Logran clonar un hurón de patas negras que murió hace 30 años

Jason Murdock / Newsweek
·4  min de lectura

ELIZABETH ANN, el primer hurón de patas negras clonado, cumplió 75 días de vida. Su nacimiento marcó la primera clonación de una especie nativa en peligro de extinción de Estados Unidos.

Los avances en los procesos de clonación podrían ayudar a que este hurón, nativo de las Grandes Llanuras de América del Norte, deje de ser una especie amenazada a desaparecer.

El 10 de diciembre de 2020, los investigadores que buscan aumentar la población del hurón de patas negras lograron que naciera Elizabeth Ann, creada a partir de las células congeladas de otro miembro de su especie, llamado Willa, que murió hace 30 años.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre estadounidense publicó varias imágenes y un video del hurón, en Twitter, la semana pasada, que muestran al animal clonado a los 48 días de edad, al hurón con su madre sustituta y al clon comiendo su primer perrito de las praderas.

También lee: Un camaleón del tamaño de una uña es el reptil más pequeño del mundo

Antes de Elizabeth Ann, todos los hurones de patas negras, que formaban parte de un programa de cría en cautiverio, descendían de siete individuos, lo que planteaba “desafíos genéticos”.

Los investigadores dijeron que los esfuerzos se centraron en utilizar la clonación para introducir más diversidad genética en la especie y ayudar a construir “barreras de resistencia a las enfermedades”.

Este hurón duplicado no se liberará en la naturaleza, pero la clonación podría apoyar a la conservación de su hábitat y al restablecimiento de poblaciones adicionales en su hábitat natural.

Sin diversidad genética, la especie tendrá más probabilidades de contraer enfermedades, aunado a otras problemáticas como una baja tasa de fertilidad. Willa, sin descendientes vivos, fue una de las últimas de su especie en ser capturada y no es uno de los siete hurones antepasados que se habían usado para la preservación de la especie.

No te pierdas: Focas descansan en la playa después de parir miles de cachorros

El Departamento de Caza y Pesca de Wyoming conservó los genes de Willa y sus muestras de tejido se transfirieron al zoológico congelado de San Diego Zoo Global, en 1988.

Un estudio genómico reciente sugirió que el genoma de Willa contenía “tres veces más variaciones únicas que la población viva”, de acuerdo con la información difundida por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre.

Eso significa que, si Elizabeth Ann se aparea y se reproduce con éxito, podría proporcionar una diversidad genética única a la especie, lo que ayudaría con los esfuerzos de conservación.

¿CUÁNTOS TIPOS DE CLONACIÓN EXISTEN?

El Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI) explica en su sitio web que existen tres tipos diferentes de clonación artificial: genética, reproductiva y terapéutica.

En la clonación reproductiva, que es la forma en que se clonan los animales, los investigadores toman “una célula somática madura” del animal que desean copiar, por ejemplo, una célula de la piel.

El ADN de la célula somática del animal donante se transfiere a un óvulo al que se le ha extraído el núcleo que contiene ADN, ya sea inyectándolo en el óvulo vacío o utilizando una corriente eléctrica para fusionar toda la célula somática con el óvulo vacío.

Cualquiera que sea el proceso, se permite que el óvulo se desarrolle en un embrión, en etapa temprana, en un tubo de ensayo, antes de que se implante en el útero de una hembra adulta, que luego da a luz a “un animal que tiene la misma estructura genética del animal que donó la célula somática”. Ese animal joven es denominado “clon”.

Te interesa: ¿Perros azules vagando cerca de una planta química abandonada? Esto es lo que sabemos

Los científicos han utilizado el proceso para clonar una variedad de animales en los últimos 50 años, incluidos gatos, ciervos, caballos, conejos, ratas, vacas, ovejas y un mono rhesus.

Los primeros ratones genéticamente idénticos se produjeron en 1979. Un avance más famoso se produjo en 1996 cuando un equipo clonó con éxito el primer mamífero utilizando una célula somática de una oveja de seis años. El clon fue conocido como Dolly.

Si bien la clonación se usa a menudo en los cuentos de ciencia ficción, los expertos de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) dicen que el proceso no es nuevo y que también se utiliza para duplicar plantas.

“La percepción pública sobre la clonación proviene de libros y películas de ciencia ficción. Algunas personas creen incorrectamente que los clones brotan completamente formados o se cultivan en tubos de ensayo. Este no es el caso”, explica la FDA en una hoja informativa.

“Los clones nacen como otros animales. Son similares a los gemelos idénticos. Solo que nacen en diferentes momentos. Así como los gemelos comparten el mismo ADN, los clones tienen los mismos genes que el animal donante. Un clon no es un mutante. Tampoco es una versión más débil del animal original”. N

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek