Ordenan evacuar localidad de California donde residen Enrique y Meghan

La localidad californiana de Montecito, hogar del príncipe británico Harry y su esposa Meghan Markle, fue objeto el lunes de una orden de evacuación debido a temores de que deslizamientos de tierra puedan soterrar las casas.

Se espera que Montecito, con unos 9.000 habitantes y lugar favorito de celebridades como Oprah Winfrey y Jennifer Aniston, reciba unos 200 milímetros de lluvia en 24 horas, sobre laderas ya anegadas por semanas de aguaceros.

Las autoridades de emergencia en la ciudad ubicada a 90 minutos de Los Ángeles instaron a abandonar la zona.

"¡VÁYANSE YA! Esta es una situación que evoluciona rápidamente. Preste mucha atención a las alertas de emergencia", dijo el departamento de bomberos en su sitio web.

La ciudad con multimillonarias propiedades es especialmente vulnerable a los deslizamientos de tierra, pues se encuentra al pie de una cadena montañosa que fue escenario de un incendio hace cinco años que arrasó centenares de kilómetros cuadrados que despojaron las laderas de la vegetación que normalmente mantiene el suelo firme.

Un periodista de la AFP dijo que se habían establecido controles policiales para evitar que la gente ingrese a la ciudad, con varias las calles inundadas. Los residentes abandonaban la zona.

La expresentadora Ellen DeGeneres publicó un video en Twitter de un arroyo embravecido. "Esto es una locura", dijo a sus seguidores.

"El arroyo que hay junto a nuestra casa nunca fluye. Está probablemente a unos nueve pies (2,7 metros) de altura, y va a subir otros dos pies (más de medio metro)".

No estaba claro cuántos de los residentes del pueblo, entre los que también se encuentran Larry David, Gwyneth Paltrow, Katy Perry y Rob Lowe, atendieron la orden de evacuar.

- Desfile de ciclones -

La orden de evacuación de Montecito se produjo en momentos en que California recibe el azote de una serie de tormentas que ya dejan 12 muertos.

Se emitieron advertencias para varias regiones del llamado estado dorado que sufre con las precipitaciones incesantes de las últimas semanas.

"Se esperan dos grandes eventos de lluvias torrenciales y que fuertes nevadas de las montañas afecten a California en rápida sucesión durante los dos próximos días en conexión con dos de los ciclones más enérgicos y cargados de humedad que apuntan directamente hacia California", dijo el Servicio Nacional de Meteorología (NWS).

Las lluvias seguirán este martes, bañando la porción seca del sur del estado, mientras que las montañas de la Sierra Nevada podrían recibir hasta 1,8 metros de nieve.

El gobernador Gavin Newsom comunicó declaró estado de emergencia la semana pasada.

"Creemos que lo peor aún está por venir", dijo Newsom a los medios.

El gobernador había pedido el domingo pidió un decreto presidencial de emergencia para su estado, algo que Joe Biden aprobó el lunes, cuando unos 80.000 permanecían sin servicio eléctrico.

"El efecto acumulativo de las lluvias torrenciales sucesivas llevará a más inundaciones", advirtió el servicio meteorológico.

"Esto incluye rápidos ascensos del agua, deslaves y la posibilidad de grandes crecidas de ríos. Los terrenos susceptibles y zonas cercanas a incendios recientes serán las más expuestas al riesgo por flujos de escombros y corrientes rápidas".

Aunque no es inusual ver fuertes lluvias en California durante el invierno, las precipitaciones actuales llegan tras una intensa sequía que resecó el oeste de Estados Unidos durante más de dos décadas, lo que también conllevó a un gran aumento de incendios forestales, en cantidad e intensidad.

Los científicos dicen que estos cambios drásticos del clima, con lluvias y sequías más intensas, son producto del cambio climático.

En San Francisco, las tormentas dejaron la semana pasada dos muertos y miles de personas sin electricidad.

hg/pr/cjc/atm/ag/zm/yow