Lo bueno, lo malo y lo feo de mezclar la política con el arte: famosos se enfrentan por la crisis venezolana

Roger Waters  defiende al mandatorio venezolano Nicolás Maduro y dice que Estados Unidos desea dar un golpe en Venezuela (Foto  Folhapress)

La onda expansiva de la crisis venezolana llegó al mundo del arte.

El compositor británico Roger Waters, respetado en el mundo de la música por ser uno de los fundadores de la banda PInk Floyd, sorprendió la semana pasada a sus seguidores por respaldar al mandatario Nicolás Maduro y rechazar el apoyo de Estados Unidos a un gobierno de transición en Venezuela.

Sus fans han colgado decenas de comentarios aplaudiendo o rechazando la nueva postura política del creador del legendario album The Wall, una obra vanguardiasta grabada en 1979 en la que ofreció una mirada íntima y colectiva de los devastadores efectos de la guerra y la sociedad de consumo.

El apoyo de Waters a la Revolución Bolivariana es la más reciente adhesión de una larga lista de personalidades que han expresado su simpatía por un proceso político que algunos consideran una panacea y otros una pesadilla que ha llevado al 90 % de los venezolanos a la pobreza y unos 3 millones al exilio.

LEER MÁS: Colombia prohíbe la entrada a un cantante venezolano por su cercanía con Maduro

El cineasta Oliver Stone y los actores Sean Penn, Dany Glover, Kevin Spacey, Benicio del Toro, Susan Sarandon y Tim Robbins fueron algunas de las personalidades que visitaron Venezuela para ser testigos de “la revolución bonita” en el pico de la popularidad del presidente Hugo Chávez.

Más que un respaldo político, Hollywood tenía los ojos puestos en los proyectos de la Fundación Villa del Cine, creada por Chávez en 2006 con la idea de convertir al país en productor cinematográficos de referencia en América Latina. A doce años de su creación, el sueño de construir una CineCittà caribeña se ha desvanecido en medio de una crisis económica sin precedentes, mientras que las rutilantes estrellas de Hollywood brillan por su ausencia.

Pero en las buenas épocas de la revolución, las relaciones del fallecido presidente con la farándula eran tan buenas que hasta se rumoreó que tuvo un romance con la super modelo Naomi Campbell.

Entre los famosos que apoyaron a Chávez y ahora respaldan a Maduro está el polémico futbolista argentino Diego Armando Maradona, quien ha sido invitado a Caracas para animar eventos políticos.

Desprecio total

Del otro lado de la balanza están los artistas detractores de la revolución. Alejandro Sanz fue uno en los primeros músicos internacionales en adversar públicamente a la revolución cuando declaró en 2004 que no le gustaba Chávez. El líder bolivariano se cobró el desagravio al prohibir una presentación del cantante español en 2007 en un concierto en Caracas que no sólo se había promocionado sino que tenía las entradas agotadas.

LEER MÁS: Juanes se pronuncia por un cambio pacífico en Venezuela

Pero a los revolucionarios no son buenos aceptando el rechazo. Maduro convocó a sus partidiarios a recoger firmas luego de la cancelación de un concierto en la ciudad colombiana de Cúcuta del merenguero Omar Enrique por su presunta vinculación con el chavismo.

La polifacética Madonna ha expresado sus opiniones religiosas y políticas desde sus inicios. Y el caso de Venezuela no fue la excepción. Durante las manifestaciones civiles de 2017 contra Maduro, que dejaron unos 157 muertos, 3000 heridos y 1500 encarcelados,la artista estadounidense publicó un video que incluyó imágenes de la represión policial en las calles de Venezuela.

Miguel Bosé, Juanes, Carlos Baute, Franco de Vita, Ricardo Montaner, J Balvin, Luis Fonsi han expresado desde hace años su rechazo al gobierno revolucionario. Y algunos de ellos se han sumado de manera activa a appoyar las convocatorias realizadas por la Asamblea Nacional de Venezuela en respaldo de Juan Guaidó, el diputado que asumió la presidencia interina con el propósito de crear un gobierno de transición y convocar elecciones transparentes y libres.


Lo que dicen los fans

Las expresiones políticas de los artistas tienen un efecto inmediato en sus admiradores. Los seguidores que coinciden con las opiniones de sus estrellas agradecen su respaldo e incrementan las expresiones de afecto hacia sus ídolos. Pero cuando el credo de los artistas difiere con el de la audiencia, las redes sociales se llenan de manifestaciones de tristeza y decepción.

Algunos sugieren que las figuras del espectáculo deberían abstenerse de hablar de política para no romper el corazón de sus admiradores.

LEER MÁS: Sanz, Fonsi y otros llaman a venezolanos a “resistir” contra Maduro

El periodista del Washington Post, Eugene Scott , argumentó que desvincular el arte de la política no siempre es posible debido a la propia naturaleza de los artistas y a la función que desempeñan en la sociedad. “Son esas otras identidades como su género, su religión, su raza lo que generalmente inspira su arte”. Los artistas se convierten en la voz de muchos votantes que no se sienten representados por sus legisladores, agregó.