Llegan a El Salvador vacunas chinas en avión de los Patriots

·2  min de lectura
En imagen proporcionada por la Secretaría de Prensa de la Presidencia de El Salvador, trabajadores del aeropuerto descargan un embalaje con vacunas de Sinovac contra el COVID-19 del avión de los Patriots de Nueva Inglaterra, en el aeropuerto de San Salvador, El Salvador, la noche del martes 18 de mayo de 2021. (Secretaría de Prensa de la Presidencia de El Salvador vía AP)

MIAMI (AP) — El avión que utilizan los Patriots de Nueva Inglaterra trasladó 500.000 dosis de la vacuna china de Sinovac contra el COVID-19 a El Salvador, y en el proceso se involucró involuntariamente en una disputa geopolítica por la influencia en Latinoamérica.

El “Avión de los Pats” fue recibido a su llegada a San Salvador la madrugada del miércoles, justo después de la medianoche, por la diplomática china de mayor rango en el país centroamericano.

Si bien el Boeing 767 muestra en su exterior el logotipo en rojo, blanco y azul de los hexacampeones del Super Bowl, de la compuerta lateral fue descargado un embalaje enorme con caracteres chinos. La embajadora Ou Jianhong aprovechó para señalar que China “siempre será amigo y socio” de El Salvador.

Sus comentarios fueron una indirecta no tan sutil al gobierno del presidente estadounidense Joe Biden, que en semanas recientes ha arremetido contra su homólogo salvadoreño Nayib Bukele por la destitución de varios magistrados de la Corte Corte Suprema de Justicia de El Salvador y del fiscal general.

“Go Pats”, tuiteó Bukele el jueves con un emoji de una cara sonriente con gafas oscuras —pese a que el equipo de la NFL poco tuvo que ver con el vuelo, que fue planeado por una compañía que alquila el avión cuando el equipo no lo está usando.

Stacey James, un vocero de los Patriots, dijo que el equipo no jugó un papel directo en la entrega de las vacunas y desestimó las sugerencias de que estaba tomando parte en una disputa geopolítica.

“Resulta grandioso ser vinculado con misiones positivas de entrega de vacunas donde se necesiten”, afirmó James. “Pero esta no fue una misión política”.

En todo Latinoamérica, China ha encontrado terreno fértil para la llamada diplomacia por la vacuna que busca dejar atrás décadas de dominio estadounidense en la región.