Llega la oportunidad dorada para prospecto de los Marlins, pero pudiera ser la última en Miami

·3  min de lectura
DANIEL A. VARELA/dvarela@miamiherald.com

Cuando aún no sabía que los Marlins le dirían adiós, Jesús Aguilar compartió un criterio sobre Lewiin Díaz, el prospecto dominicano que aún sigue alto en el radar de la organización y que, sin embargo, no acaba de desplegar sus velas de manera consistente en el apartado de la producción ofensiva.

“Sabe jugar”, dijo Aguilar el mes pasado, mucho antes de que el equipo lo designara para asignación el viernes. “Es un gran tipo. Es un gran chico. Tiene que aprender un par de cosas, pero está listo para jugar a este nivel. Solo necesita la oportunidad de estar aquí”.

Esa oportunidad ha llegado a costa del propio Aguilar y, sin duda, al dominicano se le brindarán todas las oportunidades posibles para demostrar que pertenece al nivel de Grandes Ligas y merece ser parte de los planes futuros de la organización, pero debe estar consciente de que no esperarán siempre por su crecimiento.

Después de todo, Díaz solo ha conocido la primera base -al menos de forma mayoritaria- y de alguien que patrulle esa posición se espera, sobre todo, una producción ofensiva consistente y profunda, porque nadie se gana el puesto en primera base por la maravilla de su guante.

“Eso es lo que se espera en esa posición y la supervivencia de alguien allí está supeditada a su producción’‘, comentó el manager de los peces, Don Mattingly. “A Lewin se le van a dar las mayores oportunidades y los turnos que necesita para establecerse. Sí diría que este es el momento para que muestre lo que puede hacer en este nivel’‘.

En julio de 2019, adquirieron a Díaz de los Mellizos para cubrir una necesidad. Ningún equipo de la MLB estaba recibiendo menos producción de poder en la primera base que los Marlins, donde habían estado rotando a Neil Walker, Martín Prado y un Garrett Cooper aún no establecido.

En las Ligas Menores no había nadie que se proyectara como una respuesta a largo plazo en esa almohadilla. Así que empaquetaron a Sergio Romo y el prospecto Chris Vallimont por Díaz, quien había dado pasos significativos como bateador y jardinero a los 22 años.

Los números en la granja han sido alentadores para el dominicano, pero eso no se ha traducido en algo similar cada vez que piso un terreno de las Mayores. Tuvo un mínimo momento en Grandes Ligas durante el 2020 y un tiempo más largo en el 2021después de que Jesús Aguilar sufriera una lesión de rodilla.

Cuando pocos lo esperaban, los peces gastaron casi $10 millones para retener tanto a Cooper como a Aguilar al entrar en la campaña del 2022, bloqueando el camino de Díaz, quizá porque aún no estaban convenidos de que su momento había llegado.

¿Qué son ese par de cositas que, según Aguilar, necesita mejorar? Díaz persigue demasiados lanzamientos fuera de la zona de strike: el 42,7 por ciento, y su línea ofensiva de .154/.195/.205\u0009más un pobrísimo OPS de .400 en lo que va de temporada respaldan las dudas de la organización.

Una vez más, esos números serían aceptables para un jugador de reemplazo -y ni siquiera- con un guante de oro, pero no para alguien que pretende ser el responsable máximo de una posición como la inicial, que históricamente ha contado con bateadores de alto nivel, como lo fue en su momento el propio Mattingly con los Yankees de Nueva York.

“Creo que es justo [decir que está luchando por su carrera], porque ya hemos estado en esto con Lewin por un tiempo’‘, agregó Mattingly. “Ha tenido sus turnos, especialmente contra lanzadores derechos. Debe demostrar que puede ser productivo aquí. En este nivel, está jugando en una posición donde debe tener pruducción’‘.