Lluvias en el oriente de Yucatán dejan inundaciones y caída de árbole

·2  min de lectura

TIZIMIN, Yuc., abril 22 (EL UNIVERSAL).- Las fuertes lluvias que se han dejado sentir en las últimas horas en el sur y oriente de Yucatán causaron la caída de árboles, inundaciones en cultivos y suspensiones en el suministro de energía eléctrica.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en el cono sur de la entidad, se registraron lluvias que dejaron hasta 66 milímetros de agua, derivados de la vaguada con frente frío, cuyos efectos se sienten en gran parte del territorio yucateco desde el domingo pasado.

Las familias de Pocoboch, comisaría del municipio de Calotmul, al oriente de Yucatán, reportaron escurrimientos y pasantes de agua, provenientes de zonas altas del estado, que superaron el medio metro, por lo que sus hogares, animales de traspatio, huertos y cultivos se vieron afectados.

En los caminos y carreteras aledañas, se retiraron árboles y ramas caídas, mientras que brigadas recorrieron casas ubicadas en terrenos ejidales.

También, se distribuyeron despensas y fardos de lámina, y se ofreció refugio a las y los residentes, aunque algunos optaron por trasladarse.

De igual forma y ante la posible pérdida de gallinas, borregos, colmenas, cultivos de calabaza y sorgo, la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) envió personal para evaluar los daños.

Por su parte, el Instituto de Infraestructura Carretera (Incay) ya se encuentra en la zona, para conocer el estado de los caminos y establecer las acciones a seguir.

En Tizimín, el Ayuntamiento de esta ciudad reportó que el miércoles por la noche se quedó sin energía eléctrica varios sectores de la población, por lo que la Unidad Municipal de Protección Civil trabajó en forma coordinada con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para restablecer el servicio.

Asimismo, agentes de la Policía Municipal y Servicios Públicos se dedicaron hasta horas de la madrugada de este jueves para retirar ramas, anuncios y varios árboles que fueron derribados por las fuertes ráfagas de viento que dejó ese mal tiempo.