La lluvia no detuvo a británicos y turistas para ver llegar a la reina por última vez a Londres

Carlos III y la familia real recibieron en el palacio de Buckingham a los restos de la monarca, que llegaron de Escocia en un avión militar. A pesar de un tiempo inclemente, miles de personas presenciaron en las calles el paso del cortejo fúnebre.