Las llamadas a la cárcel de Nikolas Cruz revelan que le divirtió dejar gorra de MAGA en la tumba de su madre

·5  min de lectura

El tirador de Parkland, Nikolas Cruz, se rio de haber dejado una gorra de MAGA en la tumba de su difunta madre adoptiva, según una llamada a la cárcel realizada solo unos meses antes del comienzo de su juicio de sentencia.

En la videollamada con Richard Moore, fechada el 8 de marzo de 2022, el asesino en serie de 23 años le restó importancia a su extraño homenaje a Lynda Cruz después de su muerte.

Cruz le dijo a Moore que extraña a Lynda “y se ríe del hecho de que dejó su gorra de Donald Trump ‘MAGA’ en su tumba”, según un resumen de la conversación.

También comentó que creía que su juicio de sentencia tendría “un costo emocional” para él.

En una videollamada separada un mes después, el 13 de abril, Cruz le pidió a su exvecina, Patricia Westerlind, que fuera a la tumba de Lynda y quitara la gorra “ya que sabía que a su madre le gustaría allí”.

Lynda murió de neumonía en noviembre de 2017, solo tres meses antes de que él asesinara a 17 estudiantes y miembros del personal de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas el día de San Valentín de 2018.

Las imágenes que surgieron después de la masacre mostraban a Cruz mientras practicaba disparar un arma y vestía la gorra propaganda de Donald Trump.

Las escalofriantes conversaciones sobre la gorra están incluidas en un resumen de las videollamadas a la cárcel del 28 de enero al 18 de abril de este año, obtenido por Local10.

Los documentos revelan las conversaciones del asesino con el pequeño grupo de personas que han estado en contacto con él mientras espera la sentencia por 17 cargos de asesinato y 17 cargos de intento de asesinato.

Sus contactos incluyen a Moore, quien tomó bajo su protección al hermano de Cruz, Zachary, después de la masacre y ha asistido a partes del juicio en apoyo de Cruz. Moore nunca había conocido a Cruz ni a su hermano antes del tiroteo masivo.

Zachary, quien comparte la misma madre biológica que Cruz y también lo adoptaron Lynda y Roger Cruz cuando era bebé, ha apoyado a su hermano durante los últimos cuatro años.

En otra videollamada con Moore y Zachary, Cruz instó a su hermano a visitar la tumba de Lynda en el Día de San Valentín, el aniversario de su asesinato en masa.

En esa llamada, fechada el 28 de enero, Cruz habló “sobre el hecho de que cree que Zachary Cruz debería ir a visitar a su madrastra para el Día de San Valentín”, dice el resumen de la llamada.

Nikolas Cruz practica disparar mientras usa una gorra de MAGA (CNN)
Nikolas Cruz practica disparar mientras usa una gorra de MAGA (CNN)

A principios de esta semana, la exmejor amiga de Lynda, Finai Browd, testificó cómo Cruz, de seis años, quería obsequiarle a su madre regalos del Día de San Valentín un año después de la muerte de su padre adoptivo, Roger.

En agosto de 2004, Cruz vio morir a su padre de un ataque al corazón cuando solo tenía cinco años.

El siguiente día de San Valentín, Browd contó que Nikolas y Zachary se acercaron a ella y a su esposo y les dijeron: “Papá no le va a traer flores, dulces ni una tarjeta a mamá, pero nos gustaría hacerlo”.

Browd relató que llevaron a los niños a comprar regalos de San Valentín para su madre.

Los resúmenes de las visitas también revelaron detalles de las comunicaciones entre Cruz y la madre de una de las víctimas de la masacre de Sandy Hook de 2012.

Durante la declaración de apertura de la defensa la semana pasada, el abogado de Cruz le dijo a la corte que Cruz había estado en contacto con Scarlett Lewis, cuyo hijo Jesse, de seis años, era una de las 26 víctimas asesinadas en el tiroteo masivo en la Escuela Primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, el 14 de diciembre de 2012.

“Escucharán que él habla y tiene videollamadas con una mujer llamada Scarlett Lewis, cuyo hijo de seis años, Jesse Lewis, fue asesinado en Sandy Hook”, declaró su abogado defensor.

Nikolas Cruz en el teibunal el 30 de agosto de 2022 (AP)
Nikolas Cruz en el teibunal el 30 de agosto de 2022 (AP)

“Y escucharán en esas conversaciones que juntos, ella y Nick tratan de encontrar una manera de evitar que esto vuelva a suceder”.

A Lewis se le concedieron hace poco US$45 millones en daños por parte del extremista de derecha y conspiranoico Alex Jones por difundir mentiras de que la masacre que mató a su hijo fue una operación de “engaño” y “falsa bandera” (operaciones encubiertas hechas por un gobierno u organización para hacerlas pasar como de otras entidades).

En una conversación entre Lewis y Cruz el 14 de abril, el asesino en serie culpó al internet, que lo enviaron a una escuela de educación especial y que lo hicieron sentir “estúpido” por llevar a cabo el ataque.

Según el resumen, Cruz dijo que creía que su “acceso ilimitado a cosas en internet lo afectaba”.

Cuando se le preguntó qué cree que lo llevó de ser suicida a homicida, Cruz respondió “que varios de los temas fueron ponerlo en una escuela de educación especial y sentir que era un estúpido”.

En otras conversaciones documentadas en el resumen, Cruz a menudo hablaba de pornografía y afirmaba que se sentía culpable por sus acciones.

No está claro si las conversaciones se presentarán en el tribunal durante su juicio de sentencia.

En octubre pasado, Cruz se declaró culpable de 17 cargos de asesinato y 17 cargos de intento de asesinato por los homicidios del Día de San Valentín.

Los miembros del jurado ahora decidirán si lo sentencian a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional o a muerte.

Los fiscales pasaron tres semanas detallando cómo Cruz asesinó a 17 estudiantes y miembros del personal e hirió a 17 más, y el jurado escuchó a los miembros de la familia en duelo y recorrió el sitio de la escuela.

Ahora, la defensa de Cruz presenta su caso, busca demostrar que las acciones de Cruz ese día fueron la culminación de su vida hasta ese momento, desde su exposición a las drogas y el alcohol en el útero a través de su madre biológica, hasta problemas psicológicos y de comportamiento de una edad temprana, y la muerte de sus dos padres adoptivos.