La lluvia ayuda a los bomberos de California a combatir las llamas y pone fin a ola de calor

·2  min de lectura
Un grupo de bomberos busca focos calientes tras el paso del incendio Fairview cerca de Hemet, California, EEUU.

Por Joseph Ax

10 sep (Reuters) - Una tormenta tropical frente a la costa del Pacífico trajo el sábado temperaturas más frescas y una lluvia muy necesaria al sur de California, poniendo fin a una abrasadora ola de calor y aliviando los temores de que un enorme incendio forestal pudiera amenazar a más residentes.

Las autoridades habían advertido que los fuertes vientos de los restos de la tormenta tropical Kay podrían avivar las llamas del incendio de Fairview, que hasta el viernes había consumido unas 27.000 hectáreas en el condado de Riverside, al este de Los Ángeles, y que sólo estaba contenido en un 5%.

Las fuertes lluvias de la tormenta, mientras tanto, aumentaron la posibilidad de inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra.

No obstante, la lluvia constante ayudó a los bomberos a hacer un progreso significativo durante la noche, según Rob Roseer, un portavoz de Cal Fire, la agencia estatal de lucha contra el fuego. A las 10:50 hora local (1750 GMT), el incendio estaba contenido en un 40%, y no había informes de inundaciones repentinas o flujos de escombros, dijo Roseer.

"Afortunadamente, la lluvia de la tormenta tropical Kay llegó antes de lo esperado y proporcionó un gran alivio a los bomberos", dijo.

Se ordenó a miles de residentes que abandonen sus hogares, aunque a algunas personas que viven al oeste y al noroeste del incendio se les permitió regresar desde el viernes, dijo Roseer. Dos personas murieron como consecuencia del incendio.

Sin embargo, el incendio "Mosquito", al este de la capital del estado, Sacramento, siguió expandiéndose durante la noche. En la mañana del sábado, el había quemado más de 500 hectáreas y estaba contenido en un 0%, dijo Cal Fire.

Se esperaba que las temperaturas máximas en el sur de California se mantuvieran por debajo de los 32 grados Celsius, según los pronósticos, después de días de calor agobiante en gran parte del estado. Las temperaturas alcanzaron un récord de 38,3 grados en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles el viernes, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

(Editado en español por Carlos Serrano)