La lluvia trajo un relativo alivio al campo y también algunos daños por granizo

Pedro Lacour
·4  min de lectura

La situación de los cultivos de soja y maíz en la región central del país, que venían necesitando nuevas precipitaciones frente a las altas temperaturas de la semana pasada, tuvo un relativo alivio en los últimos días. Según especialistas, las lluvias que se registraron en la zona núcleo, con algunos lugares que acumularon de 50 a 100 mm y más también, permitirían frenar el deterioro en los lotes de soja de primera y maíz temprano, que están en etapas críticas, y mejorarían el escenario para la siembra tardía. En tanto, en algunas regiones del sudeste cordobés se registró caída de granizo que provocó la pérdida de lotes.

"Se registraron precipitaciones en casi toda el área agrícola, con volúmenes abundantes en algunos casos, lo cual es muy importante a esta altura de la campaña", comentó Esteban Copati, jefe de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

"La situación por ahora no permite prever grandes chances de recuperación sobre lo que está perdido, pero sí por lo menos frenan el deterioro, sobre todo en Santa Fe y el este de Córdoba, donde hay mucha siembra temprana, aunque la soja de primera ya está en etapa crítica y el maíz temprano también", señaló a LA NACION.

Si el clima ayuda: el campo aportará casi US$7000 millones más que en 2020

Copati destacó que las lluvias mejoran mucho el panorama para todo lo que es la siembra tardía de maíz y para la soja de segunda, que ya se encuentran finalizando el ciclo, y se ubican sobre todo en la zona de Córdoba. Y remarcó la importancia de las precipitaciones en la provincia de Buenos Aires, ya que algunos sectores necesitaban recargar los perfiles.

Según datos de la Administración Provincial de Recursos Hídricos (Aprhi) de Córdoba, en la localidad de Marcos Juárez las lluvias acumuladas bordearon los 110 milímetros. A su vez, cayeron 87 milímetros en Justiniano Posse, 57 en Canals, 53 en Wenceslao Escalante, 49 en Ordóñez y 43 en Los Surgentes.

La semana pasada, la red de estaciones meteorológicas de la Bolsa de Cereales de Córdoba midió 85 milímetros en Inriville, 84 en General Baldissera, 64 en Cruz Alta, 56 en Corral de Bustos, 52 en Monte Buey, 50 en Pascanas y 43 en Monte Maíz.

Por su parte, el meteorólogo Leonardo De Benedictis destacó que fue un cambio significativo de las condiciones. "Veníamos de un periodo bastante prolongado de falta de agua. Noviembre, diciembre y enero fueron meses muy malos, especialmente en sectores de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y parte del NEA. No así la Pampa y el sur de Buenos Aires que sí habían recibido lluvias", indicó.

Veníamos de un periodo bastante prolongado de falta de agua, especialmente en sectores de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y parte del NEALeonardo de Benedictis, meteorólogo

"Después de estas lluvias, hay lugares puntuales en los que incluso se acumularon más de 200 mm, algo que se podría considerar hasta excesivo. Lo ideal es que llueva de manera mucho más suave y en un periodo más prolongado. Así y todo, hay sectores de la zona núcleo en donde las precipitaciones no alcanzaron, como en lugares de Entre Ríos en las que cayeron menos de 30 mm", agregó el meteorólogo.

De Benedictis aseguró a LA NACION que las precipitaciones continuarán en la zona central durante estos días: "Las lluvias se cortarán por una semana o dos, un tiempo en el que no va a haber demasiada actividad. Así que viene bien aprovechar esta situación, más allá de los excesos que no dejan de ser puntuales".

Caída de granizo

En algunos lugares las tormentas llegaron con caída de granizo y generaron destrozos. En la madrugada del viernes pasado, una tormenta con fuertes vientos y caída de granizo en algunos lugares provocó importantes daños en zonas rurales de Laborde y Escalante, en el departamento Unión, en el sudeste cordobés.

El fenómeno, según contaron productores a LA NACION, se desató pasada la media noche y generó voladuras de techos en galpones, casas, caída de árboles, entre otros daños.

"A las doce y media se vino el viento y pareció bombardeado el pueblo", graficó a este medio Nicolás Marjan, asesor de la Cooperativa Agropecuaria Unión.

Según describió, en las zonas rurales además de techos de galpones también se registraron daños en equipos de maquinaria agrícola.

En la región hay cultivos de soja y maíz que aguardaban las precipitaciones para mejorar su situación frente a las altas temperaturas de los últimos días.

"Donde pasó la piedra hay daños del 80 al 100%", puntualizó el asesor de la Cooperativa Agropecuaria Unión.

Juan Pablo Ioele, asesor de productor en el sudeste cordobés, contó que también se registró el paso de una manga de granizo en Monte Buey. "Hizo un desastre, fue una manga grande", relató.

"La zona de Inriville, Marcos Juárez y Monte Buey en acumulado desde el jueves hasta ayer tienen entre 160 a 280 mm", expresó Juan Alzapiedi, productor. Agregó que donde cayó piedra hay lotes de soja de primera y de segunda siembra "irrecuperables". Por el lado del maíz, en las siembras tempranas habrá que evaluar el daño generado a las espigas, en tanto que en los de siembras tardías podría haber alguna recuperación.

Con la colaboración de Fernando Bertello