Lo que debes saber sobre la 'bomba meteorológica' que congela a EEUU

Estados Unidos se encuentra bajo los efectos de un peculiar fenómeno meteorológico de nombre apocalíptico que llevará “temperaturas tremendamente frías” en la costa este del país, desde Maine hasta Florida.

Christopher Evans/Boston Herald/Polaris/Vía The Telegraph

Se trata de la “bombogénesis”. La palabra es una combinación de ciclogénesis, que describe la formación de un ciclón o una tormenta, y bomba, por la rapidez con que “detona”.

¿Qué es entonces la bombogénesis que provoca esta tormenta invernal? Se trata de un nombre rimbombante para un huracán invernal, que se forma a través del proceso llamado bombeogénesis. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, esto “ocurre cuando un ciclón de latitudes medias se intensifica rápidamente” o disminuye rápidamente a la presión atmosférica, lo que marca el fortalecimiento de la tormenta.

Cuando un masa de aire frío colisiona contra una caliente “el contraste térmico extremo entre las temperaturas atmosféricas muy frías sobre la tierra y una corriente inusualmente cálida cercana al Golfo sin duda sienta las bases para un potencial impresionante de fortalecimiento de la tormenta”, dijo Daniel Swain, un científico del clima radicado en UCLA.

La bombogénesis se produce cuando la presión barométrica central de una tormenta cae al menos 24 milibares en 24 horas. Cuanto menor es la presión, más poderosa es la tormenta.

Esa es la causa de que en Tallahassee, la capital de Florida, este miércoles las temperaturas fueran más bajas que las de Anchorage, Alaska, y la ciudad vio una nevada mensurable por primera vez desde 1989, dijo Ricardo Humphreys, un meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional.

En total, 41 millones de personas viven en el área afectada por la tormenta.

El resultado serán nevadas, fuertes vientos y un frío que no se ha visto en algunos lugares desde principios del siglo XX por lo menos. La velocidad de los vientos podría ser comparable nada más y nada menos que a un huracán categoría 3, más poderoso que cuando Sandy azotó las costas de Nueva Jersey en 2012.

En lugar de romper los récord diarios de temperatura, como ha pasado ya en docenas de ciudades, los registros de temperaturas frías de todos los tiempos se verán amenazados los viernes, sábados y domingos.

En Carolina del Sur, las carreteras quedaron cubiertas por un manto de nieve y la patrulla de carreteras pidió a las personas que extremen sus precauciones y eviten conducir si no es necesario:

En Nueva York se cree que las temperaturas estarán en dígitos simples de grados Fahrenheit el sábado y los mínimos nocturnos en el área metropolitana pueden caer debajo de cero y otras áreas del noreste pueden experimentar descensos similares.

A partir del martes por la mañana, el Servicio Meteorológico Nacional pronosticaba 2 a 4 pulgadas de nieve en la ciudad de Nueva York desde la tormenta del miércoles por la noche hasta el jueves, pero tales cantidades pueden tener que aumentar dado el desplazamiento de la tormenta hacia el oeste.

En la capital floridana esperaban hasta 0,7 pulgadas de nieve, una cifra ya de por sí inusual en el Estado del Sol.

El clima frío se ha relacionado con la muerte de al menos 19 personas en el país desde el 26 de diciembre.