Llegará personal médico a Aguascalientes para reforzar servicios

·2  min de lectura

AGUASCALIENTES, Ags., noviembre 8 (EL UNIVERSAL).- El gobierno estatal, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) acordaron estrategias para atender la "situación emergente" en la entidad derivada del incremento de casos de coronavirus, entre ellas aumentar la capacidad hospitalaria y el traslado de personal de salud de otras entidades.

Este sábado, los titulares del IMSS, Zoé Robledo Aburto, y del Insabi, Juan Antonio Ferrer Aguilar, se reunieron con el gobernador Martín Orozco a efecto de coordinar acciones para atender la emergencia sanitaria.

El gobernador señaló que en una reunión acordaron la reconversión en hospitales del IMSS y en el Hospital Miguel Hidalgo.

También determinaron aumentar el número de camas, acelerar la construcción del hospital del municipio de Pabellón de Arteaga, en proceso desde hace dos sexenios; terminar las obras del Hospital Hidalgo; además de reforzar las instituciones con equipo y personal especializado procedente de otros estados.

El director del IMSS señaló que parte de las camas se traerán de San Luis Potosí, al igual que monitores, ventiladores y carros rojos; se reforzará la plantilla de trabajadores de salud, y para ello mencionó la apertura de 140 lugares de contratación.

Juan Ferrer agregó, como lo mencionaron Zoé Robledo y el gobernador, que no se tiene el personal especialista en Aguascalientes, "pero tenemos la estrategia para hacer que de otros estados venga personal sanitario, que son médicos generales, enfermeras, camilleros".

Señaló que vendrá personal del Instituto Nacional de Nutrición, del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias de México. Añadió que la siguiente semana llegarán brigadas para capacitar al personal sanitario.

Zoé Robledo refirió que en el IMSS están generando espacios en la consulta de medicina familiar para hacer llamadas a la gente con Covid y así monitorear su estado de salud; además, la institución comenzó a prestar oxímetros de pulso para que las personas enfermas puedan advertir cuando hay una situación agravante en su condición.