Llaman a reforzar medidas para evitar desastres

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 18 (EL UNIVERSAL).- La Oficina de Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres denunció la falta de cumplimiento de metas para reducir los riesgos de desastres en América Latina y el Caribe. Al presentar el Informe de Evaluación Regional sobre el Riesgo de Desastres (RAR, por sus siglas en inglés), dicha organización mundial denunció una limitada efectividad de políticas, medidas y mecanismo de los gobiernos para reducir desastres, pérdidas económicas y afectación a miles de personas.

Se detectó que hubo magros resultados a tres décadas de la proclamación del Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales (DIRDN) y a cinco años de la puesta en marcha del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres (2015-2030). La evaluación destacó que a lo largo de tres décadas ha aumentado el número de desastres con impactos significativos.

El promedio anual de personas afectadas directa e indirectamente ha crecido de forma acelerada, al igual que las pérdidas económicas asociadas a esto. Entre 1998 y 2017, el 53 por ciento de las pérdidas económicas mundiales por desastres de origen climáticos se produjeron en América Latina y el Caribe. Y 340 millones de personas viven en ciudades altamente vulnerables y; entre 1980 y 2018 las pérdidas por desastres originados por amenazas naturales representaron el 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El Marco de Sendai puesto en marcha en América Latina y el Caribe en 2015 y con vigencia hasta 2030, reveló que a 2020, se registraron 107 mil personas muertas y pérdidas económicas por 86 mil millones de dólares hasta 2018. Entre 1997 y 2017, uno de cada cuatro desastres registrados en el mundo ocurrió en América Latina y el Caribe.

En el mismo periodo nueve de cada diez personas perjudicadas por desastres en la región se vieron afectadas por eventos de origen climático (principalmente inundaciones, las cuales son potencialmente predecibles). Sin embargo, siete de cada diez murieron por eventos de origen geológico (sobre todo sismos).

En 2020, la pandemia de Covid-19 fue la principal causa de muerte en prácticamente toda la región. El número de personas afectadas por este evento es aún incuantificable, lo que canceló el logro más importante del Marco de Acción de Hyogo respecto a la reducción de muertes ocasionadas por desastres observados en el periodo 2005-2015.