Llega un nuevo jefe de policía electo, pero Miami-Dade no entregará su fuerza policial

·5  min de lectura
Miami Herald/File

Los comisionados de Miami-Dade no permitirán que un nuevo jefe de Policía se haga cargo de la agencia policial del condado, un plan que pudiera llevar a costosas duplicaciones.

Los comisionados del condado aprobaron el lunes una ordenanza que permite a la alcaldesa mantener el control sobre el la Policía en las áreas no incorporadas fuera de los límites de la ciudad.

La votación de 9 a 4 resuelve uno de los mayores puntos de fricción en la política del condado sobre cómo el gobierno de Miami-Dade implementaría la creación de una nueva oficina del jefe de policía ordenada por el estado. En 2018, los votantes de la Florida aprobaron la medida, que requiere que cada condado elija un jefe de policía independiente, un supervisor electoral, un recaudador de impuestos y un secretario de la corte.

La Oficina de Presupuesto de la Comisión pronosticó que los costos más altos son inevitables, especialmente si un nuevo jefe quisiera también suficientes autos y agentes para patrullar los suburbios de Miami-Dade.

“Necesitamos literalmente un segundo Departamento de Policía”, dijo la comisionada Sally Heyman sobre la creación de la oficina del jefe de Policía mientras Miami-Dade mantiene su propia fuerza policial. “Eso va a tener un costo enorme”.

El comisionado Joe Martínez —ex policía del condado que pudiera postularse a jefe— propuso infructuosamente propuso una ordenanza para entregar todo el departamento al nuevo jefe después de las elecciones de 2024. La ley de la Florida establece que el jefe de Policía es el máximo responsable policial de cada condado, pero permite a los municipios seguir operando sus propias fuerzas policiales independientes dentro de los límites de la ciudad.

Miami-Dade es el único condado de la Florida que no cuenta con un jefe de Policía elegido: la alcaldesa del condado tiene actualmente esos poderes.

El lunes, los comisionados aprobaron una ordenanza respaldada por la alcaldesa para mantener a la Policía del condado bajo la supervisión de la alcaldía en las zonas fuera de los límites de la ciudad que dependen de Miami-Dade para los servicios municipales.

Es una zona muy extensa que abarca alrededor del 40% de los núcleos familiares del condado y aproximadamente un millón de habitantes.

La comisionada Raquel Regalado se unió a la mayoría al votar a favor de la legislación patrocinada por el presidente José Díaz para mantener a la Policía de Miami-Dade en su mayor parte intacto con unidades de patrulla y oficinas de investigación.

Levine Cava lo llamó una cuestión de “equidad” para los vecinos que dependen de Miami-Dade para los servicios municipales. Mientras que los habitantes de la ciudad seguirían teniendo patrullas de policía de barrio bajo la supervisión de la alcaldía y una comisión municipal, los que viven fuera de los límites de la ciudad solo tendrían al nuevo jefe de Policía supervisando a los agentes locales si Miami-Dade entrega todo el departamento.

“Cuando nos llamen para hablar de la Policía, no tendrán ningún recurso”, dijo. “Se les dirá que acudan al jefe policial”.

La resolución incluye instrucciones para que la alcaldía del condado negocie acuerdos para transferir una parte no especificada del personal y los activos al nuevo jefe de Policía.

Junto a Martínez, votaron en contra de la medida los comisionados René García, Heyman y Kionne McGhee.

La última vez que Miami-Dade eligió a un jefe de Policía fue en la década de 1960, pero los electores abolieron la oficina separada después de cuatro años tras un escándalo de corrupción. Los poderes del jefe de Policía se transfirieron a lo que entonces se llamaba Condado Dade.

En la actualidad, la comisión del condado supervisa una agencia policial condal con un personal de 4,700 personas y un presupuesto de $815 millones que investiga homicidios, incendios, redes de drogas, fraude y otros delitos en todo el condado. La Policía también patrulla los barrios de las zonas no incorporadas del condado fuera de los límites de la ciudad.

Todavía no hay un cálculo oficial sobre el costo que supondría para el gobierno de Miami-Dade seguir prestando servicios policiales fuera de los límites de la ciudad mientras un nuevo jefe de policía opera en todo el condado.

“Si asumieran la responsabilidad de las patrullas [no incorporadas], eso estaría dentro de la autoridad legal del nuevo jefe de policía para hacerlo”, dijo Jennifer Moon, directora de la oficina de policía y presupuesto de la comisión. “Si se crean dos departamentos diferentes, habrá dos funciones administrativas distintas”, como recursos humanos, nóminas y compras.

La oficina del jefe de policía dependería de los impuestos del condado para su financiación, y su presupuesto tendría que ser aprobado por los comisionados de Miami-Dade. Pero la ley de la Florida permite al jefe de Policía apelar las decisiones presupuestarias ante el gabinete estatal, un panel que incluye al gobernador Ron DeSantis.

Aunque la resolución aprobada el lunes establece la política del condado y da instrucciones a Levine Cava para que complete los detalles, el asunto pudiera no terminar con la votación de la comisión.

La Asociación de Jefes de Policía de la Florida ya ha prometido una pelea en los tribunales si los comisionados de Miami-Dade intentan retener la autoridad policial sobre las áreas no incorporadas del condado, que el grupo afirma que recaen exclusivamente bajo la autoridad de un jefe de policía.

“Es decepcionante”, dijo el jefe de Policía de Pinellas, Bob Gualtieri, tras asistir a la reunión de Miami-Dade. “Creo que es ilegal. Y es contrario a la voluntad de los electores”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.