¿Ha llegado el momento de que Mark Zuckerberg de la cara a las consecuencias?

·13  min de lectura

¿Cómo estuvo tu semana? Sin duda, fue ardua, todos tenemos nuestros desafíos, grandes y pequeños, pero lo más probable es que no terminaste US$7 mil millones más pobre de lo que eras el lunes pasado, con tu reputación pública destruida, una vez más, siendo acusado de avivar odio en línea de manera deliberad, y no defraudaste a una proporción significativa de tus 3.500 millones de clientes con una interrupción no planificada de seis horas (solo por contexto, la población total del mundo es de aproximadamente 7.800 millones).

Por supuesto, así estuvo la semana de Mark Zuckerberg, de 37 años y director ejecutivo y presidente de Facebook, el gigante corporativo que incluye los servicios de WhatsApp, Instagram y Messenger, entre otros. Aunque en cierto sentido no es nada nuevo, Facebook ha estado bajo fuego desde que su lanzamiento del dormitorio de Zuckerberg en Harvard en 2004 despertó una investigación por parte de las autoridades universitarias, estas nuevas acusaciones fueron de alguna manera más agudas, más personales y más trágicas que los escándalos anteriores sobre recolección de datos e interferencia política.

De hecho, “denunciante” es un término inadecuado para la ahora famosa ex empleada convertida en denunciante, Frances Haugen, de 37 años (casualmente la misma edad que Zuckerberg). Había estado haciendo denuncias acerca de las filtraciones al Wall Street Journal, una entrevista en 60 Minutes y una audiencia respetuosa en el Congreso de los Estados Unidos. Ella también tenía algunas denuncias geniales. Declaró a su antiguo jefe "moralmente en bancarrota"; La investigación realizada por el Facebook, afirmó que Facebook conocía el daño que se puede hacer a los adolescentes por el uso de las redes sociales, pero que sus diversas plataformas continuaron explotando sus inseguridades, generando tráfico y, por lo tanto, ingresos publicitarios, sobrepasando los $30 mil millones generados en más o menos un año.

Haugen afirma que vio evidencia interna en Facebook y que filtró documentos que demuestran que la compañía sabía que Instagram estaba dañando la salud mental de los jóvenes y no hizo nada al respecto; un algoritmo “llevó a los niños desde temas muy inocentes como recetas saludables… hasta contenido que promueve la anorexia en un período de tiempo muy corto”. Algunos adolescentes “rastrearon el deseo de suicidarse hasta Instagram”. Los niños estan siendo, supuestamente, perfilados como nuevos usuarios.

Ella sostiene que también sabían que los cambios en el servicio de noticias de Facebook, en el que muchos millones confían y cuentan con el, habían hecho que la plataforma fuera más divisiva y polarizante. Además, Facebook solo fue presionado por eventos extremos para “romper el cristal” y restaurar las medidas de protección mientras se desarrollaba la insurrección de Washington del 6 de enero. Ella señala que los comentarios antivacunas del covid son “desenfrenados”, la compañía no hizo nada contra el odio étnico que se arremolinaba alrededor de su servicio etíope y que permitió a las estrellas desatar una ola de “porno de venganza” contra los demás. Según Haugen, "todo termina en la cancha" de Zuckerberg y todo es "una oportunidad para que Mark, para Facebook, entre y diga 'lo arruinamos por completo'". Se ha tomado muy en serio el lema de Facebook, "Muévete rápido y rompe cosas".

La única gracia redentora perversa para Zuckerberg fue que su red de plataformas estuvo inactiva durante unas seis horas durante el apogeo de la crisis de las denuncias, por lo que se disculpó con sus usuarios. Sin embargo, y en marcado contraste con la forma en que ha manejado los brotes anteriores, él y sus estrategas (incluido el ex viceprimer ministro británico Nick Clegg) han optado por una estrategia más "defensiva agresiva".

Así fue como Zuckerberg intentó descartar las acusaciones de Haugen como ilógicas, con el argumento de que no tenían sentido comercial: “El argumento de que promocionamos deliberadamente contenido que enfurece a la gente con fines de lucro es profundamente ilógico. Ganamos dinero con los anuncios y los anunciantes nos dicen constantemente que no quieren que sus anuncios estén junto a contenido dañino o de odio", escribió Zuckerberg en una nota a los empleados de Facebook: "Muchas de las afirmaciones no tienen ningún sentido".

Además, la gente de Facebook es demasiado amable para hacer cosas tan desagradables: “Es difícil ver una cobertura que tergiversa nuestro trabajo y nuestros motivos. En el nivel más básico, creo que la mayoría de nosotros simplemente no reconocemos la imagen falsa de la empresa que se está pintando".

Naturalmente, publicó sus comentarios en su página de Facebook para que todo el mundo los compartiera. La página de Facebook de Zuckerberg tiene como subtitulo "Uniendo al mundo", aunque tal vez no del modo que el hubiera querido la semana pasada.

Hay mucho debate sobre el futuro de su organización, como lo ha habido durante muchos años. El antiguo enfoque de Zuckerberg, una confesión humilde seguida de promesas de hacerlo mejor, en realidad le ha servido bien. Ciertamente lo hizo después de las revelaciones sobre Cambridge Analytica, y la recolección secreta de datos de usuarios surgió después de las elecciones estadounidenses de 2016. Esa fue la mayor crisis en la historia de Facebook, pero no pasó mucho, como vemos ahora. Estaba arrepentido por su "abuso de confianza" y fue llevado ante el Congreso para un interrogatorio de cinco horas, pero salió ileso (declinó una audiencia paralela en la Cámara de los Comunes sobre el impacto, si lo hubo, de los datos de Facebook en el referéndum del Brexit). En cualquier caso, debe irritar a Zuckerberg que, habiendo supuestamente ayudado a Trump a ser elegido, terminó teniendo que suspender y luego prohibir a Trump de su plataforma durante dos años, ganándose la ira de Trump y su posible venganza: “La próxima vez que esté en la Casa Blanca, no habrá más cenas a petición para Mark Zuckerberg y su esposa. ¡Solo habra negocios!”.

De hecho, Zuckerberg está tan desesperado por evitar las críticas públicas y la posible destrucción del trabajo de su vida que virtualmente le ha rogado a los gobiernos del mundo que le otorguen un marco moral y un marco legal bajo el cual operar. “Facebook Clegg”, como se lo conoce ahora, ha sondeado abiertamente un nuevo marco regulatorio global que controlará los excesos de Facebook, o de sus usuarios. El peligro según Clegg, hablando de antes de la pandemia, es que diferentes reguladores en diferentes países tenderán a hacer que las redes globales (ejem, como Facebook) se retiren detrás de sus fronteras nacionales, lo que dificulta que Facebook esté “uniendo al mundo”.

“Mark Zuckerberg se ha vuelto más ansioso de que se le pida a Facebook que se regule de una manera que no debería esperarse de ninguna empresa privada”, dijo Clegg. “Se le ha pedido que presida en áreas que no puede hacer por su cuenta... Los líderes mundiales deben lidiar con estas ideas. De lo contrario, obtendremos una Internet cada vez más balcanizada".

A veces, Zuckerberg parece reconocer que Facebook es algo más cercano a un editor y locutor que una mera "plataforma". En una entrevista con George Stephanopoulos en 2019, dijo: “Creo que las empresas deberían ser responsables de la aplicación proactiva de los problemas en sus plataformas, ¿verdad? Si alguien está tratando de difundir propaganda terrorista, por ejemplo, esa es un área en la que hemos construido sistemas que están bastante avanzados por ahora. Ahora, el 99 por ciento del contenido de ISIS y Al-qaeda que eliminamos, nuestros sistemas de inteligencia artificial lo identifican y eliminan antes de que cualquier persona lo vea, ¿verdad? Así que ese es un buen ejemplo de ser proactivo y, creo, lo que deberíamos hacer que todas las empresas rindan cuentas. Hay una pregunta separada sobre, ¿cómo se toma la decisión sobre qué contenido debería permitirse en primer lugar? Y ahí, ya sabes, cada país tiene una tradición diferente. En los EE.UU., Tenemos la Primera Enmienda y fuertes protecciones en torno a la libertad de expresión. Entonces, tal vez el gobierno no se involucre directamente en decidir... "

Hasta ahora, todo lo que tiene para guiarlo es una Junta de Supervisión independiente, quienes fueron las personas que vetaron a Trump.

Claramente, Zuckerberg también es consciente de que cualquiera que venda noticias y opiniones va a estar bajo el escrutinio de los políticos, una razón sin duda por la que Facebook cambia periódicamente sus algoritmos y reduce su producción de noticias, a consternación de los principales medios de comunicación. Zuckerberg es lo suficientemente inteligente como para detectar los peligros que se avecinan.

No es una vergüenza que Zuckerberg simplemente esté tratando de preservar el trabajo de su vida de la destrucción, ya sea a través de la repulsión pública y los boicots de los usuarios (#DeleteFacebook) o una acción oficial radical. Siempre ha parecido genuinamente motivado por algo más que (o al menos tan bien como) la absurda riqueza que ha amasado. Nunca quiso vender todas sus acciones en la empresa y marcharse, y perdió a casi todos sus colegas superiores en una disputa inicial sobre cómo sacar provecho de su éxito. Por otro lado, Wall Street y el Nasdaq le han permitido desarrollar una estructura de acciones muy conveniente, donde controla el 60 por ciento de las acciones con derecho a voto, mientras que su interés económico actual se ha reducido a un mero 3 por ciento. De modo que aún puede conservar la custodia de su hijo, pero también sacar provecho de su asombroso éxito financiero.

Sin embargo, todavía se puede ver algo del espíritu del joven Zuckerberg. Su rostro suave y estoico todavía se ve juvenil, sonríe con facilidad, tiene una tendencia a hablar como nerd de la nueva era y constantemente pregona su orgullo por ser un millennial abierto y generoso. Es el joven más rico del mundo. Tiene la intención de donar el 99 por ciento de su dinero a su fundación benéfica, aunque de forma gradual. No le molestan los inmigrantes y es partidario de la igualdad de derechos LGBT+. Es un liberal rico bastante idéntico, aunque como el resto del club de multimillonarios, con una clara convicción de que la empresa y el libre mercado son la clave de la riqueza de las naciones, sobre todo en China durante las últimas décadas.

En un discurso de graduación a los graduados de Harvard hace unos años, Zuckerberg (quien abandonó la escuela para construir su red social) bromeó diciendo que si lograba terminar su discurso sería lo primero que hubiera completado en Harvard. Explicó, aparentemente con sinceridad, que solo se estaba divirtiendo, como con el sitio Facemash que había inventado cuando era estudiante, al convertir los tradicionales directorios telefónicos impresos con fotografías universitarias, apodados facebook, en una especie de aplicación de citas primitiva, y la primera red social virtual.

Zuckerberg les dijo a los graduados: “Recuerdo la noche que lancé Facebook desde mi pequeño dormitorio en Kirkland House… Recuerdo claramente haberle dicho a mi amigo que estaba emocionado de conectar a la comunidad de Harvard, pero un día alguien conectaría al mundo entero. La cosa es que nunca se me ocurrió es que ese alguién podríamos ser nosotros. Existían todas las grandes empresas de tecnología con todos estos recursos y supuse que una de ellas lo haría. Pero la idea de que todas las personas quieren conectarse fue tan clara para nosotros. Así que seguimos trabajando en ello, día a día”.

También aprovechó para bromear un poco sobre los productores de la película The Social Network sobre él y su creación: "La idea de un solo momento eureka es una mentira peligrosa... y nadie escribe fórmulas matemáticas en un vidrio".

Es posible, incluso probable, que cuando era un estudiante de 19 años no tuviera ni idea de que sus pequeños experimentos (trató de inventar juegos, herramientas de estudio y sistemas de mensajería) generarían un modelo de negocio tan formidable. O, más bien, una variante del modelo de negocio del que fueron pioneros Google y Amazon, es decir, lograr que el público les brinde mucha información acerca de sí mismos y luego vender los datos o usarlos para que puedan venderles más cosas. Es de bajo costo y altos ingresos y, una vez que alcanza una escala crítica, es notablemente difícil para otros ingresar al campo.

Ciertamente ha funcionado para Facebook y, después de adquirir y construir Instagram, WhatsApp y Messenger, parece que Zuckerberg todavía tiene una ambición universalista para su negocio. Mirando a través del Pacífico hacia China, donde Facebook es relativamente débil, puede ver el éxito de su equivalente, el ubicuo WeChat chino, donde las redes sociales, la mensajería, los sistemas de pago y el comercio se combinan en uno. En otras palabras, conscientemente o no, quiere emular lo que hacen Amazon, Google y eBay / PayPal. Para poder acercarse a eso, de manera segura, deberá refugiarse bajo el paraguas de un régimen regulatorio internacional benigno. Si no, entonces el hecho de que los estadounidenses, chinos y europeos nunca podrán ponerse de acuerdo le permitirá continuar lo mejor que pueda, dividiéndose y controlando en el camino.

Para una figura tan grande, Zuckerberg no es una personalidad extraordinaria. A diferencia de Elon Musk o Jeff Bezos, sus compañeros centimillonarios, él no tiene interés en convertirse en astronauta: “Estoy mucho más centrado en la realidad virtual, que permitiría a cualquiera teletransportarse a cualquier parte del mundo o del universo sin tener que hacerlo físicamente ni atarse a sí mismos en un cohete". ¡Qué aburrido!

Su vida privada tampoco es estratosféricamente emocionante. Todavía está con Priscilla Chan, conversó con ella mientras hacían cola para el baño en su fiesta de despedida de Harvard, y tienen dos hijas. Proviene de una familia de clase media alta en Nueva York (su papá era dentista y mamá psiquiatra) y tiene tres hermanas. Fue criado como judío reformista y, según los informes, se ha interesado en el lado religioso de su herencia, y todavía está entusiasmado con los dispositivos y la tecnología.

Zuckerberg quizás crea genuinamente que puede reconciliar lo que cree que está haciendo con lo que realmente está sucediendo, al menos según sus críticos. Sin embargo, estoy atormentado por una historia de principios de la historia de Facebook, en sus días de Harvard, cuando la red no tenía más de 4.000 miembros. Se reveló mucho más tarde, en una serie de mensajes instantáneos a un colega. La conversación es la siguiente:

"Zuck: Sí, si alguna vez necesitas información sobre alguien en Harvard, pregúntame

Zuck: Tengo más de 4000 correos electrónicos, imágenes, direcciones, mensajes de texto.

Amigo: ¿¡Qué!? ¿Cómo las conseguiste?

Zuck: La gente acaba de envíarmelas.

Zuck: No sé por qué.

Zuck: Ellos “confían en mí”

Zuck: idiotas.”

Zuckerberg no negó nada de esto, pero dijo que lo lamenta "absolutamente": "Si vas a construir un servicio que sea influyente y en el que mucha gente confíe, entonces debes ser maduro, ¿Cierto? Creo que he crecido y aprendido mucho... Creo que mucha gente verá esas cosas, ya sabes, cuando tenía 19 años, y dirán: 'Oh, vaya, él era así... entonces todavía debe ser así, ¿verdad? '”

Personas como Hagen piensan que él es así, porque ella le dijo a su audiencia de senadores y al resto de nosotros la semana pasada que: “Estoy aquí hoy porque creo que los productos de Facebook dañan a los niños, avivan la división y debilitan nuestra democracia. El liderazgo de la compañía sabe cómo hacer que Facebook e Instagram sean más seguros, pero no harán los cambios necesarios porque han puesto sus ganancias astronómicas por encima de las personas".

A todos nos encantaría ver lo que dijo Zuckerberg sobre todo eso en su grupo de WhatsApp. Eso podría acercar un poco más al mundo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.