Llueven críticas a diputado sandinista en Nicaragua por broma sobre COVID-19

Managua, 12 may (EFE).- Un diputado del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) fue blanco de críticas este martes en Nicaragua, luego de colgar en redes sociales un video en el que se le ve haciendo una broma sobre la pandemia de COVID-19, que ha sido minimizada por el presidente Daniel Ortega.

En el video se observa cómo el diputado Melvin Agurcia Perrott, médico de profesión, se ubica detrás de una mujer, se asegura de estar grabando, y la estornuda por el costado izquierdo, a la vez que rocía un líquido sobre su hombro derecho, a lo que ella reacciona con sorpresa, y él comparte risas con sus compañeros.

Las críticas no se hicieron esperar en un país cuyo Gobierno hoy se refirió a la pandemia por primera vez en siete días, para reconocer 25 casos de COVID-19, con 8 muertos, sin explicar los entierros sigilosos a cargo de trabajadores del Estado resguardados por policías, ni el desvanecimiento súbito de las personas en las calles.

“Este ‘mantenido de la patria’ es médico y fue director del Hospital Antonio Lenín Fonseca. ¿Qué les parece la broma?”, criticó uno de los internautas que compartió el video de Agurcia.

“Qué asco de persona. Y cuantos sapos (sandinistas fieles) han muerto ya, y sus líderes se burlan de sus muertes”, se quejó otra persona.

Datos del independiente Observatorio Ciudadano COVID-19 indican que al menos 1.033 personas han sido infectadas con el coronavirus SARS-coV-2 en Nicaragua y que 188 han fallecido por causas relacionadas con la pandemia.

Médicos y científicos independientes han mostrado más confianza en los datos del Observatorio Ciudadano que en los del Gobierno, pues consideran que es imposible que el nuevo coronavirus se comporte en Nicaragua de una manera distinta a la del resto del mundo.

En su defensa, Agurcia dijo que sus críticos son “miserias humanas” y que no tiene pánico de la pandemia.

POSICIÓN SANDINISTA

Una posición similar mostró hace varias semanas el también legislador sandinista Mario Valle, copropietario de una universidad privada, quien dijo a sus estudiantes que el COVID-19 “es una gripe cualquiera que, si sos joven, sólo te dará dolor de cabeza y un poquito de calentura tal vez. Un catarro, cuando mucho".

Otro diputado sandinista, el abogado Carlos Emilio López, aseguró recientemente que, con más de 1.000 camas, el Gobierno de Ortega está en capacidad de atender a toda la población nicaragüense, de 6,3 millones de habitantes.

El caso de Nicaragua ha despertado preocupación, ya que Ortega se niega a establecer restricciones para evitar la propagación del coronavirus, y apenas hace dos semanas permitió que la población tome las mínimas medidas de protección, como el uso de mascarillas y el distanciamiento social.

No obstante, el Gobierno nicaragüense, con el apoyo de todos los poderes del Estado, continúa promoviendo actividades de aglomeración, a las que asisten los sandinistas, quienes luego son enviados a visitar casa por casa.

“Lo que hoy le parece un acto de burla del diputado sandinista Melvin Agurcia Perrott se puede convertir en desesperación y llanto en el transcurso”, comentó uno de sus críticos.

Agurcia es uno de los diputados sandinistas que conforman mayoría en la Asamblea Nacional (Parlamento), a quienes diversos sectores han recomendado hacer reformas de ley para garantizar equipos de protección a los médicos que enfrentan la pandemia en primera línea, así como para asistir mejor a los pacientes de COVID-19, sin éxito.

El manejo de la pandemia en Nicaragua es visto como una falta al derecho a la salud por la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

(c) Agencia EFE