Lo que tus asesores financieros nunca te contaron sobre el dinero

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Comprender nuestra relación emocional con el dinero es clave para alcanzar el bienestar financiero. (Getty Images)
Comprender nuestra relación emocional con el dinero es clave para alcanzar el bienestar financiero. (Getty Images)

El dinero es mucho más que el papel moneda o el saldo en una cuenta bancaria. ¿Quién no ha sentido alivio al recibir un pago cuando los números se aproximaban al rojo? ¿O quién no se ha sentido esperanzado y ha hecho planes al recibir un aumento de sueldo o concretar un buen proyecto?

El impacto que tiene el dinero en nuestras vidas es innegable. Pero la relación del dinero con las emociones es bidireccional. Los rasgos de personalidad, la educación, el entorno cultural y las experiencias desde la infancia también incidirán en el desarrollo de la vida financiera.

Otro aspecto que no podemos dejar afuera son las circunstancias históricas que acompañan la vida productiva. Desde la llegada de la pandemia, la situación económica mundial se ha deteriorado y ha hecho que las economías individuales se hayan vuelto borrascosas.

Los científicos han señalado la relación directa las dificultades financieras con el declive de la salud mental. Un estudio de la firma Northwestern Mutual encontró que el 68% de los estadounidenses se sentía satisfecho con su situación financiera, pero también reconoció que experimentaba emociones negativas con regularidad. Al pensar en dinero, un 54% dijo sentir ansiedad, el 52 % inseguridad y el 48 % miedo.

El trabajo de un terapeuta financiero

Es común tener miedo a no tener suficiente o a parecer ignorante o estúpido a la hora de invertir. También es frecuente que las personas exitosas teman ser envidiadas o criticadas por su bienestar.

Lo primero es hacer un esfuerzo consciente por identificar y aceptar esas emociones vinculadas a tu situación financiera. Si reconocemos lo que sentimos, evitaremos que las emociones nos dominen y anulen las decisiones racionales. Las actitudes impulsivas no son buenos aliadas a la hora de resguardar y multiplicar tu patrimonio.

(VIDEO) 9 claves para fortalecer tu salud financiera

La terapeuta financiera Lindsay Bryan-Podvin asegura que el mundo digital está lleno de consejos de asesores en finanzas personales que repiten una serie de normas sobre cómo debemos manejar adecuadamente nuestro dinero.

El problema con ese enfoque es no toman en cuenta el lado humano de la persona que tiene dificultades con sus comportamientos financieros. “La mayoría de nuestras decisiones sobre el dinero son emocionales”.

Alrededor de los siete u ocho años ya tenemos creada “nuestra historia monetaria” sobre la que fundamentaremos nuestra relación con el dinero. Bryan-Podvin no habla sobre temas de presupuestos ni escasez, sino lo que creemos que podríamos ganar, lo que podemos gastar.

Cuando revisamos nuestra infancia, lo que intentamos dilucidar es la maneras que aprendimos en ese momento para mantenernos seguros. Recordar cuáles fueron los mensajes que captamos de nuestro entorno sobre el dinero nos dará pistas sobre las motivaciones de nuestras decisiones en la vida adulta.

Las conductas de gastos ilógicas proliferan por doquier. La familia que se endeuda en las vacaciones al comprar en el extranjero una acción en un resort de tiempo compartido sin tener ahorros ni una casa propia. Los padres que financian estudios privados de sus hijos con préstamos personales a tasas muy elevadas. La pareja que usa el dinero ahorrado para la cuota inicial de su primera vivienda en la ostentosa celebración de su boda.

En artículo en VOX, la terapueta financiera explicó que esas personas no hicieron nada malo. Sólo tomaron decisiones financieras basadas en sus sentimientos sin tener consciencia de ello y sin evaluar si estaban usando su dinero exactamente cómo en realidad desearían hacerlo.

Es necesario hacer un ejercicio de reflexión para determinar qué sientes cuando pagas con tu tarjeta de crédito, o cuando te hacen un reembolso de los impuestos, o realizas una negociación en el trabajo. ¿Ese tipo de transacciones te hace sentir tranquilo, ansioso o preferirías evitarlas?

Recomendaciones

Bryan-Podvin recomienda anotar durante una semana las emociones asociadas a las diferentes situaciones financieras, como las emociones cuando compras ropa en línea, sales de copas con los amigos, debes pagar una deuda.

Al final de la semana, revisa tus notas para identificar patrones que podrían decirte algo sobre su relación con el dinero. Toda la información será provechosa, aunque descubras que te avergüenza pedir el pago del alquiler a tu compañero de piso o que sientes angustia después de un largo día de compras.

La terapeuta también aconseja no abrazarte a reglas obsoletas de planificación presupuestaria porque podría ser contraproducente si no obtiene resultados. Coloca como ejemplo, la regla de que no se debe destinar más del 30% de los ingresos mensuales en el alquiler de una vivienda. Ese porcentaje fue calculado según los datos de la economía de Estados Unidos en 1979 y es posible que tu situación personal o la de tu país sea muy distintas a las variables tomadas en cuenta para recomendar ese porcentaje.

Practica la autocompasión financiera, al aceptar que todos cometemos errores financieros y que no es el fin del mundo. Eso te ayudará a ser más amable contigo mismo, reconocer tus fallas y seguir adelante.

No te dejes arropar por la vergüenza y pide ayuda si necesitas ordenar tus cuentas. Es posible que ignores herramientas que te ayudarían a mejorar tus finanzas y conozcas a alguien que puede darte una mano.

Celebra tus logros monetarios y aplaude la consecución de metas, como pagar el saldo completo de una tarjeta de crédito o abrir un fondo de jubilación. Mira hacia dentro y reflexiona sobre cómo te sientes al lograr objetivos financieros. Acepta que te sientes orgulloso de tus avances, tranquilo o contento.

Lo que buscamos es reconstruir nuestra relación con el dinero para tener unas finanzas personales más saludables.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Dinero y personalidad: ¿Sabes cuál es tu tipo?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.