Liz Truss presenta el jueves su plan de energía, pero descarta impuesto a ganancias extraordinarias

·2  min de lectura
La nueva primera ministra británica, Liz Truss, camina frente al número 10 de Downing Street, en Londres, Gran Bretaña.

Por Alistair Smout y William James

LONDRES, 7 sep (Reuters) - La primera ministra británica, Liz Truss, dijo que presentará el jueves sus planes para hacer frente al aumento de la factura energética, pero que no impondrá un nuevo impuesto a los productores de energía, sino que aumentará el endeudamiento para financiar la costosa intervención.

Truss, que asumió como primera ministra el martes, prometió actuar de inmediato para hacer frente a uno de los retos más abrumadores para un líder entrante en la historia de la posguerra, incluyendo el aumento de las facturas de energía, la inminente recesión y el malestar en la industria.

El miércoles presidió una reunión de su nuevo gabinete antes de hacer su debut parlamentario como líder del Partido Conservador, enfrentándose al líder opositor laborista Keir Starmer en el turno de preguntas a la primera ministra.

"Estoy en contra de un impuesto a los beneficios extraordinarios. Creo que es un error desanimar a las empresas a invertir en Reino Unido", dijo Truss a los legisladores, afirmando que anunciará más detalles el jueves.

Una fuente conocedora de la situación dijo a Reuters que Truss está estudiando la posibilidad de congelar las facturas de energía en un plan que podría costar cerca de 100.000 millones de libras esterlinas (115.330 millones de dólares).

El nuevo ministro de Economía, Kwasi Kwarteng, dijo a los empresarios que el endeudamiento será mayor a corto plazo para apoyar a los hogares y las empresas.

Los inversores han expresado su alarma por la magnitud del endeudamiento que probablemente tendrá que asumir el Gobierno para financiar su plan de ayudas y los recortes fiscales prometidos por Truss durante su campaña por el liderazgo.

Este mes, la libra se hundió a mínimos de dos años y medio frente al dólar, mientras que la deuda pública británica a largo plazo registró el martes la mayor caída desde el inicio de la pandemia del COVID-19, lo que se suma al reciente desplome.

(Reporte de Farouq Suleiman, William James, Alistair Smout, Andrew MacAskill, Elizabeth Piper, David Milliken y Andy Bruce; editado en español por Carlos Serrano)