el Protocolo (...) y tenemos que arreglarlo".

Las declaraciones del dirigente "tory" llegan al tiempo que su Gobierno tensó hoy el pulso que libra con Bruselas al amenazar a la Unión Europea (UE) con adoptar acciones unilaterales si el bloque no cede a sus exigencias de reforma del Protocolo negociado en el acuerdo del Brexit.

La titular de Exteriores, Liz Truss, hizo la advertencia en una llamada con el vicepresidente comunitario, Maro Sefcovic, después de que este le constatara "que no puede ampliar su mandato negociador ni hacer nuevas propuestas para reducir el nivel de fricción comercial" provocado por el protocolo.

Londres baraja presentar en los próximos días un proyecto de ley que le permitiría anular unilateralmente disposiciones de ese documento firmado en 2020 con la UE, a lo que los Veintisiete podrían responder con otras medidas punitivas.

Ese mecanismo establece controles de las mercancías que van de Gran Bretaña a Irlanda del Norte con el objetivo de evitar la vuelta a una frontera física entre la provincia británica y la República de Irlanda -que forma parte del mercado único-, en cumplimiento del Acuerdo de Paz de 1998, que puso fin a décadas de conflicto armado en el Úlster.

A finales de 2020, el Ejecutivo británico ya llevó al Parlamento una legislación que abría la puerta a incumplir el acuerdo sobre Irlanda del Norte (Ley del Mercado Interno), si bien retiró los artículos más polémicos tras ser rechazada por la Cámara de los Lores.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.