Llegan vacunas rusas para Argentina y Bolivia

ALMUDENA CALATRAVA Y PAOLA FLORES
·4  min de lectura

BUENOS AIRES (AP) — Miles de dosis de la vacuna rusa Sputnik V llegaron el jueves a Argentina y Bolivia.

Por la mañana un avión de Aerolíneas Argentinas aterrizó en Buenos Aires con 220.000 unidades. Por la tarde una aeronave de Boliviana de Aviación arribó a La Paz con 20.000. Bolivia será el segundo país de la región que aplicará el inmunizante ruso.

La cantidad de inoculaciones que llegó a Argentina fue menor de la que estaba prevista inicialmente, pero permitirá seguir inmunizando al personal de salud, el primero de los grupos de alto riesgo que recibe el inoculante en el marco del proceso de vacunación que comenzó el 29 de diciembre. La partida está integrada por 110.000 dosis y ambas se deben administrar con al menos 21 días de diferencia.

En Bolivia, el presidente Luis Arce recibió el cargamento en el aeropuerto y expresó que ahora el país “puede respirar con tranquilidad”.

“Esta es una solución estructural al problema de la pandemia que ha causado preocupación en toda la población”, agregó. Se prevé que Arce sea inmunizado en los próximos días, además del personal médico. Su gobierno concretó la compra de 5,2 millones de vacunas rusas que llegarán en marzo. “Esperamos que la empresa rusa nos cumpla”, dijo Arce en referencia a la alta demanda mundial de las vacunas.

“Esta provisión fue negociada y acordada directamente con el Fondo Ruso de Inversión sin intermediarios tras una ardua negociación… logrando que Bolivia sea priorizada entre los más de 50 países que han solicitado la vacuna y se convierta en el segundo en América Latina en comenzar con la vacunación”, dijo más temprano un comunicado la cancillería boliviana.

El gobierno argentino había señalado que en enero estaba previsto contar con unas cinco millones de dosis de la Sputnik V producida por el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya. En total, desde que arribó a Buenos Aires la primera partida procedente de Rusia el 24 de diciembre, Argentina ha recibido 820.000 unidades.

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya informaron en un comunicado que “están ampliando la capacidad para producir más dosis de Sputnik V debido a la alta demanda de la vacuna rusa en América Latina”, para lo cual están mejorando sus instalaciones ubicadas fuera de Rusia.

“Veremos un aumento significativo de la producción en el segundo trimestre. Hasta entonces, es posible que algunos lotes presenten retrasos de hasta 2-3 semanas. Sin embargo, Argentina... con quien hemos establecido una sólida alianza, seguirá recibiendo la vacuna. Volveremos al programa de entrega original una vez que se complete la actualización Se informará debidamente a las autoridades sanitarias argentinas con un cronograma ajustado”, agregó el comunicado.

En Argentina, con unos 44 millones de habitantes, además de los médicos recibirán las vacunas de manera prioritaria los residentes en geriátricos, los mayores de 70 años, los comprendidos en la franja entre 60 y 70 años, miembros de las fuerzas de seguridad, quienes sufren enfermedades prevalentes y los docentes.

El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner ya se han aplicado la primera dosis.

En Argentina se produjo un incremento de casos desde mediados de diciembre, pero en los últimos días hubo una desaceleración. Desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020, se han registrado cerca de 1,9 millones de infectados y más de 47.000 muertos.

Bolivia tiene 11 millones de habitantes y con este primer lote se prevé que se inmunice al personal de Salud y a los adultos mayores, informó el ministro de Salud, Jeyson Auza.

Tras haber arribado a La Paz, se tiene previsto que una parte de las vacunas lleguen la mañana del viernes a la región de Santa Cruz, una de las más castigadas por el virus, donde se prevé que inicie la vacunación.

El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Cleto Cáceres, dijo a The Associated Press que la partida de vacunas no es suficiente pero que sí ayuda a la lucha contra el COVID-19. “Es importante que se inmunice a los médicos... porque hasta la semana pasada teníamos 23 médicos fallecidos”, señaló.

El inmunizante llega en medio de una segunda ola de contagios en Bolivia. La víspera nuevamente se rompió el récord de contagios por un día, con 2.866 nuevos casos y 62 fallecidos, alcanzando un acumulado de 208.074 infectados y 15.167 fallecidos.

Venezuela y México tienen acuerdos para acceder a la vacuna rusa, aunque todavía no la han recibido.

———-

Flores reportó desde La Paz.