Llega a Querétaro la tecnología Da Vinci

·4  min de lectura

QUERÉTARO, Qro., septiembre 19 (EL UNIVERSAL).- La tecnología que hace tiempo parecía inalcanzable para pacientes que requieren de microcirugía y tenían la necesidad de salir del estado o del país, ahora es posible.

En los próximos días estará en acción el sistema quirúrgico Da Vinci, un robot desarrollado por Intuitive Surgical, que homenajea al artista renacentista en su nombre y por sus aportaciones tecnológicas.

El cirujano Enrique Hans Mues Guizar, uno de los dos especialistas certificados en Querétaro para manipular esta tecnología, describe que ahora el estado será un lugar en donde se brinde este servicio que anteriormente únicamente se tenía sólo en Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara, lugares de referencia médica. "Estamos al nivel de Houston o Cleaveland", comenta.

El uso de esta tecnología repercute "en tener más exactitud en las cirugías de cáncer, que son las principales cirugías que se pueden operar con este robot. Por ejemplo, la cirugía de próstata, riñón o vejiga por cáncer.

"Hoy nos permite que seamos más exactos y precisos en el retiro del tejido, con menos daño o efectos al cuerpo del paciente, es decir, con menos afectaciones en su calidad de vida", precisa el especialista.

La gama de atención médica con este robot es muy amplia. Enrique Hans Mues describe que la atención alcanza las especialidades de ginecología, cirugía general y oncologíca.

"Y cada día se empieza a involucrar más la cirugía cardio-toráxica. Todo tipo de paciente candidato a cirugía laparoscópica puede ser apto para ser intervenido con esta nueva tecnología, [especialmente] de tipo oncológico y, en algunos casos funcionales, como obstrucción de riñón o algunos tejidos que son benignos pero que son difíciles de poder retirar. Estos son candidatos siempre y cuando el paciente tolere una cirugía laparoscópica", especifica.

Hans Mues comparte que "cuando platicas del robot, te imaginas que te hace dos hoyitos y el robot trabaja solo, pero no, lo que hacemos es que instalamos todos los equipos de forma laparoscópica.

"La única diferencia es quien maneja el giro dentro de la cavidad es el robot, pero guiado por la parte sensible de las llemas de nuestros dedos. El robot permite giros de 270 grados y eso nos permite acceso a zonas difíciles, por ejemplo donde el hueso está muy estrecho, ahí podremos hacer el procedimiento de forma más precisa".

El uso del Robot Da Vinci

Para certificarse en el uso de esta tecnología requiere inversión económica y tiempo para los aspirantes.

Los entrenamientos pueden ser de tres a ses meses. Y los pacientes deben saber que todo médico que va a utilizar el robot debe tener un certificado por la compañía Da Vici Intuitive Surgical, que implica que tienes la experiencia en laparoscopía y "que eres capaz de dominar la parte tecnológica del robot.

"Es un proceso que va primero en simuladores, luego practicas con materiales no vivos para pasar a animales preparados para la intervención".

Estas certificaciones pueden ser para cirujano en consola, quien manipula la tecnología, y en auxiliar, quien está al lado del paciente, por cualquier situación que se ofrezca.

El robot Da Vinci, ya está instalado en el Hospital Ángeles y, para su uso, el médico encargado deberá estar credencializado con el hospital.

Hans, fundador del Centro de Urología Avanzada de Querétaro (CURAQ), precisa que los médicos determinarán el estatus de la enfermedad y con base en ello decidir si puede recibir tratamiento con el robot.

"Pacientes pueden ser referidos desde cualquier atención, ya sea pública o privada pero por el momento, el costo deberá ser absorbido por el paciente, ya que no hay ningún convenio con instituciones públicas hasta el momento para hacer la subrogación del servicio".

Dice que se podría haber la posibilidad de un convenio con la Secretaría de Salud estatal, para que se ofrezca el servicio en Hospitales Públicos:

"Eso sería viable, habría que hablarlo con las autoridades. Pero al momento es para pacientes de centros y unidades particulares. Y nosotros como médicos estaríamos en la mejor disposición de apoyar en cualquier relación que hubiera (entre el estado y la institución privada). Como médicos no estamos cerrados a poder apoyar".

De esta manera, el sistema quirúrgico Da Vinci es una alternativa para la salud que se abre paso en la entidad con tecnología que revoluciona la atención médica.