Llegan las primeras vacunas contra covid al último bastión opositor de Siria

Beirut, 21 abr (EFE).- Las primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus llegaron este miércoles a la provincia de Idlib, el último bastión opositor en el noroeste de Siria, que escapa al control del Gobierno de Bachar al Asad y en la que decenas de miles de personas procedentes de otras zonas del país viven hacinadas en campos de desplazados.

El ministro de Salud del denominado Gobierno Interino de la oposición, Maram al Sheij, confirmó a Efe que unas 50.800 dosis de la vacuna de la farmacéutica AstraZeneca arribaron este mediodía a Idlib por el mecanismo Covax, auspiciado por la ONU para garantizar la inoculación en países sin recursos.

Al Sheij había explicado anteriormente que la primera etapa del proceso de inoculación en Idlib y otras áreas de la vecina Alepo fuera del control de Damasco se llevaría a cabo entre abril y mayo, cuando se administrarían dos dosis a unos 60.000 trabajadores sanitarios y otros empleados que prestan servicios a la comunidad.

Asimismo, otros 90.000 beneficiarios, en este caso mayores de 65 años, deberían recibir sus dosis en una segunda fase, lo más probable en los meses de junio y julio próximos.

La llegada a Idlib de todo tipo de bienes, incluidos los suministros médicos, es compleja debido a que ese territorio sigue siendo escenario de combates y bombardeos esporádicos, y la ayuda humanitaria sólo accede a través de un cruce fronterizo con Turquía.

El Organismo de Liberación del Levante, en el que se incluye la exfilial siria de la red Al Qaeda antiguamente denominada Frente al Nusra, controla la mayor parte de esta provincia, donde también están presentes una serie de facciones opositoras apoyadas por Turquía.

En Idlib y en otras zonas controladas por facciones armadas opositoras en la vecina región de Alepo se estima que viven unos cuatro millones de personas, muchas de ellas desplazadas internas que residen en campamentos en condiciones muy pobres y para las que la vacuna contra el coronavirus es vital.

(c) Agencia EFE