Recaudan millones de dólares para vuelos de rescate en Afganistán

·6  min de lectura
Una imagen sin fecha vía GoFundMe muestra la página de una campaña organizada por Tommy Marcus para financiar vuelos de evacuación para ciudadanos afganos. (Vía GoFundMe vía The New York Times).
Una imagen sin fecha vía GoFundMe muestra la página de una campaña organizada por Tommy Marcus para financiar vuelos de evacuación para ciudadanos afganos. (Vía GoFundMe vía The New York Times).

Una convocatoria en línea para recolectar donaciones a fin de organizar vuelos de rescate para los afganos vulnerables ante los talibanes no ha tardado en encontrar una vasta audiencia de estadounidenses ansiosos por ayudar.

En solo un día, más de 100.000 personas donaron más de 5,8 millones de dólares a la iniciativa en Afganistán, con lo que excedió su objetivo original de recaudar 4,4 millones de dólares.

Dudas razonables

La pregunta, según algunos especialistas externos, es si el grupo detrás del esfuerzo tiene la experiencia y capacidad organizativa —sin mencionar el permiso del gobierno estadounidense— para rescatar y reubicar a cientos de afganos desesperados.

La campaña de GoFundMe fue organizada por Tommy Marcus, administrador de Quentin Quarantino, una cuenta de Instagram conocida por promover memes y causas políticas de izquierda, con casi 770.000 seguidores. Otros de los participantes son militares veteranos, un exoperador republicano y la International Women’s Media Foundation.

Marcus dice en su llamamiento que ha estado trabajando con grupos de asistencia humanitaria, veteranos y activistas en el terreno en Kabul, “luchando para salvar a gente que, de otro modo, no tiene posibilidades de sobrevivir en Kabul, ahora que ha sido ocupada por los talibanes”.

Grupos en riesgo

La misión, afirmó, se enfoca en hombres y mujeres que han trabajado como abogados de derechos humanos, defensores de los derechos de la mujer y la comunidad LGBTQ, así como periodistas, intermediarios gubernamentales, artistas e intérpretes, “quienes están en riesgo inminente de ser ejecutados por los talibanes, junto con sus familiares”.

“¡Lleven a esta gente a un lugar seguro!”, escribió una mujer que donó 20 dólares en la página de GoFundMe. Una persona que donó 25 dólares escribió: “Ojalá pudiera dar más, se me rompe el corazón de ver la situación del pueblo afgano”.

En una fotografía de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, soldados de la 82.ª División Aerotransportada aseguran la línea de vuelo en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai en Kabul, Afganistán, el 17 de agosto de 2021. (Aviador mayor Taylor Crul/ Fuerza Aérea de Estados Unidos vía The New York Times).
En una fotografía de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, soldados de la 82.ª División Aerotransportada aseguran la línea de vuelo en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai en Kabul, Afganistán, el 17 de agosto de 2021. (Aviador mayor Taylor Crul/ Fuerza Aérea de Estados Unidos vía The New York Times).

El pago y la distribución del dinero, según afirma la campaña, estará a cargo de Raven Advisory, una empresa con sede en Fayetteville, Carolina del Norte, que declara en su sitio web que ya ha trabajado en Afganistán y ofrece servicios de capacitación, gestión de riesgos, seguridad, consultoría, entre otros.

El director ejecutivo de la empresa, Sheffield Ford, y el director de operaciones, David Heldt, sirvieron en las fuerzas especiales del ejército. El vicepresidente ejecutivo sénior, Philip Raveling, trabajó en la CIA, según el sitio web de la empresa. No hubo una respuesta inmediata por parte de la compañía a las preguntas sobre la campaña. Un ejecutivo de Raven las refirió a un portavoz, quien dijo que seguía trabajando en una declaración.

"Una locura"

Todos los afganos que aborden los vuelos tendrán una identificación y acceso al aeropuerto, también serán examinados y auspiciados, según los organizadores.

“Todos los voluntarios de este proyecto están trabajando gratis”, escribieron los organizadores. “Cada dólar llegará a manos de estos refugiados afganos. No tomaremos ni un solo centavo”.

Sin embargo, la misión ha suscitado preocupaciones por parte de algunos especialistas en asuntos de refugiados. Karen Jacobsen, profesora de Migración Global en la Escuela Fletcher de la Universidad Tufts, dijo que la iniciativa “suena como una locura”.

“Hay varios problemas importantes que me vienen a la mente de inmediato, pero el más evidente es que todas estas personas rescatadas enseguida se enfrentarán con el sistema migratorio de Estados Unidos” y quizá ni siquiera les permitan ingresar al país, comentó.

Eskinder Negash, presidente y director ejecutivo del Comité para Refugiados e Inmigrantes de Estados Unidos, afirmó que la misión tendría que planearse con los departamentos de Estado, Defensa y Seguridad Nacional para garantizar que los afganos cuenten con autorización y análisis médicos para entrar a Estados Unidos.

“Esto debe organizarse y estructurarse, y también debe coordinarse. De lo contrario, será un problema para las personas que lleguen”, mencionó Negash. “Tal vez no cumplan con los requisitos para ser titulares de visados especiales de inmigración”.

Añadió: “La intención es buena. Es maravillosa. Pero, como bien sabemos, a veces el camino al infierno está lleno de buenas intenciones”.

Comunicado

En un comunicado, el Departamento de Estado declaró: “Apreciamos las iniciativas comunitarias para apoyar el proceso de traslado y reasentamiento de los afganos, lo cual es un reflejo de la generosidad del pueblo estadounidense y la comunidad internacional. Sin embargo, no somos capaces de verificar la autenticidad ni la eficacia de estas labores”.

Marcus afirmó que planea hablar más sobre la iniciativa pronto.

Phil Caruso, miembro de la junta directiva de No One Left Behind, una organización sin fines de lucro que apoya a los aliados de guerra afganos, dijo que el grupo de GoFundMe es uno de muchos que se han comunicado con su organización en busca de ayuda para tratar de organizar vuelos de rescate.

Caruso comentó que el grupo quería saber si No One Left Behind tenía vuelos que pudiera financiar.

Todas las misiones de rescate, explicó, enfrentan una maraña de retos logísticos y legales. El más inmediato, comentó, es garantizar que los afganos puedan pasar por los puestos de control talibanes y estadounidenses de camino al aeropuerto internacional de Kabul y atravesar las multitudes de personas que están afuera.

Aquellos que tomen los vuelos también deben tener visas o cumplir con los requisitos para obtener un visado. Además, los vuelos privados necesitan el permiso de los departamentos de Estado y Defensa para aterrizar en una de varias bases militares designadas, explicó.

“Seguimos tratando de resolver toda esta logística en este momento, pero todavía no hay ninguna respuesta clara”, afirmó.

Obligación moral

Caruso, veterano que sirvió en Afganistán dos veces, dijo que Estados Unidos tiene una “obligación moral” de ayudar a los afganos que huyen de los talibanes.

“Al igual que la mayoría de los veteranos, he pasado mucho tiempo trabajando con afganos, y siento una conexión personal con estas personas”, reconoció. “Más allá de la política, solo queremos ayudar a tanta gente como nos sea posible”.

GoFundMe declaró en un comunicado que la empresa había “investigado por completo” la convocatoria, tal como hace con todas las recaudaciones de fondos relacionadas con Afganistán, a fin de asegurarse de que cumpliera con la ley y las regulaciones financieras internacionales. La empresa afirmó que ha estado en contacto con los organizadores de todas estas recaudaciones, incluido Marcus, “para garantizar que la asistencia se envíe de manera segura y sin problemas a quienes la necesitan”.

Becca Heller, directora ejecutiva del International Refugee Assistance Project, dijo que la campaña de GoFundMe es una de muchas iniciativas similares que filántropos y fundaciones privadas están tratando de organizar a fin de rescatar a la gente de Afganistán.

“Veo algo como esto y pienso: ‘Genial. Espero que funcione’”, relató Heller. “Todos los días hablamos con personas en el territorio que están desesperadas por salir, y el ritmo de acción del gobierno estadounidense no es suficientemente rápido”.   

© 2021 The New York Times Company

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) La declaración emocional de una periodista afgana

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.