Llevan al exprocurador a Hospital en Tláhuac

Manuel Espino

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 4 (EL UNIVERSAL).- Después de permanecer dos semanas internado en el Instituto Nacional de Cardiología por diversos padecimientos del corazón, el exprocurador general de la República, Jesús Murillo Karam, fue trasladado al Hospital de Especialidades Belisario Domínguez, de la Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad de México.

Bajo un dispositivo de seguridad, autoridades penitenciarias ingresaron a Murillo Karam, preso por el caso Ayotzinapa, al nosocomio de la alcaldía Tláhuac en situación estable y para prevenir un accidente cerebrovascular.

Fuentes federales informaron que al exfiscal se le realizaron exámenes médicos a su llegada al Hospital de Especialidades y se prevé que en los próximos días sea dado de alta por los doctores de cardiología y medicina interna que están a cargo de su recuperación.

Ante el estado de salud de Murillo Karam, Xavier López García, abogado del extitular de la PGR, dijo que solicitará al juez de Control del Reclusorio Norte, Marco Antonio Fuerte Tapia, quien lleva el caso, cambiar la medida cautelar de prisión preventiva justificada por domiciliaria.

Aseguró que desde agosto que ingresó a la cárcel, Murillo Karam ha requerido de atención médica especializada en seis ocasione: "Necesita monitoreo las 24 horas", afirmó.

En octubre, el exprocurador requirió atención médica por lo que fue sacado del Reclusorio Norte para ingresar al Hospital General de Xoco, donde fue atendido por los niveles altos de presión y colesterol que presentó.

Murillo Karam, preso por los delitos de tortura, desaparición forzada y contra la administración de la justicia en el caso Ayotzinapa, pasó una noche en el Hospital de Xoco y al día siguiente fue trasladado al Instituto Nacional de Cardiología, donde estuvo dos semanas internado.