La llegada de nuevas dosis de Pfizer permitirá a México vacunar a más médicos

México, 26 dic (EFE).- Tras las críticas al Gobierno por contar solo con 3.000 vacunas iniciales, México recibió este sábado un segundo cargamento de 42.900 dosis de Pfizer con las que el próximo lunes proseguirá la vacunación al personal médico de la capital y se extenderá también a los sanitarios del norte del país.

"Estamos cumpliendo con la instrucción presidencial de traer la vacuna a México de manera temprana y oportuna", celebró Daniel Millán, portavoz de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en la pista del aeropuerto capitalino donde llegó parte del segundo cargamento.

Y es que mientras la Unión Europea (UE) se prepara para iniciar el domingo las vacunaciones, México ya ha recibido un segundo lote para su plan de vacunación, que el pasado jueves fue el primero de América Latina en ponerse en marcha.

PRIMERAS VACUNAS PARA EL NORTE

Desde la planta de Pfizer en Bélgica, aterrizaron este sábado en México 42.900 dosis - 34.125 en la Ciudad de México y 8.775 en la norteña Monterrey (Nuevo León) -, que se suman a las 3.000 que llegaron el pasado miércoles a la capital.

Las dosis de Monterrey serán trasladadas al estado de Coahuila para dar el pistoletazo de salida a la campaña de vacunación en el norte de México el próximo lunes.

Ese mismo día se retomarán las vacunaciones en la Ciudad de México, el lugar más castigado por el virus.

La Secretaría de Salud anunció que los vacunados serán miembros del personal médico, de enfermería, químico, de ambulancias, limpieza e higiene destinado en algunos de los 1.000 hospitales del país que atienden a pacientes con covid-19.

Es una luz de esperanza para México que con 1,4 millones de contagios y 121.000 muertos confirmados es el cuarto país del mundo con más fallecidos por la pandemia, por detrás de Estados Unidos, Brasil y la India.

El pasado jueves ya fueron suministradas las primeras 3.000 vacunas a personal médico en el Hospital General de la Ciudad de México y en dos recintos militares de las cercanas Querétaro (Querétaro) y Toluca (Estado de México).

La enfermera especialista María Irene Ramírez, de 59 años, fue por la primera persona de México en recibir la vacuna de Pfizer.

Minutos después comenzaron las vacunaciones en Chile y Costa Rica, mientras que Argentina recibió un cargamento de la vacuna rusa Sputnik V.

Sin embargo la oposición criticó que eran pocas las dosis en comparación con las cifras que se habían manejado de cerca de 150.000 vacunaciones antes de finalizar diciembre.

A lo que el Gobierno respondió que se irán recibiendo pequeños cargamentos de manera intermitente para "calibrar" la compleja logística de las vacunas, que son resguardadas por las Fuerzas Armadas en contenedores con hielo seco que las mantienen a -70 grados centígrados y que tienen chips de geolocalización.

Además, el presidente Andrés Manuel López Obrador atribuyó a las farmacéuticas y a la enorme demanda internacional cualquier retraso que pudiera darse en la llegada de vacunas, pues el Gobierno ya dispone del "presupuesto" para comprar todas las necesarias.

INMUNIZAR AL PERSONAL MÉDICO

El objetivo prioritario del Gobierno de López Obrador es inmunizar primero a los sanitarios que atienden a enfermos de covid-19 y seguidamente al resto del personal médico, que ronda el millón de personas en México.

Un estudio de Amnistía Internacional alertaba en septiembre que México era el país del mundo con más médicos fallecidos por la covid-19, al registrar 1.320 muertos.

"Proteger a quienes nos han protegido es estratégico y es fundamental", reivindicó este sábado el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, al recibir el nuevo cargamento de vacunas.

El funcionario defendió que la vacuna de Pfizer, que requiere de dos dosis por persona, ofrece "seguridad plena" y dijo que el personal sanitario seleccionado para la vacunación está "muy contento y optimista".

Y es que son momentos de especial agotamiento para lo sanitarios mexicanos, sobre todo en la capital, que atraviesa un momento crítico de contagios con una ocupación hospitalaria superior al 80 % de las camas.

De hecho, junto a la vacuna, estos días están llegando a la capital médicos del resto del país para evitar la saturación de los hospitales.

El Gobierno prevé haber vacunado a prácticamente todo el personal de la salud a finales de enero, cuando según sus cálculos se habrán recibido 1,4 millones de dosis de Pfizer en cargamentos semanales.

Una vez vacunados, México quiere inmunizar al resto de la población entre febrero de 2021 y marzo de 2022 de forma gratuita y gradual, según edades y enfermedades crónicas.

Para ello, ha precomprado 34,4 millones de vacunas a la estadounidense Pfizer, así como 77,4 millones a la británica AstraZeneca y 35 millones a la china CanSino, si bien estas dos todavía no han sido autorizadas para su uso en México.

(c) Agencia EFE