Lockdown de Shanghái por el Covid-19: personal de Carrefour duerme en el supermercado para mantener el abastecimiento

·4  min de lectura
Controles de coronavirus en el distrito de Jing'an, en Shanghái. (Photo by Hector RETAMAL / AFP)
HECTOR RETAMAL

SHANGHÁI.- Para preparar los más de 3000 pedidos de verduras, carne y productos esenciales que su supermercado Carrefour envía todos los días a los residentes de Shanghái, encerrados por las medidas para frenar el brote de Covid-19, la gerente Zhang Wei se despierta a las 5 después de una noche en una bolsa de dormir en el piso de su oficina.

Zhang y 43 miembros del personal se han atrincherado dentro de la tienda en el suburbio occidental de Xujing, en Shanghái, desde el 1 de abril, aislados del mundo exterior mientras trabajan largos días para cumplir con los pedidos online desde los complejos de viviendas vecinos.

Su sucursal de Carrefour es una de las más de 1000 tiendas de comestibles abiertas durante el cierre de Shanghái, aunque con estrictos requisitos para evitar la propagación del Covid-19. El gobierno de la ciudad china está tratando de aumentar el número de tiendas abiertas.

No hay tiempo para descansar, estamos ocupados todo el día, incluso durante las comidas. Si los miembros del comité vecinal se presentan para recolectar pedidos o tienen una solicitud, los ayudaremos de inmediato”, dijo Zhang a Reuters por videollamada, antes de acostarse en su oficina después de una jornada laboral de 19 horas para una breve noche de sueño.

Shanghái encerró a prácticamente todos sus 25 millones de residentes en sus hogares a principios de abril después de que los casos de Covid-19 comenzaran a aumentar.

Testeos de coronavirus en el distrito de Pudong, en Shanghái. (Photo by LIU JIN / AFP) / China OUT
LIU JIN


Testeos de coronavirus en el distrito de Pudong, en Shanghái. (Photo by LIU JIN / AFP) / China OUT (LIU JIN/)

Las empresas, desde fábricas hasta firmas de servicios financieros, pueden permanecer abiertas solo bajo “gestión de ciclo cerrado”, lo que implica vivir en el lugar, desinfectar las instalaciones y los productos cada pocas horas y dar negativo para el coronavirus todos los días, ya que China intenta eliminar toda transmisión del virus.

Shanghái se apega a las aperturas de “circuito cerrado”, incluso cuando el número de casos nuevos tiende a la baja y alienta a más empresas, especialmente aquellas en el servicio de alimentos, a reabrir, un arreglo que tiene limitaciones, ya que muchos trabajadores no pueden dejar a sus familias y las cadenas de suministro son interrumpidas.

Restricciones

En Zhang’s Carrefour, menos de la mitad de los 110 empleados habituales están trabajando actualmente. Es posible que pueda traer más personal o reemplazar a algunos trabajadores pronto debido a la reciente relajación de algunas restricciones de movimientos, pero queda poca claridad sobre cuándo terminará el cierre de la ciudad y cuánto tiempo más Zhang y su personal deberán dormir en la tienda.

Más de la mitad de las 30 tiendas de Carrefour en Shanghái están abiertas para pedidos online. La cadena, que en China es propiedad mayoritaria del minorista de productos electrónicos Suning.com, espera tener abiertas la mayoría de las demás tiendas para el sábado.

Testeos de coronavirus en Shanghái. (Photo by LIU JIN / AFP) / China OUT
LIU JIN


Testeos de coronavirus en Shanghái. (Photo by LIU JIN / AFP) / China OUT (LIU JIN/)

La dificultad para conseguir comida ha sido la mayor queja entre los residentes de Shanghái, aunque la situación está mejorando gradualmente a medida que abren más tiendas y más mensajeros salen a la calle.

A medida que pasan las semanas, Zhang ha notado un aumento en la demanda de artículos de primera necesidad, como leche en polvo para bebés y pañales para adultos.

Zhang, que se unió a Carrefour hace 16 años en la provincia de Yunnan, dijo que a pesar de las largas horas, el personal se mantuvo optimista y vio su trabajo como una responsabilidad social.

Zhang, de 38 años, y su equipo pasan sus días hablando con los funcionarios del vecindario sobre los artículos que quieren los residentes, empacando artículos para que los funcionarios los recolecten y distribuyan en un área donde viven aproximadamente 210.000 personas.

Cada miembro del personal tiene su propio rincón para dormir en la tienda de tres niveles, y algunos duermen en carpas para tener privacidad. Carrefour les ha proporcionado equipo de protección, como trajes contra materiales peligrosos, y ha duplicado sus salarios. Afortunadamente, hay duchas.

“Hemos visto cómo la primavera se convierte en verano”, dijo Zhang, que planea regresar a Yunnan para visitar a sus padres una vez que termine el cierre, cuando sea que eso suceda. “Pero definitivamente me quedaré hasta el final, sin importar cuándo termine la epidemia”, dijo.

Agencia Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.