"Todos lloraban": haitianos en duelo entierran a sus muertos una semana después del terremoto

·2  min de lectura

Por Laura Gottesdiener

MARCELINE, Haití, 22 ago (Reuters) - Familias se reunieron en aldeas en el suroeste de Haití este fin de semana para realizar servicios religiosos y funerarios una semana después de que un terremoto azotara la región, causando la muerte de más de 2.200 personas y destruyendo decenas de miles de edificios.

El colapso de iglesias en algunos de los pueblos y aldeas más afectados de la empobrecida nación caribeña dejó a los residentes llorando a sus muertos en los campos abiertos.

En la iglesia católica romana Paroisse Saint-Joseph De Simon, en las afueras de Les Cayes, la ciudad del suroeste que sufrió la peor parte del terremoto, unos 200 fieles se reunieron temprano para la primera misa dominical desde el desastre.

"Todos lloraban hoy por lo que habían perdido", dijo el sacerdote Marc Orel Saël. "Y todos están estresados porque la tierra todavía está temblando", agregó, refiriéndose a las réplicas casi diarias durante toda la semana.

El terremoto sacudió Haití en medio de un período de extrema agitación política tras el asesinato del presidente Jovenel Moise el mes pasado. Las acusaciones expuestas en un informe de un grupo local de derechos humanos provocaron un nuevo impacto durante el fin de semana.

El informe sobre el asesinato de Moise por parte de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH) alegaba que el nuevo primer ministro Ariel Henry había hablado por teléfono la noche del asesinato con uno de los principales sospechosos, Joseph Felix Badio.

Jean-Junior Joseph, un colaborador cercano de Henry, escribió en Twitter el sábado por la tarde que el primer ministro le había dicho que "nunca había hablado" con Badio, un exfuncionario haitiano.

DOLOR

En el pueblo de Marceline, decenas de deudos vestidos con elegantes trajes negros o blancos se reunieron frente a una escuela católica romana para celebrar un funeral por cuatro miembros de la misma familia que murieron en el terremoto de magnitud 7,2.

Hombres y mujeres lloraron el sábado junto a los cuatro ataúdes blancos: tres pequeños para los niños y uno más grande para la matriarca de la familia, Marie Rose Morin, de 90 años.

"Estoy angustiado mirando estos ataúdes", dijo Edouard Morin, su hijo.

Edouard también estaba enterrando a su hija, Kelly, de 15 años, a su sobrina Wood-Langie, de 10, y a su sobrino, Carl-Handy, de 4.

"Me sentiría mejor si me enterraran en la misma tumba que mi madre", dijo.

El terremoto del sábado pasado se cobró la vida de al menos 2.207 personas. Un total de 344 personas están desaparecidas, mientras que 12.268 personas resultaron heridas, dijeron las autoridades. El desastre siguió a un temblor devastador en 2010 que mató a decenas de miles de personas.

(Edición de Dave Graham, Dan Grebler y Daniel Wallis, Editado en español por Juana Casas)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.