Lluvias derrumban parte de la fachada del Templo de Tihosuco

·3  min de lectura

CANCÚN, QR., junio 19 (EL UNIVERSAL).- La parte inferior de la fachada de la Capilla del Niño Jesús, un antiquísimo templo localizado en el poblado maya de Tihosuco, bastión de la Guerra de Castas en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, colapsó debido a cuatro días de intensas lluvias que reblandecieron su estructura.

Este importante monumento histórico en Quintana Roo ya se encontraba deteriorado. Durante los combates de la Guerra Social Maya (1847 y 1901), entre indígenas y el Ejército mexicano, el poblado fue incendiado; el templo quedó prácticamente en ruinas debido al fuego de la artillería o la explosión de pólvora, lo cual dejó su fachada, parcialmente destruida.

Tihosuco quedó abandonado durante más de 50 años, hasta que fue repoblado. El templo ha permanecido como quedó entonces por su valor histórico, que lo sitúa como "la iglesia fortaleza", símbolo de resistencia, capacidad de recuperación y fe del pueblo maya, pero se han realizado trabajos de estabilización del inmueble, limpieza, mantenimiento, consolidación y restitución de sus acabados.

El templo forma parte de las 31 edificaciones que integran el decreto que declaró a Tihosuco como "Zona de Monumentos Históricos", publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el ocho de marzo de 2019.

El agosto del 2020 se reanudaron los trabajos para restaurar parte de un costado del edificio y de la fachada del cementerio -no del templo- lo que incluyó la pintura de los muros, preparada con cal y utilizando técnicas especiales. La entrega de estas obras fue hecha en diciembre de ese año.

La madrugada de ayer viernes, parte de la estructura frontal inferior se derrumbó, luego de cuatro días de intensas lluvias que reblandecieron la estructura.

Autoridades y especialistas del Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Quintana Roo acudieron al lugar para realizar la inspección correspondiente y evaluar la magnitud de los daños.

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el INAH, informaron que el edificio está asegurado y que se está a la espera de que los evaluadores y ajustadores comiencen las primeras acciones de restauración y estabilización del inmueble la próxima semana.

Posteriormente se evaluará un proyecto para la restauración, restitución o reconstrucción de la parte colapsada.

"Los fenómenos naturales que originan siniestros a causa de sismos, incendios, inundaciones, huracanes, etcétera, inevitablemente ponen en riesgo el patrimonio histórico y arqueológico.

"Asimismo, es pertinente aclarar que los trabajos efectuados recientemente en el inmueble histórico, con recursos del INAH y Fondo de Apoyo a Comunidades para Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos (Foremoba), fueron en un área distinta a la afectada, y además de realizarse de manera completa y respetuosa de los valores del edificio, cumplieron con su función de proteger y dar soporte al monumento", se indicó.

En septiembre de 2019 la Secretaría Estatal de Turismo (Sedetur), obtuvo un millón de pesos provenientes del Foremoba y el gobierno de Quintana Roo aportó dos.

El total se invirtió en el resane de muros, la consolidación de la pintura, trabajada con cal; la restauración de puertas de madera, la rehabilitación de pisos y techos; el remozamiento de paredes internas y externas y la introducción de iluminación arquitectónica tipo LED RGB, obras que iniciaron al siguiente año, a propósito del 173 Aniversario de la Guerra Social Maya o Guerra de Castas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.