Llaman a Insabi a evitar abandono de Hospital en Oaxaca

·4  min de lectura

JUCHITÁN, Oax., mayo 11 (EL UNIVERSAL).- El 21 de junio de 2012, en la recta final de su campaña para ocupar la Presidencia de México, el entonces candidato del PRI y del Partido Verde, Enrique Peña Nieto, firmaba ante miles de juchitecos reunidos en la Unidad Deportiva Biinisa (Brisa del Sur) el compromiso CG 208, para construir un hospital de especialidades en esta ciudad zapoteca del Istmo de Tehuantepec.

Semanas después de ganar la elección, Peña Nieto ordenó que el 11 de agosto de 2012 se colocara la primera piedra que haría realidad el sueño de los istmeños: un hospital de 14 especialidades con 60 camas, para beneficio de 250 mil personas, con una inversión global de 220 millones de pesos.

Diez años después, sobre esa superficie de casi 7 mil metros cuadrados sobre la carretera que comunica Juchitán con El Espinal, no se observa la obra del "Programa de Fortalecimiento a la Infraestructura de Salud Pública".

A un kilómetro y medio del crucero de Juchitán, frente a una gran plancha de cemento y en medio de la soledad que se rompe con el paso de vehículos pesados, se observa un edificio rectangular dividido en tres alas de un solo nivel, con enormes puertas de cristal cerradas.

Dos mototaxis estacionados a la sombra de los árboles albergan a quienes parecen ser guardias privados; a diferencia de meses pasados, ya no hay soldados de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Ante el incumplimiento del compromiso CG 208, en 2019 llegó la ayuda del Grupo México y su fundación del mismo nombre, que ofrecieron construir un hospital materno-infantil, que fue entregado al gobierno de Oaxaca en abril de 2020.

Dedicado a la industria minera, la empresa no es ajena al municipio juchiteco, ya que desde 2014 opera el parque eólico El Retiro en esta ciudad.

Asentado sobre una superficie de 6 mil 800 metros cuadrados, construido con una inversión de 180 millones de pesos, el hospital materno-infantil de 60 camas para atender pacientes de Juchitán, Tehuantepec, Salina Cruz y Matías Romero, que debía ser equipado por el gobierno estatal, con personal de la federación, se convirtió en nosocomio Covid-19.

Reconvertido para atender pacientes Covid y con apenas 25 camas, el hospital donado por la Fundación del Grupo México inició operaciones el 20 de abril de 2020, bajo el control de la Sedena, luego cerró sus puertas a fines de mayo de 2021 y fue reabierto otra vez por unos meses del mismo año.

Nadie sabe qué pasará ahora con el edificio convertido en cascarón que albergó a pacientes Covid. Jurídicamente, nadie lo tiene, explica el jefe de la Jurisdicción Sanitaria número 2 del Istmo, Ignacio Zárate Blas.

Sólo se sabe, añade, que está en un proceso de transición del gobierno de Oaxaca al Insabi. Los equipos que se usaron para atender pacientes Covid fueron desmantelados y distribuidos a lo nosocomios del Istmo, como el de Juchitán, que recibió monitores volumétricos, tanques de oxígeno y ventiladores.

El director de Salud del gobierno juchiteco, Jesús Alberto Esteva Orozco, adelanta que la autoridad municipal solicitará al gobierno federal que ese hospital abandonado recupere su propósito original y sea un nosocomio de especialidades y así se ayude a la población, que lleva a sus pacientes a la capital de Oaxaca o a otras entidades.

El dirigente sindical de la Subsección 2, Lorenzo Carrasco, dice que lo recomendable es que recupere su condición de hospital de 14 especialidades y que el gobierno federal se encargue de su equipamiento, contratación de personal y abastecimiento de medicinas e insumos médicos.

Esteva Orozco, Zárate Blas y Lorenzo Carrasco coinciden en que mientras más tarden las autoridades de Salud en recuperar la operación de ese centro hospitalario, más riesgos tiene de que el abandono y olvido se apoderen completamente de él, con los consiguientes daños al edificio que simula un viejo cascarón, así como al sistema eléctrico e hidráulico.

Cronología. La unidad médica que tanto anhelaba la población juchiteca y que ha 10 años no ha llegado

21 de junio de 2012. El entonces candidato Enrique Peña Nieto firma el compromiso CG 208 para construir un hospital de especialidades.

11 de agosto de 2012. Semanas después de ganar la elección presidencial, Peña Nieto ordena que se coloque la primera piedra de la obra.

6 de abril de 2020. Ante incumplimiento de Peña Nieto, el Grupo México ofrece su apoyo y entrega hospital para enfrentar Covid-19.

Junio de 2021. Por considerar que ya no era necesario, el nosocomio cierra sus puertas a la población en general y despiden a personal.

4 de diciembre de 2021. Luego de reabrir puertas por un rebrote de la enfermedad, cierra por segunda vez y así permanece hasta la fecha.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.