Llevas toda la vida lavando mal tus pantalones vaqueros

·5  min de lectura
Lavar los vaqueros a menudo <strong>estropea el tejido</strong> del pantalón, <strong>interrumpe</strong> su proceso de <strong>envejecimiento</strong> natural y además, <strong>gasta un montón de agua. </strong>(Foto: Getty)
Lavar los vaqueros a menudo estropea el tejido del pantalón, interrumpe su proceso de envejecimiento natural y además, gasta un montón de agua. (Foto: Getty)

Suena mal admitir que no lavas tu ropa con regularidad. Pero cuando se trata de los vaqueros, parecer ser que lo mejor es lavarlos lo menos posible. Así que si sueles meterlos en la lavadora tan a menudo como el resto de tus prendas, no debes extrañarte de que se den de sí a las pocas puestas, ni de que se detioren y se empiecen a rasgar por las costuras, especialmente en los muslos y la entrepierna.

Lo sentimos pero, probablemente has estado lavando mal tus vaqueros toda la vida y, por eso, se desgastan tan rápido. Entre los errores más comunes destacan: lavarlos con demasiada frecuencia, lavarlos mal o las dos anteriores.

Según este artículo publicado en The New York Times, lo idel sería hacerlo cada dos meses, a menos que se hayan ensuciado mucho o huelan mal. Con este tweet el periódico reabre otro acalorado debate doméstico siguiendo la estela de otros hits como si es necesario ducharse a diario o qué pasa si dejas de usar desodorante como Matthew McConaughey.

“La gente comete el error de lavar sus jeans con demasiada frecuencia. Cuanto menos los laves, mejor, especialmente los que llevan elastano. Cuando lavas este tipo de pantalones vaqueros, cada ciclo rompe la tela. Hagas lo que hagas, no los laves con agua caliente y nunca, nunca los metas en la secadora, especialmente si son tus pantalones elásticos favoritos. Si bien puedes pensar que así se ajustarán mejor a tu silueta, lo que en realidad estás haciendo es estropearlos antes de tiempo. Esta es también la razón por la que los vaqueros pierden su elasticidad y se te vayan escurriendo por el trasero, con lo tienes que estar tirando de ellos para subirlos constantemente", explica a Real Simple la estilista Nicole Russo.

Algunos fabricantes sugieren que antes del primer lavado se debe esperar al menos 30 días o al menos unas 20 puestas, y otros que existen métodos alternativos para mantener limpios nuestros jeans y no tener que meterlos en la lavadora tan a menudo como, por ejemplo, airearlos antes de devolverlos a su percha o colgarlos en el baño mientras te duchas para que el vapor y los olores del gel y el champú se impregnen en los vaqueros dándoles un olor agradable y fresco.

La regla de oro es que solo debes lavarlos cuando comiencen a oler. Sé que suena asqueroso, pero los microbiólogos dicen que no hay nada de qué preocuparse, al menos desde una perspectiva de salud ya que los microbios que se encuentran en los jeans después de usarlos (células de la piel, aceites naturales, etc.) son inofensivos, lo que hace innecesario el lavado frecuente.

Si aun asi te preocupan las bacterias y gérmenes, tranquilo, esta prenda está especialmente diseñada para resistirlo todo y no se ensucian tanto como las camisetas u otro tipo de pantalones. Un estudio de la Universidad de Alberta, en Canadá, concluyó que la falta de lavado no tiene consecuencias higiénicas al demostrar que el nivel de bacterias en un vaquero usado durante sólo dos semanas es prácticamente el mismo que el de uno usado durante 450 días (15 meses). El recuento fue asombrosamente bajo (en su mayoría flora cutánea normal sin E. coli u otras bacterias de materia fecal).Eso sí, también descubrió que las bacterias se concentran en la zona púbica. De ahí que se recomiende ser especialmente cuidadoso con la limpieza de la ropa interior.

“Las bacterias, las células de la piel y el sudor se transfieren a los pantalones desde nuestro propio cuerpo, y los microorganismos de nuestra piel no suelen suponer un peligro para nosotros mismos”, contó Rachel McQueen, profesora de ecología humana de la Universidad de Alberta y principal encargada del estudio. 

Pero, ¿y el olor? Para luchar contra los malos olores, los expertos proponen colgarlos al aire libre e incluso meterlos en la nevera dentro de una bolsa hermética durante un par de días, o en el congelador, doblados y una sola noche. Todo porque las bajas temperaturas matan las bacterias y mantienen intacto el estado de los jeans. Sin embargo, no existen evidencias científicas que lo confirmen. Lo que si puedes intentar es 'ventilar' los pantalones al aire libre y a la luz del sol, un método más eficaz para deshacerse de los olores y de una gran cantidad de bacterias.

En definitiva, no debemos lavar los vaqueros a no ser que sea estrictamente necesario puesto que el denim es un tejido que se adapta a nuestro cuerpo, y con el paso del tiempo y el proceso del lavado se arruina, además de hacerlos perder su color y textura. Al reducir los lavados no solo te aseguras de que te duren más, también contribuirás a reducir la huella ambiental.

Sí, el factor eco-friendly también entra en la ecuación. Hasta hace poco el argumento para no lavar tanto tus vaqueros ha sido hacer que duren más. El agua caliente y el detergente pueden acelerar la rapidez con la que se deteriora. Pero de un tiempo a esta parte se ha demostrado que al lavar tus vaqueros a menudo se liberan toneladas de microfibras (unas 50.000 microfibras por lavado según una investigación realizada en Canadá), aparte de usar energía y agua innecesarias. 

De hecho, los análisis realizados detectaron que entre una de cada ocho y una de cada cuatro de todas las microfibras de las muestras de agua tomadas en todo Canadá, desde Toronto hasta el Ártico eran de mezclilla azul o índigo, la del tejido vaquero. "Estas microfibras son capaces de viajar largas distancias y llegar hasta sitios tan recónditos como el Ártico. Si se tiene en cuenta que aproximadamente la mitad de la población mundial utiliza vaqueros en algún momento de su vida, son muchas microfibras contaminando el agua y alterando el medioambiente", tal y como recoge otra parte.

Llegado el momento de lavarlo, presta atención a la etiqueta y ten en cuenta que los fabricantes no son partidarios del lavado a máquina sino que recomiendan lavarlos a mano, del revés y en agua fría. Mételos en una palangana con agua y dejarlos reposar entre 20 y 30 minutos. Luego dales la vuelta y cuelgalos del derecho, a poder ser al aire libre (¡no uses la secadora!). Al colocarlos en la cuerda, hazlo sin doblarlos. Es decir, poniendo las pinzas en la cintura del pantalón para que no se deformen ni queden marcas en ninguna otra parte.

De todo este proceso lo más importante es lavarlos de revés. De esta manera, eliminarás las bacterias acumuladas, pero causarás el menor daño posible a tus vaqueros. Entre lavados, elimina las manchas con un paño húmedo y tibio, o en seco y con un cepillo de dientes (por supuesto, con otro distinto al que usas para lavarte los dientes). Y recuerda que los olores no deseados se pueden eliminar colgando los jeans al aire libre.

En fin, visto lo visto, quizás todos deberíamos plantearnos alargar el uso de los vaqueros entre lavados. Si por motivos de higiene te sientes incapaz, puedes encontrar otra motivación: reducir daños al planeta. En vez de lavar tus vaqueros cada semana, podrías cambiar eso a una vez al mes, ¿no crees? Esto ayudaría a ahorrar agua y electricidad.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.