Llega a Colombia policía prófugo que se entregó en México

·2  min de lectura

BOGOTÁ (AP) — Un policía colombiano de alto rango se entregó a las autoridades de su país en el consulado ubicado en Ciudad de México. El destituido coronel Benjamín Núñez Jaramillo —señalado de asesinar presuntamente a tres jóvenes durante un operativo señalado de presuntamente asesinar a tres jóvenes durante un operativo— arriba a Colombia, custodiado.

Núñez Jaramillo estaba prófugo de la justicia colombiana y era buscado mediante una circular roja de Interpol. Su abogado defensor dijo en días pasados a una juez que Núñez se entregaría esta semana para responder en el proceso penal.

Migración Colombia informó a través de su oficina de prensa que el señalado llegó en un vuelo comercial a Bogotá antes de ser puesto a disposición de las autoridades para la oficialización de su captura.

Carlos Alberto Ibáñez, José Carlos Arévalo y Jesús David Díaz —cuyas edades oscilaban entre los 18 y 26 años— fallecieron el 25 de julio en Sucre, en el Caribe colombiano, presuntamente a manos de policías comandados por Núñez Jaramillo.

La fiscalía ha señalado que las víctimas fueron retenidas en una vía por la policía durante un operativo de control. Añadió que posteriormente fueron obligadas a tenderse en el suelo, donde fueron golpeadas y heridas con armas cortopunzantes. Dijo que fueron señaladas “presumiblemente y sin fundamentos alguno” de estar involucradas en la muerte del agente Diego Felipe Ruíz, que había ocurrido minutos antes en la zona presuntamente por el cártel Clan del Golfo.

Los familiares de las víctimas y abogados defensores han dicho que los tres jóvenes no pertenecían a ningún grupo armado ilegal.

El caso ha sido ampliamente repudiado en Colombia y el director de la policía, general Henry Sanabria, pidió perdón ante las familias de las víctimas.

Otros 10 policías fueron capturados por su presunta participación en los crímenes. Ninguno aceptó los cargos, que incluyen homicidio, tortura, privación ilegal de la libertad y alteración de pruebas.

Uno de los policías dijo durante el interrogatorio de las autoridades que la persona que le disparó a los jóvenes fue el coronel Núñez. A uno de ellos le “dio un tiro a quemarropa” y a los otros dos “les dijo que se acostaran antes de dispararles”, dijo la juez en la audiencia en la que los envió a la cárcel.

La jueza también señaló que los resultados de la necropsia y los informes de balística señalan que los jóvenes ingresaron al hospital con múltiples heridas de proyectil de arma de fuego y que tuvieron una “muerte instantánea”. Además, hallaron lesiones por armas cortopunzantes y violencia física que habrían sido usadas para inmovilizarlos y dejarlos indefensos.