Lluvias en Argentina son una "bendición" para maíz y soja, llegan tarde para el trigo

In an Argentine field, green shoots mask scars of drought

Por Maximilian Heath

BUENOS AIRES, 2 nov (Reuters) -Las lluvias de entre 50 y 60 milímetros que cayeron en las últimas horas en la principal zona agrícola de Argentina son una "bendición" que permiten que continúe mejorando el estado del maíz y que los agricultores inicien la siembra de la soja, dijo el jueves la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Las precipitaciones se suman a los hasta 30 milímetros de agua que cayeron en la región durante el fin de semana y el promedio de 45,5 milímetros caídos la semana anterior, ayudando a dejar en el pasado una sequía que afectó al corazón agrícola argentino durante el invierno y el inicio de la primavera austral.

Argentina es uno de los dos principales exportadores de aceite y harina de soja, y el tercero de maíz.

"Las recientes lluvias han sido un bálsamo para calmar la ansiedad que se había instalado entre los productores", dijo la BCR, que señaló que "el maíz ha respondido bien a las recientes precipitaciones", haciendo referencia a lotes sembrados entre octubre y septiembre que necesitaban urgentemente agua.

En su reporte semanal de cultivos publicado el jueves, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BdeC) dijo que por las lluvias el 86,7% del área sembrada con maíz presentaba condiciones entre normales y buenas, 10,3 puntos porcentuales más que hace una semana.

Con respecto a la soja, la Bolsa de Rosario señaló que "estas lluvias eran cruciales. Ahora, con el suelo más húmedo, la siembra de soja puede retomarse con optimismo".

A su vez, la entidad detalló que para las próximas semanas espera condiciones climáticas más secas, con una mayor presencia del sol primaveral, lo que espera que potencie el efecto positivo de las precipitaciones.

Los agricultores llevan sembrado cerca de un cuarto del área prevista para el maíz 2023/24, cuya cosecha está prevista en 56 millones de toneladas, según la BCR. En cambio, está comenzando la implantación de la soja 2023/24, que la Bolsa de Rosario estima dará una producción de 50 millones de toneladas.

TARDE PARA EL TRIGO

En el caso del trigo, las precipitaciones llegaron demasiado tarde para las plantas, que atravesaron etapas de desarrollo clave en medio de condiciones climáticas adversas, señaló el jueves la BdeC, que recortó en 5% su estimación de cosecha, a 15,4 millones de toneladas.

"Pese a la llegada de las lluvias en las últimas semanas, el aporte de las mismas no logra compensar los daños producidos por las heladas y por la sequía que atravesó el ciclo del cultivo durante los meses de invierno", explicó la Bolsa de Buenos Aires.

La estimación de la Bolsa de Rosario para la producción de trigo 2023/24 es aún más baja, de 14,3 millones de toneladas.

Argentina es un importante exportador mundial del cereal y Brasil es el principal destino de los embarques del grano.

(Reporte de Maximilian Heath; Editado por Walter Bianchi y Lucila Sigal)