Lo abandonaron hace 64 años en una cabina telefónica y una prueba de ADN resolvió el misterio de su origen

Era una mañana gélida de enero de 1954 cerca de Lancaster, Ohio, cuando dos repartidores de pan escucharon el llanto de un bebé. Provenía de una cabina telefónica.

Allí hallaron a un “niño pequeño de ojos azules” envuelto en mantas dentro de una caja de cartón en la cabina telefónica a la salida de Yielky’s Drive-In, según el relato del diario Lancaster Eagle-Gazette en ese momento.

No se sabía cuánto tiempo había estado allí. El bebé estaba muy frío al tacto, al igual que la botella de leche que le quedaba en la caja.

Decenas de personas intentaron ayudar a la policía a resolver el misterio y otras decenas, de adoptarlo. El niño en efecto pasó al cuidado de una familia, y no supo dónde que lo habían encontrado en la calle hasta la adolescencia. Sus padres adoptivos le llamaron Steve Dennis.

Cuando le contaron la historia, Dennis acudió al lugar, pero no encontró nada que aportara sobre su origen, y realmente no le dio demasiada importancia.

Sin embargo, cuando sus hijos, de 14 y 18 años, comenzaron a indagar sobre sus orígenes, el quiropráctico retirado decidió enviar una muestra de ADN al sitio Ancestry.com, que ya ha ayudado a muchas personas a contactar a familiares e incluso tuvo un papel en la identificación del presunto Asesino del Golden State.

Tres meses después de hacerse la prueba de ADN, una prima lo contactó.

Me dijo: ‘Sabes, creo que sé quién es tu madre'”, dijo Dennis en una entrevista en video publicada por Arizona Republic. “Hemos escuchado a lo largo de nuestras vidas que había un bebé con el que estábamos emparentados y que quedó en una cabina telefónica. Fue como un secreto oculto'”.

Captura de una entrevista del  Lancaster Eagle-Gazette con Steve Dennis.

La prima lo puso en contacto con su media hermana, quien luego contactó a su madre, dijo Dennis. Para entonces la mujer tenía 85 años, vivía en Baltimore y al principio tuvo dificultades para recordar todos los detalles. Pero lentamente, “semana a semana”, comenzaron a aflorar algunas memorias.

Por teléfono, la anciana le contó que dio a luz a los 18 años, pero el padre del niño le dio un ultimátum: solo se casaría con ella si dejaba al bebé. En un viaje a Ohio desde Kentucky, donde nació Dennis, supuestamente el hombre tomó la decisión, se llevó al bebé y lo abandonó.

Después, sin embargo, desapareció.

“Nadie sabe a dónde fue. Entonces estas hermanas son medio hermanas. Pero para mí eso es mucho, porque considerando que crecí como hijo único, es mejor que nada”.

Dennis dijo que viajará a Baltimore para conocer a su madre biológica a fines de este mes y “asimilaré todo lo que ella me diga y lo dejaré así, porque no puedes molestar a una mujer de 85 años, por supuesto”.

Le habría gustado conocer la fecha exacta de su cumpleaños, dijo, pero le dijeron que la anciana no la recuerda.