Llama FAO a reducir el impacto del hambre a largo plazo

Roma, 30 Abr (Notimex).- Los gobiernos deberían tomar medidas para disminuir los impactos sobre el hambre y la inseguridad alimentaria a largo plazo, luego de la emergencia de salud provocada por el coronavirus (COVID-19), afirmó la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Indicó que los pronósticos económicos apuntan a una recesión histórica y el Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que el Producto Interno Bruto (PIB) mundial caiga un 3,0 por ciento este año, en comparación con el pronóstico de enero de un aumento del 3.3 por ciento.

“Esta gran recesión también debería dar lugar a la primera recesión real en el África subsahariana, donde casi una cuarta parte de la población sufre de desnutrición, en el lapso de 25 años”, refirió.

Comentó que analistas de la FAO advirtieron que la desaceleración económica y las recesiones elevarán los niveles de subnutrición en 65 de los 77 países que experimentaron tales aumentos entre 2011 y 2017.

“Esto pone de manifiesto el riesgo de futuras tendencias negativas en términos de sufrimiento relacionado con el hambre”, acotó.

“Las respuestas monetarias y fiscales a gran escala que los gobiernos están desarrollando para responder a la recesión económica representan una oportunidad para abordar algunos problemas obstinados de desigualdad y acceso a alimentos saludables en países de ingresos medios y ingresos, señaló la FAO.

Las transferencias de dinero en efectivo, créditos, programas de protección social, apoyo y distribución de alimentos debe apuntar a los más pobres. “Unos 106 países han introducido o adoptado medidas de apoyo ante la pandemia”, anotó.

Sin embargo, el organismo refirió que se necesitará la cooperación y ayuda internacional para ayudar a los países más pobres y apoyar el acceso a los alimentos.

-Fin de nota-

 

NTX/AES/AEG